SAN SALVADOR.- El Ministerio Público de El Salvador ratificó el viernes la acusación contra el expresidente Mauricio Funes y otras cinco personas por apropiarse de casi 50 millones de dólares de las arcas del Estado en el caso de la construcción de una prensa hidroeléctrica conocida como El Chaparral.

Según la Fiscalía, los supuestos actos de corrupción se hicieron después de que la empresa italiana ASTALDI abandonara los trabajos de la presa El Chaparral y esto constituía motivo suficiente para que se caducara el contrato, le impusieran multas e hicieran efectivas las finanzas contractuales. Sin embargo, el gobierno de Funes al parecer llegó a un acuerdo ilegal que permitió que la constructora recibiera 108,5 millones de dólares por sólo el 29,9% de la construcción de la obra.

Te puede interesar

El contrato original establecía que la construcción de la obra tendría un costo de 219,9 millones de dólares.

A Funes, su pareja —Ada Mitchell— y otras tres personas les atribuyen los delitos de cohecho activo, lavado de dinero y agrupaciones ilícitas.

Funes, Mitchell y dos de sus hijos se encuentran en Nicaragua, donde en septiembre de 2016 recibieron asilo político del régimen del dictador Daniel Ortega, mientras se desarrollaba un juicio civil por enriquecimiento ilícito y cuando aún no se había emitido orden de captura en su contra.

La Fiscalía presentó 1.252 documentos, 112 evidencias y 34 experticias que confirman el pago extra entregado por la CEL a la empresa italiana.

Las investigaciones también detallan cómo adquieren una sociedad fachada denominada HEADFORD BUSINESS y se abre una cuenta bancaria en el FPB BANK INC de Panamá, que se utilizó para recibir el dinero que entregó ASTALDI a Funes y Menéndez por el arreglo que benefició a la empresa italiana.

“Se ha logrado determinar por parte de la Fiscalía General que son casi 50 millones de dólares, lo que esta gente le robó al Estado, entre peculado, lavado de dinero”, afirmó en conferencia de prensa el Fiscal General de la República, Raúl Melara.

Melara reconoció que les será difícil extraditar al expresidente Funes por haberse nacionalizado nicaragüense. “La ley nos impide proseguir con el proceso para él, pero esto no impide que el juicio siga para los demás imputados que están siendo procesados. En el caso de él esto tendrá que esperar”. Agregó que seguramente el exmandatario estaría viendo la conferencia de prensa “y va a comenzar a tuitear como loco diciendo que esta es persecución política. Todo fue liderado por Mauricio Funes”.

Funes rechazó la acusación y dijo en su cuenta oficial de Twitter que: “Como presidente no me correspondía decidir ni la cancelación del contrato a ASTALDI, ni el monto a pagar. "¿Donde está la prueba de que yo di la orden o que participé de las negociaciones con ASTALDI para dar finalizado el contrato?”.

Funes se rehúsa a retornar a su país para responder por los delitos de corrupción con fondos públicos.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Miami-Dade podría iniciar el 30 de septiembre el regreso escalonado a las clases presenciales. Así lo recomienda el superintendente Alberto Carvalho. Para Usted...

Es una muy buena noticia para los estudiantes y sus familias. Ya era hora
Es importante que las escuelas cumplan todos los protocolos para evitar contagios
Creo que es apresurado. Los padres deben ser quienes decidan si envían o no a sus hijos
Debemos esperar un poco más. Que la escuela se aliste, ok, pero que la realidad decida
ver resultados

Las Más Leídas