@puzkas

Después de controlar los grandes medios de televisión, radio y prensa escrita en Venezuela y avanzar en el bloqueo y ataques selectivos a los medios digitales independientes, el régimen de Nicolás Maduro persigue controlar la circulación de información en línea para continuar avanzando en su proyecto político.

Según un estudio realizado por la investigadora Iria Puyosa para el Observatorio de (Des)Información y Propaganda de Latinoamérica, la Revolución Bolivariana persigue sistemáticamente patrocinar la desinformación digital, al tiempo que promueve la propaganda automatizada, el acoso cibernético y la criminalización del discurso en línea como estrategia para interferir en el debate de sus adversarios y generar división.

En el referido estudio se indica que durante el último proceso presidencial en Venezuela el gobierno de Maduro “colocó obstáculos a la diversidad de expresiones en línea y realizó interferencias indebidas con la oposición política y la organización en línea de la sociedad civil”.

En el estudio (centrado en la red de microblogin Twitter durante la campaña presidencial previa al proceso del 20 de mayo) se analizan las tres principales estrategias empeladas por el gobierno de Venezuela:

  • Articulación de cuentas oficiales y cuentas automatizadas para alcanzar los trending topics diariamente;

  • Promoción de etiquetas de distracción a través de la articulación de cuentas cyborgs y cuentas bots , con uso de mensajes emotivos, escandalosos, desinformativos, ofensivos y falsos;

  • Secuestro de etiquetas de la oposición para desvirtuar sus discursos e interferir en sus flujos de conversación.

Para el observatorio el despliegue combinado de estas tres estrategias configura una violación sistemática del derecho a participar en los asuntos públicos de los usuarios de Internet venezolanos.

Por otra parte se destaca que “la desinformación patrocinada por el gobierno y la propaganda automatizada, así como el acoso cibernético y la criminalización del discurso en línea, han sido fenómenos presentes en la configuración del entorno político venezolano desde 2009.

De hecho, recuerdan que el gobierno de Venezuela “fue pionero en el uso de bots para crear tendencias de opinión en Twitter (2010) y para acosar a oponentes con ataques verbales (2009). La piratería de cuentas de oponentes políticos fue un tema muy común en 2011 y 2012, cuando activistas del chavismo reivindicaron públicamente acciones “patrióticas” de hacking . Las campañas de

desinformación y falsificación de noticias han sido un aspecto constante del entorno de comunicación política en Venezuela desde 2012”

Buscando los trending topic

Describen en su estudio los investigadores del observatorio que “entre el 1° y el 20 de mayo (que fue el día de las elecciones), la primera estrategia del gobierno fue llegar a trending topics todos los días para monopolizar la agenda de Twitter.

En este periodo el gobierno de Maduro promovió 33 hashtags de campaña, utilizando 4.957 cuentas oficiales, a pesar de que la legislación venezolana prohíbe la participación de agencias estatales y gubernamentales en campañas electorales.

En la investigación se logra documentar que la campaña en Twitter para la reelección del presidente Maduro fue coordinada por el Ministerio del Poder Popular para la Comunicación e Información @Mippcivzla.

Como parte de la propaganda gubernamental, se realizaron esfuerzos coordinados para llegar a los trending topics a diario.

"Todas las noches –se indica en la investigación- la etiqueta del gobierno que se debe convertir en TT al día siguiente se anunció a través de la cuenta oficial @Mippcivzla, así como a través de canales de Telegram en los cuales los funcionarios del gobierno deben suscribirse obligatoriamente”.

Por otra parte se menciona que en la promoción de las etiquetas de la campaña se incorporaron más de 63 mil cuentas, mientras un estimado de 500 mil cuentas automatizadas o cuentas bots fueron usadas en apoyo a la difusión de la campaña.

Como se ha denunciado desde otras instancias a lo largo de la campaña el usuario de Twitter que centralizó la campaña oficialista fue la cuenta oficial del Carnet de la Patria @CarnetDLaPatria, que tuvo un rol de intermediador en la propagación de las etiquetas que el ministerio de Comunicación promovía para los trending topics de Twitter. Sólo durante el mes de mayo, la cuenta @CarnetDLaPatria publicó alrededor de 100 mensajes llamando a votar por la Revolución Bolivariana.

De manera similar operó la cuenta @patria_ve, que enlaza a la plataforma oficial de las aplicaciones de los nuevos programas de seguridad social del Estado venezolano (https://www.patria.org.ve/login). Desde esta cuenta se generó la etiqueta #VenezuelaEsDemocracia, que se promovió para los trending topics el 19 de mayo, en vísperas de las votaciones.

En el estudio se destaca que aparentemente, la mayoría de los tuiteros patriotas y los comunicadores que ayudan a posicionar mensajes “no son contratados como parte de una unidad de nómina del gobierno para la actividad de publicar en Twitter, sino que actúan motivados por incentivos como las rifas de beneficios y la obtención de bonos gubernamentales especiales”.

No obstante, muchos tuiteros patriotas parecen estar vinculados a distintos ministerios (educación, salud, alimentación, cultura, turismo, vivienda, mujer, etcétera). Es decir, son funcionarios del Estado, pero la actividad de tuiteros no es su función en la administración pública, sino que son “batalladores digitales” voluntarios.

Manipular generando distracciones

La segunda estrategia del chavismo en Twitter es una modalidad de manipulación del espacio comunicacional un poco más sofisticada. Esta estrategia consiste en introducir distracciones para sumergir el debate real de la sociedad civil en Twitter.

Destaca el estudio del Observatorio de (Des)Información y Propaganda de Latinoamérica que durante el período de campaña “se generaron etiquetas sobre temas al margen de la agenda política, temas sobre los cuales la oposición tiene posiciones divergentes y/o etiquetas con posicionamientos absurdos”.

El conjunto de perfiles identificados como parte de la estrategia de distracción comparten las siguientes características: Son perfiles multiplataforma (Twitter, Instagram y YouTube), son anónimos, exhiben un comportamiento cyborg (patrones de tweets y RTs que se acercan a los exhibidos en cuentas automatizadas, pero con personalidades que sugieren un usuario real), propagan memes, publican enlaces a noticias escandalosas (falsas o auténticas), usan imágenes emotivas y hacen parodias de líderes políticos tanto de la oposición como del chavismo.

En las conclusiones del estudio se resalta que existe evidencia que sugiere que la creación de un conjunto de cuentas de distracción y el gobierno alentó la propagación de “falsos positivos” o noticias falsas con el objetivo de contaminar el espacio de noticias de Twitter.

Secuestro de etiquetas e infilitración

La tercera estrategia del chavismo que se destaca en el estudio es la del secuestro de las etiquetas de la oposición democrática e interferencia en sus conversaciones.

En este sentido se demuestra que en los casos en que una etiqueta de la oposición democrática comenzaba a entrar en los trending topics, un miembro de #EquipoTAC utilizaba el hashtag en un tweet con un contenido divergente. Ese tweet rápidamente era viralizado por bots asociados al #EquipoTAC, teniendo el efecto de sumergir los tweets de los partidos y dirigentes de oposición.

Se destaca por otra parte que la diferencia en lenguaje, tono y valores en los contenidos de los tweets de las cuentas oficiales de la oposición en comparación con los tweets de las cuentas cyborgs es notoria.

“Mientras que en las cuentas de la oposición se hace hincapié en la denuncia de problemas sociales, llamadas al diálogo con los ciudadanos y la lucha por la libertad –se refleja en el estudio- en los tweets de cuentas extremistas cyborg encontramos maldiciones, insultos a las víctimas, insultos a los funcionarios del gobierno y noticias falsas. Es relevante hacer notar que estudios de opinión pública han encontrado que el tipo de discurso utilizado por las cuentas extremistas es rechazado por la mayoría de las bases de la oposición democrática y tiene un efecto desmovilizador”.

Por otra parte, se advierte que la estrategia “no se limita a la interferencia discursiva. La estrategia también pasa a la infiltración de la estructura de la red”. En este sentido se explica que las “cuentas cyborg identificadas en el estudio están conectadas directamente con las cuentas oficiales de chavismo y establecen vínculos con activistas opuestos al chavismo en el exterior de Venezuela. Por otro lado, no mantienen vínculos con las cuentas oficiales de la oposición. En su accionar, intentan aislar a los grupos opositores que tienen diferencias tácticas con los líderes de la oposición, favoreciendo la fragmentación y poniendo obstáculos a la unidad”.

En la investigación se encontró evidencia de que “la estrategia de interferencia e infiltración se dirige a las comunidades más polarizadas entre las distintas comunidades de la oposición. Las cuentas de falsos opositores extremistas se infiltran dentro en estas comunidades. Estas cuentas interactúan con personas reales de esas comunidades para generar credibilidad. Una vez que se ha establecido su influencia, pueden introducir nuevos puntos de vista y amplificar la división con mensajes incendiarios”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas