CARACAS.- Los gobiernos de América Latina pasan del discurso a los hechos en su intento por desalojar al régimen de Nicolás Maduro. En el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas, los miembros del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) acodaron las primeras medidas para estrechar el cerco sobre quienes permanecen usurpando el poder en Venezuela, a nombre la llamada “revolución bolivariana”.

De los 18 integrantes del TIAR, 16 votaron a favor de redoblar la presión contra el líder chavista: Colombia, Costa Rica, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Argentina, Venezuela (representada por el gobierno interino que preside Juan Guaido), Bahamas, Brasil y Chile. El gobierno de Trinidad y Tobago se abstuvo y solo el de Uruguay se opuso.

Te puede interesar

Las acciones que llevarán a cabo se resumen en cuatro puntos: 1) Elaborar un listado común de personas vinculadas con el régimen de Maduro, relacionadas con narcotráfico, terrorismo, violaciones de Derechos Humanos y corrupción; 2) Congelar cuentas y propiedades en los territorios de los Estados partes del TIAR; 3) Crear un equipo operacional de inteligencia financiera y seguridad pública para acciones judiciales y policiales; y 4) Utilizar todas las medidas disponibles para investigar, sancionar, perseguir, extraditar y capturar a quienes estén inmersos en delitos.

“La activación del TIAR es histórica y trae sanciones contundentes. Es una demostración de que nos mantenemos más sólidos que nunca en la defensa de los principios de la Carta Democrática Interamericana”, expresó el presidente de Colombia, Iván Duque.

Julio Borges, comisionado de Relaciones Exteriores, designado por el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, recalcó que “para nosotros es un espaldarazo muy importante como venezolanos”, pues se traduciría en “presión y un proceso abierto para que todos aquellos que son testaferros, familiares y jerarcas del régimen sepan que se abre un compás de justicia desde Canadá a la Argentina, para la aplicación de medidas concretas”.

¿Hasta dónde?

Para hacer frente a la peor crisis regional del siglo XXI, cómo se le califica a la situación en Venezuela, los gobiernos del continente desempolvan un pacto firmado en 1947. “El TIAR fue resucitado por un grupo de países, con el fin de tener una plataforma jurídica de carácter colectivo y defensivo para cercar aún más al gobierno de Maduro, e incorporar al gobierno paralelo de Guaidó en esa iniciativa”, explica a Diario Las Américas el analista internacional Carlos Romero.

Aunque en principio se ha descartado el uso de la fuerza y se ha apostado por apretar en los planos diplomático y económico, Romero destaca que “la activación de este instrumento abre la posibilidad de emplear medidas militares en contra del gobierno de Maduro, que van desde la realización de un bloqueo naval, hasta el apoyo a una fuerza expedicionaria que invada a Venezuela por vía terrestre”.

El artículo 8 del TIAR expone las medidas que podrían ejecutarse para abordar la crisis: “el retiro de los jefes de misión; la ruptura de las relaciones diplomáticas; la ruptura de las relaciones consulares; la interrupción parcial o total de las relaciones económicas, o de las comunicaciones ferroviarias, marítimas, aéreas, postales, telegráficas, telefónicas, radiotelefónicas o radiotelegráficas, y el empleo de la fuerza armada”.

“No es que pidamos una intervención armada, es que ya hay una agresión armada en Venezuela y pedimos que se nos defienda de ella, declaró el 9 de septiembre al diario español ABC, el abogado Gustavo Tarre Briceño, designado por Guaido como embajador ante la OEA ¿Acaso no hay militares cubanos y guerrilleros colombianos matando a venezolanos con el beneplácito del régimen usurpador de Maduro?”, inquirió.

“Lo que Venezuela necesita es que la defiendan de estas graves agresiones, por eso pedimos que se aplique el tratado de defensa mutua”, declaró el diplomático.

Panorama oscuro

La experta en temas internacionales Giovanna De Michele considera que tras la aprobación del TIAR, el régimen de Maduro enfrenta “una situación cada vez más complicada”. Para sustentar su hipótesis, ofrece tres razones. “Primero está el hecho de que se haya admitido como absolutamente legítima la reincorporación de Venezuela al tratado. De esta manera, los gobiernos de la región ratifican el desconocimiento de la legitimidad de Maduro como jefe del Ejecutivo y, al mismo tiempo, reconocen a Guaidó como presidente encargado de la República”, explica la profesora a Diario Las Américas.

La académica añade como segunda razón que la votación del TIAR “no quedó en la mera retórica discursiva, sino que ya se comenzaron a implementar medidas concretas como el acuerdo para llevar adelante investigaciones y aplicar más sanciones”.

Y la tercera razón guarda relación con las denuncias presentadas por el presidente colombiano Ivan Duque en la Asamblea General de Naciones Unidas, donde acusó a Maduro y aseguró tener pruebas en su contra de que apoya a grupos irregulares colombianos que atentan contra la estabilidad de Bogotá. “Ese es un primer paso que pudiera llevar a la convocatoria de una fuerza multilateral invocando la legítima defensa. Lo único que faltaría es que se materialice un hecho bélico en la frontera que sea perpetrado por estos grupos irregulares. El gobierno de Colombia podría pedir la conformación de una fuerza de carácter multinacional para su legítima defensa”, advierte De Michele.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la salida de las tropas de EEUU del norte se Siria?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas