BOGOTÁ.- El fiscal general de Colombia, Néstor Humberto Martínez, dijo este juevse que los grupos disidentes de la exguerrilla de las FARC no deben recibir los beneficios penales contemplados en una ley de sometimiento a la Justicia que fue sancionada el lunes pasado por el presidente, Juan Manuel Santos.

El mandatario dijo que la ley, que contempla beneficios como la rebaja de hasta la mitad de las condenas, busca el sometimiento de bandas armadas que se dedican principalmente a la extorsión y el narcotráfico.

La ley fue aprobada por el Congreso después de que hace casi un año miembros de la banda narcotraficante Clan del Golfo dijeran que se entregarían a las autoridades si se expedían normas penales favorables para ellos.

Algunos observadores han indicado que la ley también podría servir para lograr el procesamiento de sectores que se separaron de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) antes de la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno y el grupo ex guerrillero, a finales de 2016.

Sin embargo, Martínez advirtió que la Fiscalía se opone a ello porque esas disidencias no encajan en el propósito de la ley.

"La Fiscalía planteó la inconveniencia de que los disidentes puedan ser beneficiarios de ese sometimiento voluntario en la medida en que ellos tuvieron un esquema de beneficios en la jurisdicción de transición", dijo Martínez a la cadena de radio Caracol.

El fiscal se refirió así al mecanismo especial de Justicia al que se someterán los ex guerrilleros que depusieron las armas tras la firma del acuerdo de paz, al que los disidentes rechazaron acogerse.

Sin embargo, Martínez dijo que al Consejo de Seguridad Nacional le corresponde establecer cuáles son los grupos que, además del Clan del Golfo, se pueden beneficiar con la ley de sometimiento.

Se estima que las bandas armadas que podrían acogerse a esa ley tienen entre 5.000 y 6.000 integrantes, aunque el politólogo Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, descartó que todos ellos se entreguen a las autoridades.

No obstante, Ávila dijo que el sometimiento del 50 o 60 por ciento de los miembros de las bandas representaría "un alivio" en la violencia en sus zonas de influencia, donde se han fortalecido en los últimos meses a raíz de la desaparición de las FARC como grupo armado.

Santos dijo el lunes que la aprobación de la ley "va a tener una consecuencia muy importante para el país en los próximos días", en referencia a la probable entrega de miembros del Clan del Golfo.

El jefe de Estado indicó que funcionarios de su Gobierno han tenido contactos con abogados que representan a esa banda desde que el máximo líder del grupo, Dairo Úsuga, alias "Otoniel", dijo en septiembre del año pasado que quería someterse a la Justicia.

El vicepresidente de Colombia, Óscar Naranjo, reveló hoy los contactos se han repetido esta semana tras la sanción de la ley y que el Gobierno le dijo a los abogados que los narcotraficantes deben enviar una constancia escrita a la Fiscalía reiterando su voluntad de entregarse.

El arzobispo de la ciudad de Cali, monseñor Darío Monsalve, dijo este miércoles que es probable que la entrega de miembros del Clan del Golfo, que sería en varias etapas, comience la próxima semana.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el proyecto de estadio de David Beckham en las cercanías del Aeropuerto de Miami debe ser aprobado?

Las Más Leídas