MIAMI.- No cabe duda de que la prensa es el “cuarto poder”. Tampoco está en discusión el clima de tensión que se cierne hoy sobre los periodistas, especialmente quienes cumplen su misión de informar en países tomados por gobiernos totalitarios. El foro “Libertad de prensa en las Américas”, realizado este viernes en Doral, Florida, más que “flores” y halagos a los comunicadores, abrió un espectro que se puede simplificar con una palabra: temor.

Lo que ocurre en Venezuela y Nicaragua, por solo citar dos ejemplos, es tanto preocupante como indicativo de una realidad que, a juicio de los participantes en este evento organizado por el Instituto Interamericano para la Democracia (IID), y auspiciado por DIARIO LAS AMÉRICAS, muestra un fenómeno en crecimiento, en el que se evidencia un mayor deseo por acallar las voces que representan un “problema” para los intereses de aquellos que hacen del gobierno y el Estado una forma de lucro a través de la represión.

Te puede interesar

En el foro participaron el director ejecutivo de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), Ricardo Trotti; Dagmar Thiel, directiva de la Fundación Andina para la Observación y Estudio de Medios (Fundamedios); Armando Valladares, exembajador estadounidense y expreso político cubano; Carlos Sánchez Berzaín, exministro boliviano y director del IID; Tomás Regalado, director de la Oficina de Transmisiones a Cuba y los destacados periodistas Sergio Boffelli, Casto Ocando y Hernán Maldonado.

En las palabras de bienvenida, el alcalde de la ciudad de Doral, Juan Carlos Bermúdez, hizo alusión a un texto del periodista e historiador cubano Luis Aguilar León, fallecido en 2008, cuyo eje temático habla de la Cuba de los años 1960 y la “unanimidad totalitaria”, que califica como “peor que la censura (…) y nos obliga a callar nuestra verdad”.

Venezuela, “de mal en peor”

El repaso de los acontecimientos más recientes y remotos ocurridos en Venezuela, de la mano del chavismo y el madurismo, condujo al periodista Casto Ocando, ganador del premio Emmy por sus valiosas investigaciones, a recurrir a las estadísticas para resaltar la magnitud del problema que golpea a la prensa en su país.

Según las cifras dadas por Ocando, desde que Nicolás Maduro asumió el poder tras la muerte del también dictador Hugo Chávez, el régimen ha cerrado 115 medios de comunicación. “Tampoco existen medios impresos porque esta dictadura niega el acceso al papel”, subrayó.

Pero lo que dijo después no es menos “preocupante”. Ocando, a quien se le conoce como un periodista “con muy buenas fuentes de información”, aseguró que Maduro habría adquirido una tecnología “por un valor de 3 millones de dólares” con el fin de “monitorear en tiempo real todas las comunicaciones del país”.

Foro Libertad de Prensa Ricardo Trotti
Ricardo Trotti, director ejecutivo de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).
Ricardo Trotti, director ejecutivo de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP).

Así las cosas, de acuerdo con Ocando, no hay “tuit” escrito en Venezuela que no pueda ser “rastreado” por los “servidores” del dictador Maduro. Tan serio es el asunto –afirmó– que no solo periodistas, sino cualquier otro ciudadano en algún momento han sido requeridos por las autoridades después de publicar un mensaje en la plataforma de Twitter.

Ocando le ha “seguido la pista” al caso de una periodista que se vio obligada a salir del país y, una vez radicada en Nueva York, logró conocer que el régimen habría “contratado un sicario” para atentar contra su vida. Lo que quiere decir que “ya ni afuera de Venezuela estamos a salvo”, afirmó.

Se refirió al caso del fotorreportero Jesús Medina, quien se encuentra detenido desde agosto de 2018 en la cárcel de Ramo Verde, en el marco de lo que llamó “dinámica de la represión legal” en ese país. Otros dos periodistas tuvieron que huir de Venezuela, según dijo, por una serie de demandas que interpuso en su contra un “empresario colombiano”, que sería testaferro de Maduro.

Un “infierno” en Nicaragua

El panorama de la prensa en Nicaragua es “similar” al de Venezuela. Así lo ve el periodista y activista por los derechos humanos Sergio Bofelli, quien dijo en el foro que entre abril de 2018 y abril de 2019 se registraron 1080 violaciones a la libertad de prensa en su país.

Bofelli fue claro: “Nicaragua vive un infierno a manos de la pareja presidencial”, y más adelante indicó: “Atacar a la prensa ha sido una política de Estado” promovida por el dictador Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, quienes han optado también (como lo ha hecho el chavismo) por comprar medios de comunicación para ejercer control sobre la prensa.

El laureado comunicador comentó los casos de algunos periodistas detenidos sin juicio y de las amenazas contra medios y representantes de los mismos, como el incendio provocado a Radio Darío por “turbas sandinistas”, en retaliación por las informaciones que publicaba este medio sobre las protestas desatadas desde abril del año pasado en ese país centroamericano.

Adicionalmente, habló del asesinato del periodista Ángel Gaona, video que le dio la “vuelta al mundo” y del control que ejerce el régimen de Ortega sobre las redes sociales mediante unos “5.000 integrantes” de la Juventud Sandinista.

Pero también mencionó datos estadísticos: “La Asociación Nicaragüense por los Derechos Humanos ha reportado de manera preliminar al menos 535 muertos, más de 4.500 heridos, más de 1.500 personas secuestradas, encarceladas o desaparecidas”, a lo que se suma el exilio –aseveró– de al menos “100 periodistas”.

Un panorama “preocupante”

Otra voz que midió el pulso de la prensa en el continente es la del periodista boliviano Hernán Maldonado, quien acaparó la atención de los presentes en la alcaldía de Doral con las primeras palabras de su intervención: “Quería venir con un esparadrapo en la boca porque a estas dictaduras les gustan los periodistas sordos y mudos, que no hablen”.

Maldonado no vaciló al decir que “el presidente futbolista” –como llama a Evo Morales– dirige un gobierno en el que “los únicos derechos humanos que no pueden ser violados son los de él” y sentenció que “hablar de libertad de prensa es hablar del imperio de la ley, y eso no existe en Bolivia”.

El presidente de la SIP, el argentino Ricardo Trotti, disertó sobre la relación entre la libertad de prensa y la felicidad en países en los que hay “valores y democracia”, como también elecciones libres, libertad de expresión y “libertad en las calles y en las redes” sociales.

En ese sentido, citó a Costa Rica, Uruguay, Colombia, Estados Unidos, Canadá y Chile, y, en contraste con estos, enumeró como “países con menos felicidad” a Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia, Haití y Argentina.

“No es un tema de ideología (…) La libertad de prensa no es un problema de los periodistas en las redacciones, sino de la ciudadanía; por eso impacta en la felicidad”, subrayó.

La periodista Dagmar Thiel, a nombre de Fundamedios, abordó los “desmanes” contra la prensa protagonizados por el expresidente ecuatoriano Rafael Correa, y citó una demanda millonaria que el exmandatario interpuso contra el Diario El Universo y el consecuente exilio del periodista Emilio Palacio.

Sin embargo, dijo, “llegó el cambio” a Ecuador con el nuevo Gobierno de Lenín Moreno, y hoy –según sus palabras– “la información pasó de ser un servicio público, a ser un derecho individual”.

Al comienzo del coloquio, el expreso político cubano y directivo de la IID Armando Valladares dio un “sano consejo” a los comunicadores: “Un periodista tiene un compromiso ineludible con la sociedad; es alguien que debe decir siempre la verdad y no alterar los hechos históricos. Si lo hace, es una amenaza para la sociedad”.

A su turno, el exministro boliviano Carlos Sánchez Berzaín ahondó sobre el tema de la “delincuencia organizada transnacional” y los crímenes que se comenten en contra de la libertad de prensa, al tiempo que recalcó la “confrontación” que existe entre “democracia y dictadura”.

Al cierre, el orador principal de este segundo foro, Tomás Regalado, hizo énfasis en el papel de Cuba como el régimen que ha exportado su ideología a Venezuela, Nicaragua y Bolivia, entre otros países, y el control que tiene el castrismo sobre los medios de comunicación.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Considera que el régimen cubano está relacionado con la droga hallada en Panamá dentro de unos contenedores con destino a Turquía?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas