CARACAS.- Los cuerpos de seguridad venezolanos se enfrentaron el miércoles a manifestantes que respondieron a la convocatoria del presidente encargado Juan Guaidó a marchar en Caracas en reclamo de la salida de Nicolás Maduro del poder.

Un grupo de manifestantes que se desplazaba para tomar un distribuidor de la autopista que enlaza el este y oeste de la capital fue frenado por agentes de la policía nacional motorizados y funcionarios de la Guardia Nacional que dispararon gases lacrimógenos y perdigones para dispersarlos frente a la cercana base aérea Generalísimo Francisco de Miranda.

Te puede interesar

Muchos huyeron en busca de refugio en un centro comercial próximo donde fueron recibidos por una lluvia de gases y perdigones.

Pese a las escaramuzas en la cercana autopista, otros manifestantes siguieron congregados en la Plaza Francia en Altamira, que la víspera fue epicentro de violentas protestas.

En tanto, ante cientos de seguidores concentrados en una avenida del este de la capital Guaidó afirmó que vienen “días duros” de persecución y represión de los opositores.

Venezuela va a cambiar”, dijo Guaidó mientras la multitud gritaba “Sí se puede”.

Agregó que “mañana vamos a acompañar la propuesta que nos hicieron de paros escalonados, hasta lograr la huelga general".

Levantando un cartel que decía “Venezuela libre”, Ana Camarillo, un ama de casa de 46 años, afirmó que decidió salir a marchar “porque necesitamos despertar”.

“Estamos carentes de todos los principios, de todos los valores y estamos sumergidos en una falta de progreso. Ya es la hora de luchar por eso”, indicó Camarillo.

La mujer narró que la víspera también salió a las calles y sostuvo que está dispuesta a participar en todas las protestas que sean necesarias “porque tenemos que salir como sea de esta tragedia”.

Cerca de ella estaba Iria Agreda, una religiosa de 27 años, que decidió marchar para “luchar por la libertad y para acompañar al pueblo cansado de tanta opresión, de tanto dolor y tanta muerte”.

En tanto, partidarios de Maduro se ubicaban en los alrededores del Palacio de Miraflores, la casa de gobierno, para mostrar su apoyo al líder socialista.

Las manifestaciones opuestas prometían sacudir Caracas por segundo día consecutivo tras las violentas protestas de la víspera que dejaron al menos 78 heridos y siguieron al intento de Guaidó, al que Estados Unidos y más de 50 naciones reconocen como presidente legítimo de Venezuela, de provocar la salida de Maduro mostrando el apoyo de un grupo de militares.

En horas de la tarde se recrudeció la represión contra los manifestantes que estaban en la autopista Francisco Fajardo, por parte de efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana. luego desalojaron a la prensa y continuaron lanzando bombas lacrimógenas pese a que ya habían dispersado la manifestación.

FUENTE: Con información de AP/REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que las policías de Florida entreguen los indocumentados a las autoridades de inmigración?

Las Más Leídas