El Consejo de la Unión Europea aprobará durante el mes de noviembre la prórroga por un año de las sanciones aplicadas a 18 altos jerarcas chavistas y ratificará esta línea de acción contra el régimen venezolano. Los intentos de torcer la línea dura europea contra el Gobierno de Nicolás Maduro, promovidas por los gobiernos socialistas de Portugal y España, no cuentan con el respaldo europeo.

**

Durante la reunión del Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores del 15OCT18, se produjo un debate sobre la situación venezolana y la correspondiente política europea hacia el tema. Mantener las sanciones pero explorar las posibilidades de promover un posible esquema de facilitación de “diálogo” político interno en Venezuela, fueron las principales conclusiones del almuerzo de trabajo de los ministros de los 28 gobiernos de la unión. El 25OCT18, la Alta Representante de la UE, la italiana Federica Mogherini, confesó en una comparecencia ante el Parlamento Europeo que no existen las condiciones para impulsar un diálogo gobierno-oposición en Venezuela. Ese mismo día, Mogherini divulgó una declaración sobre las conclusiones de la reunión ministerial del 15OCT18. “La UE reitera su compromiso de seguir vigilando estrechamente los acontecimientos sobre el terreno y está dispuesto a reaccionar ante cualquier erosión ulterior de las instituciones democráticas, el estado de derecho y los derechos humanos”, afirma esa declaración.

**

La destitución de Dilma Rousseff de la presidencia de Brasil el 31AGO16 se produjo en medio de una intensa movilización política antiizquierdista que tomó cuerpo desde las masivas protestas del año 2013. Desde aquellos días se escuchan consignas en las calles de Brasil que propugnan por una intervención militar a la cual los altos jefes castrenses han hecho caso omiso. La salida de Rousseff de la Presidencia fue cubierta por el vicepresidente Michel Temer, del partido MDB, quien junto a los socialdemócratas del PSDB (el partido de Fernando Henrique Cardoso) logró mantener la estabilidad política y conducir a su país a las elecciones presidenciales. Pero Temer y sus aliados fueron incapaces de construir una alianza electoral con vistas al 2018. El principal beneficiario del estado de opinión antiizquierdista en Brasil ha resultado Jair Bolsonaro, el exmilitar y diputado que estaría a punto de convertirse en el séptimo brasileño electo en elecciones populares tras el periodo de gobiernos militares.

**

El Informe Otálvora del 16DIC17 afirmó que “el retirado capitán del ejército especializado en paracaidismo Jair Bolsonaro podría ser el presidente de Brasil a partir de enero del 2019, en caso de que Lula no concurra como candidato”. Los procesos judiciales por corrupción contra Lula da Silva, que lo mantienen en la cárcel desde abril pasado, abrieron las puertas para que la opción electoral de Bolsonaro cobrara cuerpo y se convirtiera en la referencia contra el candidato designado por Lula. El país está altamente polarizado, gustan decir los comentaristas políticos por estos días.

En octubre de 2017, cuando Jair Bolsonaro realizó una gira de promoción, pocos parecieron fijarse en este brasileño que algunos calificaban como el “Donald Trump” de Brasil. Un reportaje de Bloomberg de aquella fecha afirmó que Bolsonaro quizás no sería “populista” pero sin dura era poco ortodoxo. Aquella gira mostró la notoria falta de conexiones internacionales de Bolsonaro.

Tras su victoria en la primera vuelta celebrada el 07OCT18, Bolsonaro tomó la iniciativa de comunicarse vía teleconferencia el 16OCT18 con el mandatario argentino Mauricio Macri y el 20OCT18 con el paraguayo Mario Abdó Benítez. Las versiones de las casas presidenciales de Buenos Aires y Asunción señalaron la cordialidad de las conversaciones y las promesas de futuras buenas relaciones de trabajo entre Brasil y sus dos socios del Mercosur. En el caso de Chile, ya el presidente Sebastián Piñera y el brasileño han expresado públicamente sus mutuos sentimiento de admiración. Ya Bolsonaro comienza a estructurar las relaciones con los gobiernos del vecindario.

**

En contraste, el diario uruguayo La Prensa en su editorial del 25OCT18 llamó la atención sobre el desinterés del brasileño para entrar en comunicación con el mandatario Tabaré Vázquez. Miembros del gobierno uruguayo y dirigentes políticos oficialistas mantienen una campaña de opinión contra Bolsonaro. El gobernante Frente Amplio uruguayo, miembro de la alianza izquierdista Foro de Sao Paulo, no se ha ahorrado ataques contra Bolsonaro. El presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, califica al brasileño como el “candidato antidemocrático”, mientras que el expresidente uruguayo Pepe Mujica suscribió un manifiesto junto a celebridades de la izquierda mundial en el cual califican a Bolsonaro como “fascista”. Ese manifiesto deja en evidencia la intensa campaña que el PT ha realizado a nivel internacional contra su rival en las elecciones. La lista de firmantes contra Bolsonaro incluye, entre otros, a amigos y beneficiarios del “socialismo del siglo XXI” tales como el colombiano Ernesto Samper, el español Pablo Iglesias, el comunista francés Jean-Luc Mélenchonel, el actor Danny Glover, la asesora chileno-cubana de Hugo Chávez Marta Harnecker; exmandatarios asociados el eje castrochavista como Cristina Kirchner, Fernando Lugo; eternos “abajofirmantes” como Noam Chomsky, Adolfo Pérez Esquivel, Angela Davis, el senador estadounidense Bernie Sanders o el cineasta Costa-Gavras y, algunos exmandatarios como el socialista español Felipe González, y el mexicano (no socialista) Vicente Fox.

La oposición extranjera contra Bolsonaro no pareciera haber tenido impacto sobre las expectativas electorales brasileñas. El partido de Bolsonaro, el Partido Social Liberal PSL, ha logrado convertirse en la segunda fuerza parlamentaria apenas superado por el PT de Lula. El PSL controla en 10% de los diputados federales en un Congreso donde 30 partidos lograron posicionar representantes. A pocas horas de la segunda vuelta presidencial las encuestas siguen dando a Bolsonaro como favorito: la encuestadora Datafolha le otorgó el 56% de las intenciones de voto en una medición concluida el 25OCT18.

***

Costa Rica no se sumó formalmente a la solicitud de investigación contra Nicolás Maduro presentada ante la Corte Penal Internacional CPI por los mandatarios de Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Perú el 26SEP18.

El 16OCT18, el presidente costarricense, Carlos Alvarado, declaró que “en seguimiento a su histórica lucha contra la impunidad, Costa Rica apoya las gestiones, presentadas por seis países de América, con base en el artículo 14.2 del Estatuto de Roma, en el que le solicitan a la Fiscalía se inicie una investigación sobre la posible comisión de crímenes de lesa humanidad, que pudieran haber ocurrido a partir del 12 de febrero de 2014”. El pronunciamiento fue una declaración política de apoyo a la gestión de los seis gobiernos pero no una incorporación a la denuncia ante la CPI.

Fuentes oficiales costarricenses consultadas para este Informe confirmaron que su gobierno “ha dado el apoyo a la gestión de estos países” pero “adicionalmente, no se ha realizado ninguna otra gestión”. La aclaratoria fue proporcionada por Circe Villanueva Mongel, exembajador en Colombia y actual jefe de la Dirección de Información Internacional de la cancillería tica. Costa Rica, como Francia y diversas instancias europeas, están brindando apoyo político a favor de la apertura de un proceso contra Maduro.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas