Sacudido durante años por escándalos de corrupción, Brasil se sumerge en el clima previo a las elecciones de 2018 agitado por Jair Bolsonaro, un nostálgico de la dictadura que se ofrece como el candidato "antisistema" que muchos reclaman.

Diputado por el estado de Río de Janeiro desde 1991, capitán de la reserva del Ejército y defensor del régimen militar que gobernó el país entre 1964 y 1985, Bolsonaro es junto con el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva el único de los posibles candidatos que ya ha anunciado su intención de postular a la Presidencia en 2018.

Sin que se haya conformado el cuadro de candidatos, los sondeos le atribuyen hasta ahora cerca de un 20 % de intención de voto y una tendencia a crecer, lo cual ha sorprendido a una clase política que, en su mayoría, rechaza su discurso y lo identifica con la ultraderecha.

Bolsonaro se asume sin ambages como el portavoz de la derecha más nacionalista e ideológica, no oculta su admiración por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y aunque todavía no lo ha conocido personalmente, en muchas declaraciones ya se le ha ofrecido como un "socio confiable" tanto en Brasil como en el ámbito internacional.

"Trump es un ejemplo para mí", declaró hace dos meses en Boston, en un encuentro con un centenar de brasileños que residen en Estados Unidos.

Así como Trump, es crítico del libre comercio, de asociaciones comerciales como el Mercosur, que Brasil forma junto con Argentina, Uruguay y Paraguay, y firmemente contrario a que el país reciba refugiados, a los que llegó a calificar de "escoria del mundo".

En línea con la derecha estadounidense, propone liberar el porte de armas para que los ciudadanos "se defiendan" de la delincuencia, lo cual considera un "derecho" en una sociedad acorralada por una ola de violencia que deja unos 50.000 muertos cada año en el país.

Esa es, de hecho, una de las principales propuestas que ya ha adelantado sobre su campaña para las elecciones de octubre del año próximo, la cual ha apoyado con algunos vídeos en los que se le ve en practicas de tiro con una poderosa pistola.

En lo económico, aún no ha definido propuestas concretas y su falta de planes le ha costado críticas y más de una polémica con expertos y medios de comunicación, algunos de los cuales han llegado a calificar de "amenaza" la posibilidad de que alcance el poder.

Pese a su buena posición actual en las encuestas, la mayoría de los analistas considera que una victoria de Bolsonaro en las urnas será difícil, sobre todo porque carece de una "maquinaria" política con presencia en todo el país.

Es miembro del Partido Social Cristiano, que cuenta con diez de 513 diputados, uno de los 81 senadores, dos de los 5.556 alcaldes y un gobernador entre 28, lo cual habla de la poca proyección nacional de esa formación.

En febrero pasado, se postuló a la presidencia de la Cámara baja y, de 513 votos posibles, obtuvo sólo cuatro, con lo cual no logró ni siquiera el pleno respaldo de su propio partido.

Si no lograse alianzas con fuertes formaciones, que en su mayoría le ven con recelo, Bolsonaro sólo dispondría en la campaña electoral de unos 30 segundos diarios en televisión, el medio de proselitismo por excelencia en Brasil y en el que los espacios políticos corresponden a la representación parlamentaria de los partidos.

Sus hipotéticos adversarios, como Lula, podrían tener, por el contrario, cerca de 10 minutos cada día para exponer sus ideas en la televisión.

A su favor frente al electorado, Bolsonaro tiene el no estar salpicado por los asuntos de corrupción que han manchado la imagen de buena parte de los políticos brasileños, aunque tampoco está libre de problemas judiciales.

En los últimos años, ha sido objeto de sanciones pecuniarias en la justicia civil por homofobia, por incitar a la violación y por "expresiones injuriosas" que "ridiculizan, maltratan o deshumanizan a la población negra", según una última sentencia dictada en primera instancia hace dos meses.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Por quién votaría en las elecciones a gobernador de Florida?

Por el republicano Ron DeSantis
Por el demócrata Andrew Gillum
Por ninguno
ver resultados

Las Más Leídas