@pppenaloza

CARACAS.- Una palabra marcó los ascensos militares en Venezuela este año: lealtad. Con una Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) sacudida por las noticias de detenciones de oficiales acusados de participar en supuestas conspiraciones, el presidente Nicolás Maduro buscó premiar la fidelidad de aquellos uniformados que se identifican plenamente con la revolución chavista.

En un tren ejecutivo de tan alta rotación – Maduro ha designado a nueve titulares de Salud en cinco años – el general en jefe Vladimir Padrino López ha roto todos los récords de duración al ser confirmado por cuarto año consecutivo en el Ministerio de Defensa.

“He decidido ratificar al ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, hombre honesto, ejemplar y leal como nadie ¡Agradezco todo su esfuerzo!”, expresó el mandatario venezolano, que también atornilló en su cargo al jefe del Comando Estratégico Operacional de la FANB, almirante Remigio Ceballos Ichaso, quien se describe a él mismo como un soldado “bolivariano, zamorano y socialista”.

Las modificaciones fueron pocas. Como Padrino López y Ceballos Ichaso, siguen en sus puestos los comandantes del Ejército, Jesús Rafael Suárez Chourio, la Guardia Nacional, Richard López Vargas, y la Milicia Bolivariana, Carlos Leal Tellería. Las sustituciones se produjeron en la Armada y la Aviación, donde entraron el almirante Giuseppe Alessandrello Cimadevilla y el mayor general Pedro Alberto Juliac, respectivamente.

Los cambios ocurrieron en "los dos componentes de donde provienen los oficiales de Operaciones Especiales detenidos. No es casual”, observó la periodista experta en la fuente militar, Sebastiana Barráez, al analizar estos movimientos. Barráez publicó en mayo que miembros de la Unidad de Operaciones Especiales pertenecientes a la Armada y la Aviación fueron detenidos al descubrirse que preparaban "una acción para enfrentar o desconocer a Nicolás Maduro".

La ONG Justicia Venezolana, dirigida por la abogada Lilia Camejo, informó ante la Comisión de Defensa de la Asamblea Nacional que “se han registrado 152 detenciones de militares, de los cuales 60 han sido capturados en lo que va de 2018”. “Consideramos que son detenciones arbitrarias, estos funcionarios han sido detenidos sin que exista una investigación en su contra”, dijo Camejo a los parlamentarios.

Consultada sobre los motivos de la continuidad de la mayoría de los integrantes de la cúpula militar, la abogada y directora de la ONG, Control Ciudadano, Rocío San Miguel, respondió: “Maduro no parece disponer de suficiente equipo para relevar a todos los comandantes de componente”.

"La ratificación en sus cargos de varios de los integrantes del Alto Mando Militar puede tener varias lecturas: falta de méritos de unos y probidad de otros, a quienes por antigüedad les correspondía; o es un tema de falta de lealtad o sospecha habitual de algunos oficiales”, manifestó el abogado Alonso Medina Roa, quien defiende a varios uniformados señalados por rebelión y traición a la patria.

militarescubanosvzla.jpg
El jefe de la FANB venezolana, Vladimir Padrino (d), junto a militares cubanos.
El jefe de la FANB venezolana, Vladimir Padrino (d), junto a militares cubanos.

Sin fisuras

San Miguel considera que Padrino López se ha convertido en una figura “imprescindible” para Maduro por su carácter “conciliador” entre los distintos componentes de la FANB. Además, destaca la “auctoritas” del general en jefe dentro de la institución.

Sobre el ministro de Defensa, escribió el periodista experto en la fuente militar, Javier Ignacio Mayorca: “muchos lo ven como un elemento del gobierno con el que todavía se puede negociar, a pesar de sus declaraciones públicas en las que se rasga las vestiduras por la ‘revolución’. Quizá esta sea la razón por la que el gobierno estadounidense todavía no lo haya sancionado, al tiempo que son frecuentes sus viajes a Rusia, donde se reúne con diversos integrantes del gabinete de Putin”.

Padrino López impuso la firma de un “juramento de reafirmación de lealtad y compromiso con el Presidente constitucional” como condición para aprobar los ascensos. En esa misma línea, el general en jefe aseveró que los promovidos en el seno de la FANB “han sido leales al Presidente constitucional electo por el pueblo como se define en democracia”.

"Maduro profundiza los métodos de control político partidista sobre la FANB que idearon los cubanos para Chávez. Del ‘patria, socialismo o muerte’ exigido como consigna de lealtad a la revolución en 2007, ahora en 2018 se exige ‘firma de lealtad personal a Maduro’”, cuestionó San Miguel.

La directora de la ONG Control Ciudadano reveló que existían “numerosos oficiales retardados a última hora por no firmar ‘Lealtad a Maduro’, nuevo requisito de ascenso en la FANB”. Entre los afectados, afirmó, se encontraban “algunos primeros de su promoción”.

Al final, todos habrían cumplido con el requisito. El papel lo aguanta todo y más en una institución vertical regida por la obediencia. “En la FANB cuando se da una orden, es para cumplirla, no para discutirla. Así que cuando Padrino López giró instrucción de suscribir un acta de lealtad al presidente de la República, hicieron cola para firmar (…) El acta de compromiso a la lealtad la firmaron todos los de la FANB, incluso los conspiradores, aunque Maduro señala que están detectados”, advierte Barráez.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el proyecto de estadio de David Beckham en las cercanías del Aeropuerto de Miami debe ser aprobado?

Las Más Leídas