CARACAS.- Nicolás Maduro prepara su acto de juramentación ante el Tribunal Supremo de Justicia (escogido por el chavismo) para iniciar su segundo mandato, tras la celebración de un proceso electoral viciado e ilegítimo que ha sido desconocido no solo por la oposición de ese país sino por la comunidad internacional.

Este jueves 10 de enero Maduro usurpará el cargo de presidente, cometiendo así lo que se consideraría un golpe de estado a la Constitución de Venezuela.

Te puede interesar

Para el exalcalde del municipio de Chacao y opositor al régimen, Ramón Muchacho, en el exilio, se vence un periodo presidencial y comienza uno nuevo, "pero no hay presidente electo que pueda asumir el cargo". Denunció que "no hubo elecciones en Venezuela para elegir al presidente. Hubo un acto, una especie de simulacro electoral, desconocido por la oposición, por la comunidad internacional, por los países democráticos y los organismos internacionales".

Manifestó, sin embargo, que es un "hecho público y notorio que Nicolás Maduro se va a juramentar como presidente para un nuevo periodo, a pesar de que no ha sido electo para ello, y lo hará ante el [también ilegítimo] Tribunal Supremo de Justicia ya que la Asamblea Nacional [de mayoría opositora], se ha negado a hacerlo. De esa manera Nicolás Maduro se encargará de usurpar el cargo que no le corresponde. Usurpará el cargo de presidente, que está respaldado por la Constitución de la República de Venezuela, porque no fue electo en un proceso electoral libre".

Explica Muchacho, quien es abogado de profesión, que Nicolás Maduro será un presidente de facto, apoyado en la violencia. "Es decir, aunque él ya para los ojos del mundo democrático deje de ser un presidente democráticamente electo y pase a ser un usurpador ilegítimo, a pesar de todo eso, Maduro amanecerá el 11 en Fuerte Tiuna y va a dictar medidas económicas y va a ejercer actos de gobierno, usurpando esa función".

Aclara que la usurpación de Maduro es un hecho, pero no de derecho. "De derecho hay un ente con legitimidad, y que por el artículo 223 de la Constitución, está llamado a llenar a ese vacío. La Constitución le asigna a la Asamblea Nacional, y no a otro órgano ni a otro cuerpo, un rol fundamental en caso de que llegado el momento de juramentar un nuevo presidente, y no haya este presidente".

Describe que la Constitución establece varios supuestos como es el caso de la falta absoluta del presidente cuando ya pasó más de la mitad del mandato, o la falta absoluta del presidente cuando no ha llegado a la mitad de su mandato, o inclusive la falta absoluta del presidente electo antes de juramentarse. "Al parecer ese es el escenario que más se adapta a la situación. Y la Constitución establece que la Asamblea Nacional llena ese vacío transitoriamente hasta que se elija al nuevo presidente".

Destaca que si la AN decide asumir ese vacío solo sería de derecho y no de hecho. "La Asamblea Nacional tiene la potestad de asumir esa posición. Ahora sabemos que en Venezuela no va a comenzar un gobierno de transición, ya que es una situación muy compleja y muy difícil de resolver en el ámbito constitucional porque estamos frente a un gobierno de facto y frente a una dictadura".

El mundo atento

En este acto de usurpación de poder no habrá mucha presencia de mandatarios extranjeros. De momento, en el ámbito regional, solo han confirmado asistencia los mandatarios de Nicaragua, Daniel Ortega; Cuba, Miguel Díaz-Canel; Bolivia, Evo Morales; y El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, el eje bolivariano que se ha visto disminuido por el cambio de signo político de América Latina. También confirmó asistencia Anatoli Bibílov, presidente de Osetia del Sur (un país no reconocido por Naciones Unidas). La cancillería venezolana informó de la confirmación de funcionarios de Turquía, Rusia, China y Bielorrusia.

Trece de los catorce países que forman el Grupo de Lima, creado 'exprofeso' para buscar una solución a la crisis en Venezuela, ya han anunciado que no asistirán. Se trata de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía.

México, el otro integrante del Grupo de Lima, enviará al encargado de negocios de su Embajada en Caracas, marcando distancias, aunque sin romper lazos con Nicolás Maduro, que sí fue a la toma de posesión de Andrés Manuel López Obrador, celebrada el 1 de diciembre en Ciudad de México y donde fue recibido a gritos de "dictador".

Estados Unidos, alineado con el Grupo de Lima, tampoco estará, mientras que el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, ha denunciado que este segundo mandato "es ilegítimo" y ha trasladado al presidente de la Asamblea Nacional venezolana que la Eurocámara no reconocerá al régimen dictatorial.

"Es un placer para mi hablar con usted. Es importante enviar un mensaje a la Asamblea Nacional de Venezuela, que nosotros reconocemos solamente a la Asamblea Nacional de Venezuela. No reconocemos al régimen de Maduro", ha trasladado Tajani al presidente del Parlamento, Juan Guaidó, en una conversación telefónica que han mantenido y que ha revelado el mandatario europeo en su cuenta de Twitter.

El Grupo de Lima ha advertido que si Maduro insiste en tomar posesión, emprenderá una serie de acciones diplomáticas que incluyen medidas punitivas contra la cúpula dirigente y su red empresarial y financiera. Estados Unidos ha ampliado esta misma semana su 'lista negra' de sanciones contra el Gobierno de Venezuela. México ha sido el único miembro que no ha firmado la última declaración del Grupo de Lima. "Nosotros no nos inmiscuimos en asuntos internos de otros países porque no queremos que otros gobiernos, otros países, se entrometan en asuntos que solo corresponden a los mexicanos", ha justificado López Obrador.

El órdago lo ha lanzado el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, una de las voces más críticas con Maduro, que ha pedido activar la Carta Democrática contra Venezuela, lo cual podría derivar en la suspensión del país como Estado miembro.

En este contexto, la oposición y sus aliados internacionales han propuesto a Maduro que ceda el poder a un Gobierno de transición que guíe al país hacia unas elecciones "creíbles". Con ello, aspiran no solo a resolver la crisis política, sino a aliviar la situación humanitaria de los venezolanos.

FUENTE: Con información de Europa Press/EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la comunidad internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas