@FloresJudith7

Nicaragua conmemora sus Fiestas Patrias en medio de una prolongada crisis sociopolítica que ha ocasionado dolor, sangre, muerte, presos políticos y un profundo descalabro económico producto de la represión desatada por el gobierno que preside Daniel Ortega, pero con ansias y la decisión de luchar por recobrar nuevamente la libertad. En eso coinciden dos profesionales nicaragüenses Darwin Jirón y Nelson Cortez.

Cada año Nicaragua celebra dos acontecimientos históricos. La Batalla de San Jacinto, y la Independencia de la Corona española. Hechos ocurridos el 14 de septiembre de 1856, y el 15 de septiembre de 1821, respectivamente. Es así, que este año se conmemora el 162 aniversario de la Batalla de San Jacinto, y el 197 de la Independencia de Nicaragua.

La historia indica que la Batalla de San Jacinto, fue una lucha desigual, 160 hombres comandados por el general José Dolores Estrada se enfrentaron y derrocaron al filibustero William Walker, al mando de 300 hombres, dirigidos en el terreno por Byron Cole. De acuerdo con los historiadores, esa Batalla significó el fin del filibusterismo de la época.

Nicaragua conmemora junto a Guatemala, Honduras, El Salvador y Costa Rica, el 197 aniversario de su Declaracion de Independencia.

El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, se esfuerza por vender una imagen de “normalidad” en el país, para ese fin está obligando bajo amenazas de despidos a los maestros de los colegios públicos y a los estudiantes, desfilar en las calles en medio de un ambiente de tensión por la presencia de Policía y paramilitares que operan en las calles.

Pero esa aparente “normalidad” que intenta manipular el gobierno Ortega Murillo, contrasta con la realidad. El último informe de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), indica que la represión en el país continúa, que las víctimas de la represión suman 481 muertos, de ellos 410 por impactos de bala, cinco por arma blanca, uno por arma artesanal y 65 por otras causas.

El organismo defensor de los derechos humanos especifica que las víctimas recibieron impactos en órganos vitales, muchos de los casos por disparos precisos de francotiradores. 163 recibieron impacto de bala en la cabeza, 99 en el tórax, 37 en el abdomen, 20 en la espalda, 16 en el cuello, y el resto en diferentes partes del cuerpo.

En casi cinco meses de las protestas que iniciaron el pasado 18 de abril, 1,338 personas han sido secuestradas por paramilitares afines al régimen sandinista. De ellos solo 123 han aparecido por gestiones de esa organización y de la iglesia Católica. Las víctimas denunciaron haber sido torturados por la Policía y los paramiliatares.

De acuerdo con el informe, un total de 1.215 personas permanecen en las cárceles o en condición de desaparecidos.

Darwin Jirón, un joven profesional nicaragüense, considera que el país vive momentos muy difíciles de luto y dolor. “Sin justicia para las víctimas de los crímenes de lesa humanidad cometidos por el gobierno de Ortega, y sin libertad en su sentido más puro, no se pueden celebrar acontecimientos históricos como la batalla de San Jacinto y la Independencia de Nicaragua, dado que esos eventos de nuestra historia ocurrieron para garantizar los derechos a la vida, la libertad, de propiedad y el proyecto de vida de cada ciudadano”.

Para el jurista Nelson Cortez, en Nicaragua al igual que las instituciones del estado han sido secuestradas por el régimen de Ortega, y su partido de gobierno, el FSLN. Esas estructuras también han secuestrado las festividades patrias. “Eso se observa en la forma en que pretenden imponer la bandera del FSLN por encima del pabellón nacional, convirtiendo las Fiestas Patrias en un mitin político partidario, al extremo que restringen el uso y predominio de la bandera azul y blanco”.

Un ejemplo claro de la manipulación del régimen en las Fiestas Patrias, para el abogado, fue en el recorrido de la antorcha centroamericana, la mayor cantidad de banderas que se observaron en el recorrido fue la rojinegra, la del partido sandinista. “Eso ha provocado mayor inconformidad y molestia en los nicaragüenses, porque esa no es nuestra bandera no son nuestros colores patrios. Existe un ambiente de tensión y no festivo”, dijo Cortez.

“Estamos urgidos de una nueva Independencia, la patria está de luto y no existe nada que celebrar, aun así, el gobierno insiste en presentar una cara de normalidad que no existe y que son evidentes en los actos que se realizan en estas fechas”.

Darwin Jirón estableció coincidencias entre los hechos históricos de la Batalla de San Jacinto y el de la Independencia de Nicaragua, con la actual crisis que vive Nicaragua, frente a una nueva dictadura. “En la batalla de San Jacinto se luchó para expulsar las fuerzas extranjeras dirigidas por el filibustero estadounidense William Walker, ahora luchamos para expulsar a países como Cuba, Venezuela, China y Rusia a los que Ortega le ha entregado Nicaragua por intereses políticos y económicos”.

“Hoy buscamos una nueva independencia porque desde que Ortega llegó al poder en 2007, se dedicó a subordinarse al proyecto del Socialismo del Siglo XXI dirigido por los difuntos Hugo Chávez y Fidel Castro, esto enrumbó a Nicaragua a un conflicto geopolítico sin razón, pero como si esto no bastara, entregó parte de nuestro territorio a un "empresario" de nacionalidad China con el tristemente célebre proyecto del Gran Canal, y para completar el sometimiento del país hizo "convenios" con Rusia para convertirnos en un centro de espionaje internacional ruso con la instauración del sistema Glonass, que nos deja muy mal ante el mundo. Nicaragua necesita una nueva independencia y todos debemos esforzarnos y luchar para la construcción de una verdadera república”, aseveró Jirón.

Para Darwin Jirón, antes del 18 de abril 2018, Ortega tuvo todos los elementos para poder instaurar una dinastía, de hecho, considera que ya había avanzado bastante en esa dirección con la imposición de su esposa Rosario Murillo como vicepresidenta de Nicaragua, algo que viola claramente la Constitución. Sin embargo, después del 18 de abril, Ortega perdió todos los elementos; el principal, el control social a través del miedo.

Y es que los nicaragüenses continúan protestando en las calles demandando la salida de la pareja presidencial, pese a la represión.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la actuación de la Comunidad Internacional en el caso venezolano ha sido acertada?

Sí, no se le puede pedir más
Sí, pero falta aumentar la presión contra la dictadura
No, ha sido insuficiente
No, no debe meterse en los asuntos de los venezolanos
ver resultados

Las Más Leídas