@pppenaloza

CARACAS.- El intento de negociación entre el Gobierno y la oposición venezolanos ha fracasado otra vez. Aunque hace tres semanas se destacaban los avances y “acercamientos” en temas clave, todo se derrumbó el miércoles en República Dominicana y las partes no pudieron traer a Venezuela un acuerdo que abriera la posibilidad de encontrar una salida a la crisis.

El presidente dominicano, Danilo Medina, informó que “el diálogo entró en un receso indefinido”, pero el conflicto sigue avanzando sin pausa. Horas después de que naufragaran las conversaciones en Santo Domingo, la jefa del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, anunció que los comicios presidenciales se celebrarán el domingo 22 de abril.

El adelanto de las elecciones, impuesto por la Asamblea Constituyente, se interpretó como una patada a la negociación y terminó por torpedear este esfuerzo. “Rechazamos la decisión del gobierno de Venezuela de convocar a elecciones presidenciales para el primer cuatrimestre de este año. Esta decisión imposibilita la realización de elecciones presidenciales democráticas, transparentes y creíbles, conforme a estándares internacionales y contradice los principios democráticos y de buena fe para el diálogo entre el gobierno y la oposición”, alertó el Grupo de Lima, conformado por 14 países de América.

Pasando por encima de lo hablado con la oposición –donde se pautaban los comicios para octubre- y desafiando a la comunidad internacional, el presidente Nicolás Maduro continúa ejecutando un plan que tiene como único objetivo perpetuar a la revolución chavista en el poder. “Nosotros iremos a las elecciones con ustedes o sin ustedes”, ha dicho a los miembros de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Salir del cerco

La Asamblea Constituyente decretó el adelanto de las elecciones el 23 de enero y –hasta el cierre de esta nota- la MUD aún no ha respondido o fijado posición al respecto. Maduro ya cuenta con slogan, jingle, comando de campaña y hasta nueva plataforma política, llamada Somos Venezuela, mientras que la oposición ni siquiera ha escogido el método para seleccionar a su abanderado presidencial.

“El problema de fondo es que a la oposición le cuesta mucho pensar fuera de la estructura institucional, eso hace que sus dirigentes tengan un pensamiento muy encasillado. A partir de un pensamiento divergente, hay que construir propuestas que sean más rompedoras y que te saquen de esos barrotes institucionales o para institucionales que dibuja el chavismo”, observa la consultora Carmen Beatriz Fernández.

Fernández considera que la MUD debe privilegiar sus intereses y “hacer un juego propio”, que podría incluir la convocatoria a unas primarias donde se midan desde los inhabilitados hasta quienes están en el exilio, y en las que puedan sufragar los venezolanos que residen en el exterior para ungir al líder de la oposición. “Sería una elección en paralelo, con la finalidad de generar un procedimiento que termine emocionando y dibujando el país posible al que apuestas”, describe la directora de DataStrategia.

La experta subraya que las presidenciales del 22 de abril “no deben servir para otorgarle legitimidad a Maduro” y que la alianza opositora debe mantener su cohesión, “fortaleciendo a los partidos políticos, cosa esencial en una dictadura”. A su juicio, más que en las votaciones, la MUD está obligada a pensar en la estrategia que desplegará el “día después” de los comicios.

A la carga

Participar o no participar, he allí el dilema para la Unidad. El politólogo Luis Salamanca reconoce que el régimen chavista disfruta de “todas las ventajas en el tema electoral” por su capacidad de manipular el sistema y el control que ejerce sobre el CNE. “Esta es una elección atropellada, en condiciones leoninas”, enfatiza el académico.

Sin embargo, Salamanca cree que la oposición debe medirse con Maduro y recalca que la mayoría de los venezolanos quiere votar. “Mejor eso que estar de brazos cruzados. La no asistencia provoca una cantidad de perversiones como las que ocurrieron en las elecciones de la Constituyente (donde la empresa que maneja el voto automatizado denunció la alteración del cómputo final). Prefiero generar un proceso político de confrontación con un reclamo en la mano a no tener nada, porque con la abstención no gano nada”, asevera el profesor de la Universidad Central de Venezuela.

El analista sostiene que la MUD podría explotar su “ventaja competitiva” si postula un candidato único, “construye en tiempo récord una maquinaria para defender el voto”, derrota el desánimo, convence a los abstencionistas y enfoca su mensaje en la debacle económica y social que sacude a la nación.

Salamanca aclara que para los promotores del cambio “el futuro no es nada promisorio”, pero afirma que el panorama que enfrenta el mandatario venezolano tampoco es muy halagador. “Sin dinero y con el malestar popular en aumento, Maduro no tendrá gobernabilidad”, concluye.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que se deben modificar las leyes para el porte de armas en EEUU?

Sí, deben ser más estrictas
Sí, debe prohibirse el acceso a armas a civiles
No, deben mantenerse tal como están
No, pero se debe aplicar con mayor rigurosidad
ver resultados

Las Más Leídas