domingo 14  de  abril 2024
CRISIS

Pandillas en Haití desafían a la autoridad y amenazan la transición política

En la capital de Haití operan alrededor de 23 pandillas, que controlan aproximadamente el 80% del territorio

Por REDACCIÓN/Diario Las Américas

PUERTO PRÍNCIPE.- Las pandillas emergen como una amenaza latente durante el período de transición política en Haití. Aunque en apariencia están al margen del proceso, su poderío sugiere una potencial influencia en los acontecimientos, según expertos en la materia.

Estas agrupaciones delictivas han consolidado su poder, arraigándose profundamente en las comunidades locales y atrayendo a una considerable cantidad de jóvenes, capitalizando la desesperación de estos. Su presencia es cada vez más arraigada y su desaparición parece improbable, afirma Ivan Briscoe, quien lidera el programa sobre América Latina y el Caribe del International Crisis Group.

Bajo el escrutinio de la Comunidad del Caribe (Caricom), líderes políticos y figuras prominentes de Haití se reúnen para negociar la configuración de las autoridades transitorias, tras la renuncia del primer ministro, Ariel Henry, anunciada el lunes.

En la capital, Puerto Príncipe, operan alrededor de 23 pandillas, que controlan aproximadamente el 80% del territorio. Estas se dividen en dos grandes coaliciones en conflicto, la "familia G9", liderada por Jimmy Chérizier, conocido como "Barbecue", y el G-Pèp.

"Barbecue", figura pública detrás de recientes actos violentos, lidera probablemente la banda más influyente, compuesta en su mayoría por exagentes de policía.

Estas organizaciones armadas han alcanzado un nivel de profesionalización que les otorga una capacidad de fuego superior a la de la policía local, empleándola en diversos ilícitos como el tráfico y los secuestros con fines de rescate.

Pandillas desafían a la autoridad

En una muestra inicial de su postura, "Barbecue" declaró el lunes su rechazo a un "gobierno formado por Caricom u otras organizaciones internacionales", evidenciando su intención de desafiar la autoridad impuesta desde fuera.

"La seguridad es una prioridad", sostiene Gédéon Jean, director del Centro de Análisis e Investigación sobre los Derechos Humanos (CARDH) de Haití, advirtiendo contra la legitimación de acciones criminales que incluyen violaciones y violaciones de derechos humanos.

Pablo Calderón Martínez, profesor de la North East University de Londres, considera difícil prever una solución rápida para la crisis en Haití, especialmente cuando las organizaciones criminales desafían abiertamente al gobierno y aspiran a un mayor control y legitimidad.

Mientras se espera el despliegue de una fuerza policial multinacional liderada por Kenia y respaldada por Estados Unidos, Francia y Canadá, expertos como Eddy Acevedo del Wilson Center de Washington advierten sobre la posibilidad de que líderes pandilleros como "Barbecue" asuman el control del Palacio Nacional.

En este contexto, el Departamento de Estado de Estados Unidos destaca la urgencia de establecer la ley y el orden en Haití, subrayando la resistencia de las bandas a cualquier acuerdo político que amenace su posición de poder, y la necesidad imperiosa de contrarrestar esta amenaza para restaurar la estabilidad en la nación caribeña.

FUENTE: Con información de AFP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar