BOGOTÁ — El izquierdista Gustavo Petro enfrenta uno de sus primeros retos como presidente electo de Colombia: lograr una mayoría en el Congreso que le permita tener gobernabilidad y sacar adelante su ambiciosa agenda legislativa que incluye reformas fiscal, agraria, al sistema de pensiones y al Congreso mismo.

En las últimas horas Petro logró el apoyo del Partido Liberal que, aunque todavía no se ha declarado de gobierno, tiene gran influencia en las votaciones por ser una de las bancadas más numerosas del Congreso con 14 senadores y 32 representantes a la Cámara.

Te puede interesar

“Esto le permitirá al presidente electo superar un escollo político y poder demostrar que tendrá a su favor una coalición que le posibilite ejercer su condición de partido triunfante en la elección presidencial”, indicó el Partido Liberal en un comunicado.

El partido Liberal, liderado por el expresidente César Gaviria, decidió apoyar en primera vuelta al candidato de la derecha Federico Gutiérrez, mientras que en el balotaje no se decantó por ningún aspirante.

En Colombia es común que los nuevos presidentes logren consolidar al inicio una coalición con mayorías. Petro consiguió en las recientes elecciones legislativas la bancada mayoritaria en el Senado con 20 escaños de su movimiento político Pacto Histórico, logrando un hito para la izquierda. Luego de ganar también fue respaldado por el Partido Verde, de centro, que le sumó 13 escaños más, y el partido Comunes que tiene cinco curules y que está integrado por exguerrilleros del extinto grupo terrorista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que entregaron las armas en 2016 luego de un beneficioso acuerdo de paz firmado con su aliado Juan Manuel Santos.

Para la analista política Sandra Borda, docente de la Universidad de Los Andes, el reto del Congreso será tener una independencia reflexiva en la que estén en condiciones de acompañar lo que le convenga al país y de criticar y visibilizar lo que esté mal.

“No sé si a la comunidad internacional les dé tanta tranquilidad que Petro pueda avanzar tan tranquilamente, porque justamente está el temor de que ese reformismo no vaya en la dirección que ellos aprecian. Hay que ver cuál va a ser el contenido de las políticas a las que le va a dar respaldo el Congreso y a cambio de qué”, dijo Borda a The Associated Press.

Aún con buenos números a favor de Petro, el senador izquierdista Iván Cepeda -uno de los más cercanos al presidente electo- no canta victoria. Sin embargo, dijo a AP que van por buen camino y que esto “abre paso a lo que hemos llamado el acuerdo nacional, se crea un ambiente favorable para avanzar en ese diálogo”.

Petro ha insistido en lograr un “acuerdo nacional”, aunque todavía no está claro cómo se llevaría a cabo. Según Cepeda, buscaría consensos sobre las "reformas" que requiere el Estado para resolver los problemas del país en materia política, social y económica.

“La convocatoria es muy amplia a todos los sectores que tienen un peso en la sociedad colombiana, en el mundo político, empresarial y sectores populares”, aseguró.

La elección de Petro, quien mantuvo en campaña un discurso contra las élites, ha generado incertidumbre en buena parte del 47% del electorado que votó por el magnate de bienes raíces Rodolfo Hernández y que se oponía a que el país estuviera gobernado por primera vez por la izquierda.

Para Borda será fundamental el anuncio del nuevo ministro de Hacienda para dar tranquilidad a algunos sectores en Colombia y la comunidad internacional, pero sobre todo a los mercados.

La otra clave estará en quién liderará a la oposición en el Congreso. Por norma, en Colombia quien ocupe el segundo puesto en la elección presidencial tiene derecho a un escaño en el Senado como garantía para que ejerza oposición. Hernández anunció que aceptará su curul y se declaró en independencia “en ejercicio de un claro mandato que me dio la ciudadanía que en la primera vuelta votó por el cambio que representé, completamente independiente”.

Petro, en todo caso, enfrentará la oposición del Centro Democrático, el partido liderado por el expresidente Álvaro Uribe (2002-2010) que cuenta con una bancada numerosa y es el partido de gobierno del presidente conservador Iván Duque, quien entregará el poder el 7 de agosto.

Tampoco contará con el apoyo del Partido Conservador que indicó que no se unirá a la coalición de gobierno porque doctrinariamente tiene una posición antagónica con las ideas de izquierda del presidente electo.

“Sería un contrasentido que el conservatismo... termine coincidiendo con el antagonista de ayer”, indicó su presidente Omar Yepes en un comunicado.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.91%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.71%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.38%
22933 votos

Las Más Leídas