MANAGUA.- El régimen del gobernante Daniel Ortega y la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia en Nicaragua aprobaron este miércoles una hoja de ruta de nueve puntos en el inicio de una nueva mesa de negociaciones con el que se busca una salida pacífica a la crisis sociopolítica que vive el país.

El nuncio apostólico en Nicaragua, Waldemar Stanislaw Sommertag, quien junto al cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes actúan como testigos de esas negociaciones, explicó a los periodistas que en la primera sesión se trabajó en la aprobación de la hoja de ruta, "que constituye la normativa del funcionamiento de la negociación".

Te puede interesar

"De la propuesta inicial de doce puntos, se logró la aprobación de nueve", dijo el religioso, sin precisar y no aceptó preguntas de los medios.

Miembros del equipo negociador de la Alianza Cívica había dicho a los periodistas que durante la jornada de este miércoles definirían la agenda, la metodología de trabajo y analizarían propuestas de quiénes pueden actuar como facilitadores y como garantes.

Asimismo, el nuncio afirmó que las partes acordaron celebrar una segunda sesión este jueves.

Nicaragua instaló este miércoles una nueva mesa de negociaciones para superar de forma pacífica la crisis sociopolítica que vive desde abril, sin la participación del mandatario Ortega ni de su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, como sí ocurrió en un primer intento fallido de diálogo en mayo pasado.

Durante la jornada, el nuncio apostólico transmitió un saludo y la oración del papa Francisco a la apertura de las negociaciones y su deseo para que se resuelva la crisis sociopolítica del país con responsabilidad y por el bien de todos.

Por su lado el secretario general de la OEA, Luis Almagro, anunció desde Washington que el organismo podría actuar como "garante" del diálogo en Nicaragua, donde considera que es posible alcanzar una "solución nicaragüense" a la crisis que ha dejado cientos de muertos y de detenidos.

El Consejo Permanente de la OEA ha comenzado a aplicar la Carta Democrática Interamericana a Nicaragua, lo que podría culminar con su suspensión del organismo continental.

Durante la instalación de la mesa de negociaciones, la Alianza Cívica reafirmó que exigirán la liberación de los detenidos por protestar contra el régimen y el restablecimiento de las libertades, derechos y garantías previstos en la Constitución Política.

También unas reformas electorales que garanticen unas elecciones justas, libres y transparentes, y justicia para las víctimas de las violentas protestas que comenzaron el 18 de abril de 2018.

La delegación del régimen es encabezada por el canciller Denis Moncada, los diputados oficialistas Edwin Castro, José Figueroa y Wilfredo Navarro, el magistrado judicial Francisco Rosales, y el dirigente estudiantil Luis Andino.

La delegación de la Alianza Cívica es encabezada por el académico y antiguo embajador en Estados Unidos Carlos Tünnermann, y también la integran los presidentes de las dos principales patronales de Nicaragua, José Adán Aguerri y Mario Arana, respectivamente.

Además, el director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), Juan Sebastián Chamorro, el político opositor y exvicecanciller José Pallais, y el líder estudiantil Max Jérez.

Las negociaciones se desarrollan a puertas cerradas en la sede del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae), al sur de la capital.

Nicaragua sufre una grave crisis que ha dejado 325 muertos desde abril, de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque algunos grupos locales humanitarios elevan a 561 las víctimas mortales, mientras que el Ejecutivo solo reconoce 199 y denuncia un intento de golpe de Estado.

FUENTE: Con información de EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Considera que el régimen cubano está relacionado con la droga hallada en Panamá dentro de unos contenedores con destino a Turquía?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas