Nicolás Maduro anunció la puesta en marcha del Programa para la Recuperación Económica con el que aspira a derrotar la hiperinflación y acabar con una larga recesión en la que el PIB acumula 20 trimestres consecutivos de caída.

“El país sí tiene camino y es el nuevo Programa de Recuperación que será el eje de la gran revolución económica, del gran cambio que vamos a experimentar, vamos a vivir y vamos a protagonizar los venezolanos a partir del 20 de agosto en adelante”, dijo el gobernante de Venezuela la noche del pasado 17 de agosto.

El ajuste contempla devaluación de la moneda y la puesta en marcha de un sistema donde el dólar tendrá un solo precio, incremento de impuestos, alza en el precio de la gasolina y aumento del salario.

En concreto en el campo tributario el impuesto sobre el valor añadido (IVA) aumentará cuatro puntos porcentuales y se ubicará en 16% con exenciones para productos y servicios básicos; las empresas de mayor envergadura deberán hacer anticipos mensuales del impuesto sobre la renta y se creará un tributo para pechar a los 1.300 venezolanos con mayores ingresos.

El Banco Central realizará tres subastas semanales de divisas en un mecanismo donde la moneda estadounidense fluctuará libremente desde una cotización que implica un salto de 2.000% en la tasa oficial, la gasolina que actualmente se cotiza a 0,00002 centavos de dólar aumentará hasta ubicarse al precio internacional (en torno a un dólar), el salario mínimo se elevará en 5.900% y diez millones de familias se beneficiarán de un bono que repartirá el gobierno.

¿Cuáles son los aspectos más importantes a evaluar del programa?

1) La creación de dinero

La hiperinflación venezolana obedece principalmente a que el gobierno tiene una brecha entre el ingreso y el gasto por el orden de 20% del PIB y recurre a la creación de dinero para cubrirlo. Esta inyección de fondos que no tiene mayor base se traduce en más recursos detrás de pocos bienes y por ende deriva en un meteórico incremento de precios.

De acuerdo a la medición que realiza la Asamblea Nacional en los últimos doce meses los precios registran un aumento promedio de 82.766%, por lo tanto, es vital que el gobierno detenga la creación de dinero a fin de derrotar a la hiperinflación.

Nicolás Maduro afirmó que acabará con el déficit en las cuentas públicas y a partir de ahora habrá una disciplina fiscal estricta. No obstante, analistas señalan que a través del aumento de impuestos el gobierno recibirá pocos ingresos extra porque tras cuatro años de recesión las ventas de las empresas han caído de manera importante, mientras que el incremento del salario eleva el gasto del Estado por la gran cantidad de trabajadores públicos, a lo que se agrega el reparto de bonos.

Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, afirma que “el gobierno anuncia una meta de déficit fiscal cero. Eso no está mal. Y se anuncian nuevos impuestos, pero también una subida de gastos vía salarios y bonos. El tamaño del déficit es de 20 puntos del PIB y no va a reducirse significativamente a pesar de la devaluación, nuevos impuestos y eventual aumento de gasolina. La meta de déficit cero no es creíble y por ende, tampoco la eliminación del financiamiento monetario”.

José Guerra, quien se desempeñó como gerente de investigación del Banco Central y actualmente es miembro de la Comisión de Finanzas de la Asamblea, indica que “¿Cómo se va a financiar el aumento salarial de más de 3.000% y los bonos? Van a seguir emitiendo dinero, habrá más inflación”.

En un entorno donde el gobierno continúe emitiendo dinero, la hiperinflación seguirá su curso.

2) Sequía de divisas

Nicolás Maduro afirmó que pondrá en marcha un mercado cambiario donde la moneda estadounidense fluctuará y estará anclada al petro, una unidad de cuenta que tiene el valor de un barril de petróleo. El Banco Central tiene pautado realizar tres subastas de dólares a la semana.

A fin de estabilizar la economía y que se recupere la confianza en la moneda es crucial que se estabilice el tipo de cambio. ¿Existen condiciones para alcanzar esta meta?

Las reservas internacionales del Banco Central, es decir, el tanque de divisas disponibles para estabilizar el mercado se encuentra en niveles históricamente bajos y la producción de petróleo, el producto que provee 96 de cada 100 dólares que ingresan al país, es 42% menos que en julio de 2015.

La posibilidad de que la administración de Nicolás Maduro reciba financiamiento por parte de la banca internacional es prácticamente nula porque el país no ha podido cumplir con el pago de la deuda en divisas y presenta atrasos por el orden de 4.500 millones de dólares. Al mismo tiempo las sanciones de Estados Unidos dificultan el margen de maniobra.

“Se habla de que el Banco Central va a realizar subastas. ¿A subastar qué si no tiene suficientes reservas? Simplemente habrá mucha demanda y poca oferta”, dice José Guerra.

En ese escenario el gobierno tendría que aceptar que el precio del dólar se dispare o racionar la venta de divisas, con lo que seguiría existiendo el mercado negro.

Todo apunta a que sin financiamiento internacional y el respaldo de organismos multilaterales como el Fondo Monetario Internacional será imposible estabilizar el tipo de cambio.

3) La gasolina

El presidente de Venezuela adelantó que aumentará el precio de la gasolina en un país donde históricamente el precio del combustible ha sido el más bajo del mundo. “Quiero crear un sistema de subsidio directo a usted, el dueño del automóvil y establecer un mecanismo donde el precio de la gasolina sea a precio internacional”, dijo.

Al tipo de cambio oficial los venezolanos pagan por un litro de gasolina de 95 octanos 0,00002 centavos de dólar y 0,000004 centavos por uno de 91 octanos y anualmente el Estado desembolsa un subsidio que gira en torno a 10 mil millones de dólares por el costo que asume al no exportar el combustible y prácticamente regalarlo en Venezuela.

Además, hay que tomar en cuenta que diariamente miles de litros de gasolina se filtran a Colombia y las islas del Caribe a través del contrabando.

Si bien el incremento en el precio del combustible podría generarle ingresos al gobierno y disminuir la brecha entre ingresos y gastos que tiene el presupuesto, aún se desconoce de cuánto será el subsidio que se entregará de forma directa y el precio exacto al que se cotizará la gasolina.

El ministro de comunicación, Jorge Rodríguez, afirmó que “El pueblo venezolano seguirá pagando la gasolina más barata del mundo, aunque tendremos precios internacionalizados, el pueblo recibirá el subsidio por la gasolina”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que Estados Unidos es un lugar más seguro luego del 11 de septiembre de 2001?

No
No lo sé
ver resultados

Las Más Leídas