LA HABANA.- Turistas canadienses se quejaron de las malas condiciones de infraestructura y el coste de 150 dólares por día, en el Hotel Playa Paraíso, ubicado en Cayo Coco, donde debieron cumplir un aislamiento por COVID-19 al llegar a Cuba.

"Parece un lugar abandonado. Había arañas por toda mi cama", dijo Audray-Ann Lapointe, de 19 años.

Te puede interesar

"Al final de mi aislamiento, me cobraron por una consulta médica que nunca tuve", agregó según reseña Diario de Cuba.

Por su parte, Guylaine Pellerin, de 21 años, dijo que la estancia en el hotel de aislamiento fue "como una pesadilla. Hay basura por todas partes. Es como una pequeña cárcel. Una enfermera entró en nuestra habitación, se quitó la máscara y preguntó si podía usar nuestro baño".

Laurianne Gagné, de 22 años, contó que en su habitación no había jabón ni papel higiénico. "Lo hemos estado pidiendo durante dos días", dijo. Solo tenían una sábana en la cama y las lagartijas deambulaban por el apartamento.

"El ambiente es pesado. Todos están molestos, asustados y preocupados. No es seguro. Ponemos una silla frente a nuestra puerta. Estamos preocupados, y nuestras familias también", agregó.

Según las jóvenes, el Hotel Playa Paraíso está lleno de quebequenses con COVID-19. Cuando llegaron, se les prometió que se harían pruebas diarias hasta que su carga viral fuera lo suficientemente baja como para regresar a Canadá. Sin embargo, sólo tenían derecho a una prueba PCR cada cinco días.

"Parece que lo están haciendo a propósito para que nos quedemos más tiempo. Por eso no quieren que nos examinen", dijo Gagné.

La canadiense contó que se arriesgaron y ofrecieron dinero a un médico después de escuchar que algunas personas estaban sobornando a los trabajadores de la salud para que dieran negativo. "Nos dijo que no necesitaba el dinero, pero que recibiría un beso a cambio. Cuando se dio cuenta de que otro médico lo había escuchado, retiró su propuesta".

Las canadienses lamentaron la falta de honestidad de las agencias de viajes ante la situación epidemiológica de Cuba. "Mi agencia de viajes, Voyage à Rabais, me dijo que no había ningún caso de COVID-19 allí y que el problema estaba en Québec. No tuvimos ninguna advertencia, no esperábamos eso en absoluto", dijo Guylaine Pellerin.

"Sunwing nos dijo que no hubo casos en Cuba, pero sí brotes en todos los balnearios. Nos mintieron", dijo Audray-Ann Lapointe.

Las tres jóvenes turistas, que regresaron a Québec este 3 de enero, recomendaron cancelar o posponer el viaje a Cuba. "Si hubiera sabido que íbamos a estar en estas condiciones, nunca habría ido", dijo Lapointe.

No es la primera vez que turistas canadienses se quejan de la mala atención y el coste del aislamiento por COVID-19 en Cuba. "Una estafa, un horror", dijo Claudia Gagné el año pasado sobre su estancia en Varadero.

"Estuvimos siete días en Cuba, de los cuales tres fueron presos. Las vacaciones se arruinaron sin remedio. Ninguno de los empleados se disculpó siquiera con nosotros", dijo también la turista rusa Natalya Savina sobre su viaje soñado a la Isla en 2021.

FUENTE: Con información de Diario de Cuba

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.8%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.76%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.45%
12345 votos

Las Más Leídas