El pasado 21 de noviembre, en Venezuela se llevó a cabo nuevamente otro proceso electoral. En esta ocasión unas elecciones regionales con un resultado que a nadie que tenga buena memoria, toma de sorpresa.

Queda claro además, que esta vez el régimen no sólo manipuló y usó la buena voluntad de un sector del pueblo venezolano que bajo una especie de hipnosis acudió a las urnas, sino también se burló de los Partidos Políticos con los que negoció participar en comparsa ante la farsa electoral.

Te puede interesar

Ahora bien, por qué luego de 22 años a un sector de la sociedad venezolana le cuesta tanto entender que haya ganado la mayoría de las gobernaciones y alcaldías el régimen, o hubiese ganado la mayoría la oposición, en ambos casos es Maduro el que se beneficia a la final, a nivel de imagen política ante la comunidad internacional con un proceso electoral de este tipo: Irreal, sin garantías, manipulado, infiltrado y simulado. Queda él como un demócrata y gracias a la participación de la propia oposición.

Responden las elecciones a la propaganda política de falsa normalización del país, para incidir en el ánimo y percepción de los organismos internacionales y evitar la imputación luego de la fase de investigación actualmente en proceso en la Corte Penal Internacional.

No se extrañen que se inventen pronto otro récord Guinness, ¿El de mayor número de Bodegones y Casinos por hectáreas? Porque el Guinness de mayor número elecciones también lo tienen ya.

Ahora bien, ¿qué escenario de lucha le queda al venezolano? Hay varios frentes de lucha. Uno fundamental, es el impulsar desde todos los espacios posibles, las denuncias contra Nicolás Maduro ante la Corte Penal Internacional y ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Pero en especial, en el mencionado Tribunal de la Haya.

Una vez condenado Maduro mediante sentencia en el referido organismo internacional, el aislamiento a su régimen por parte de la Comunidad Internacional será necesariamente al unísono y con efectos más profundos -no en virtud del reconocimiento político a un gobierno interino como en 2019 (60 países)-, sino esta vez por razones de Derecho Internacional Público. Es allí cuando veremos un desmoronamiento contundente de las bases del Narcorégimen.

Es el momento para que la ciudadanía venezolana organizada políticamente, tome el timón de la dirección política de la lucha en nuestro país, para impulsar todas las acciones que dinamiten al régimen, a espaldas de rutas que sólo oxigenan y legitiman a la Narcodictadura genocida.

¡Dios ayude a Venezuela!

¡Fe y Lucha!

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.92%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.29%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.79%
65357 votos

Las Más Leídas