sábado 15  de  junio 2024
SALUD

¿Es necesario dormir 8 horas por día para un buen descanso?

La calidad del sueño es más relevante que contar las horas, según investigadores. El tiempo ideal varía según el individuo en respuesta a varios factores

Por Yolanda Ojeda

MIAMI.- Si bien los expertos recomiendan dormir una cantidad de 8 horas por la noche, la calidad del descanso y la ausencia de interrupciones podrían ser más importantes para algunas personas, según revelaron investigadores.

Dormir este período de horas se ha convertido en una regla dentro del decálogo de los hábitos para una vida más saludable.

No obstante, esto podría ser difícil de alcanzar debido al ritmo de vida moderno, que en muchos casos obliga realizar actividades nocturnas que perjudican el sueño o a causa de tendencias arraigadas en la cotidianidad de cada persona. En la mayoría de los casos no cumplir con este propósito genera preocupación cuando más bien, de acuerdo a lo que sugieren los estudios, se debería estar procurando atender la calidad del sueño.

De acuerdo el Instituto Nacional de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, lo más recomendable para un adulto es dormir de siete a nueve horas por noche: “Los adultos que duermen menos de siete horas por noche pueden tener más problemas de salud que aquellos que duermen siete horas o más por noche”, explican. En tanto, establecen que dormir más de nueve horas por noche “no es necesariamente perjudicial y puede resultar útil para los adultos jóvenes, las personas que se están recuperando de la falta de sueño, y las personas enfermas”.

Calidad del sueño

Sin embargo, la calidad del sueño es más relevante que contar las horas del descanso, indicó la directora de investigaciones de trastornos del sueño de la Clínica Cleveland, Reena Mehra.

La especialista reconoció que enfocarse conscientemente en procurar dormir una cantidad de horas determinadas puede ser contraproducente, lo que suma estrés al proceso natural del sueño.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) señalan que un sueño de calidad se define por episodios que incluyen "sin despertares frecuentes y que la cantidad de horas de sueño que necesita cada persona podría ser una característica heredada".

Así, el tiempo de sueño nocturno ideal varía según el individuo por factores genéticos y otros motivos, que hacen necesario un enfoque personalizado.

Dormir bien, un símbolo de estatus

En la actualidad, lograr esas ocho horas de descanso se ha convertido en un símbolo de estatus, incluso apoyados por dispositivos tecnológicos que activan la campana de no cumplimiento, convirtiéndose en muchos casos en una obsesión.

Shelby Harris, profesora clínica asociada de neurología y psicología en el Albert Einstein College of Medicine, enfatiza que mantener patrones y rutinas de sueño es más importante que obsesionarse con las mencionadas ocho horas. Harris recalca que es vital mantener cierta flexibilidad con este tema y en la evaluación considerar la calidad de la cantidad del tiempo que dormimos.

Necesidades de sueño distintas para cada persona

Un estudio del Centro Nacional de Información Biotecnológica (NCBI, por su sigla en inglés) que analizó la cantidad ideal de sueño concluyó: “Las recomendaciones sobre la duración del sueño emitidas por las autoridades de salud pública son importantes para la vigilancia y ayudan a informar a la población sobre intervenciones, políticas y conductas de sueño saludables. Sin embargo, la cantidad ideal de sueño requerida cada noche puede variar entre diferentes individuos debido a factores genéticos y otras razones, y es importante adaptar nuestras recomendaciones caso por caso”.

Otro equipo de investigadores de Frontiers, la tercera editorial de investigación y plataforma de ciencia abierta, analizó dos estudios para determinar los efectos de dormir demasiado tiempo. Los participantes tuvieron la oportunidad de dormir 14 horas por noche y en el otro, pudieron dormir 12 horas por noche, y otras cuatro horas durante el día.

Los participantes durmieron durante períodos de tiempo más largos durante las primeras una a tres noches mientras recuperaban el sueño pérdido que habían acumulado. Luego, no obstante, ningún individuo durmió consistentemente más de 10 horas.

Los expertos afirman que la mejor acción respecto al sueño es relajarse y recordar que los seres humanos siempre han podido dormir pacíficamente antes de la llegada de medicamentos y tecnología.

“La presión que nos ponemos a nosotros mismos está empeorando el sueño”, concluyó Harris, quien subraya la importancia del descanso sin añadir presiones adicionales.

[email protected]

FUENTE: THE WALL STREET JOURNAL /INFOBAE /  CLEVELAND CLINIC / REDACCIÓN DIARIO LAS AMÉRICAS

Temas

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar