miércoles 24  de  julio 2024
SALUD MENTAL

Falta de sueño podría aumentar riesgo de síntomas depresivos

Un estudio genético determinó que las personas que duermen cinco horas o menos de forma habitual, tienen 2,5 más de probabilidades de desarrollar depresión

Por Lydnel Reyes

MIAMI.- Tener pocas horas de sueño o dormir mal puede tener una serie de consecuencias negativas para la salud mental, física y emocional.

Durante mucho tiempo, los científicos se han preguntado si la falta de sueño lleva a un estado de depresión o si es la depresión la que provoca que las personas duerman menos.

Pero un estudio genético liderado por investigadores de la University College de Londres (UCL) ha revelado que dormir menos de cinco horas por noche de forma habitual podría aumentar las posibilidades de desarrollar síntomas depresivos.

La autora principal de la investigación, Odessa Hamilton, del Instituto de Epidemiología y Atención de la Salud del UCL señaló que la duración subóptima del sueño y la depresión, frecuentemente ocurren juntos, “pero el dilema de qué viene primero sigue sin resolverse. Usando la susceptibilidad genética a la enfermedad, determinamos que probablemente el sueño precede a los síntomas depresivos, en lugar de lo contrario", enfatizó.

Análisis

Según reseña Health Day, para llevar a cabo este último estudio, los investigadores analizaron datos genéticos y de salud de más de 7,000 de 65 años, recopilados en el estudio longitudinal sobre envejecimiento ELSA, un informe de población representativo a nivel nacional en Inglaterra.

Los expertos utilizaron los resultados de estudios anteriores de asociación de genomas completos que habían identificado miles de variantes genéticas asociadas un mayor riesgo de depresión y sueño, para evaluar la fuerza de la predisposición genética entre los participantes.

Asimismo, para asegurarse de que sus resultados fueran consistentes, el equipo observó la vinculación no genéticas entre los síntomas depresivos y la duración del sueño.

Hallazgos

Entre los hallazgos encontraron que aquellas personas con una mayor predisposición genética a dormir poco, tenían más probabilidades de desarrollar síntomas depresivos en un plazo de cuatro a doce años.

A su vez, el informe publicado el 20 de octubre en la revista Translational Psychiatry, detalla quelas personas con una mayor predisposición genética a la depresión no tenían una mayor probabilidad de sufrir de sueño corto.

Los expertos constataron, también que, las personas que dormían cinco horas o menos tenían 2,5 veces más probabilidades de desarrollar síntomas depresivos, mientras que las personas con síntomas depresivos tenían un tercio más de probabilidades de sufrir de sueño corto.

Dormir mucho también aumenta riesgo de depresión

Por otra parte, en otro análisis no genético, los investigadores encontraron una relación entre dormir mucho y desarrollar síntomas depresivos.

Dormir más de nueve horas por noche, también estaba relacionado con el desarrollo de síntomas depresivos. Las personas que dormían mucho tenían 1,5 veces más de probabilidad de desarrollar síntomas depresivos que aquellos que dormían un promedio de siete horas”, precisa el análisis.

Sin embargo, los síntomas depresivos no se asociaron con dormir más tiempo, según el análisis.

El factor genético

Tanto el estilo de sueño como la depresión son hereditarias de una generación a otra. Distintos estudios previos han sugerido que la depresión es aproximadamente en un 35% genética y que estas diferencias heredadas explican el 40% de la variación en la duración del sueño.

Las duraciones de sueño corto y largo, junto con la depresión, son principales contribuyentes a la carga de salud pública que son altamente heredables", manifestó por su parte otra de las autoras , la Dra. Olesya Ajnakina, del Instituto de Epidemiología y Atención de la Salud de UCL y del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia del King’s College de Londres.

“Se piensa que los puntajes poligénicos, índices de la propensión genética de un individuo para un rasgo, son clave para comenzar a entender la naturaleza de la duración del sueño y los síntomas depresivos”, agregó Ajnakina en un comunicado de prensa de UCL.

Por último, Andrew Steptoe, profesor involucrado en el estudio, enfatizó que “el sueño subóptimo y la depresión aumentan con la edad, por lo que consideran de vital importancia entender el mecanismo que conecta ambos fenómenos”.

Finalmente, este estudio sienta una base para futuras investigaciones sobre la intersección de la genética, el sueño y los síntomas depresivos. Puesto que cada vez se da más importancia a la necesidad de establecer hábitos de sueño saludables para evitar futuras posibles consecuencias negativas”, añadió.

@Lydr05

FUENTE: Con información de la revista Translational Psychiatry y Health Day

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar