Los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo ganan terreno entre los usuarios, sin embargo, estas prácticas ponen en riesgo la salud y en especial el corazón. Así lo aseguró el doctor Francisco Pérez, director médico de Laboratorios Calox International en una entrevista publicada en Emen.

Una vida llena de grasas saturadas y poco ejercicio, eleva el riesgo de enfermedades cardiovasculares, que se contabiliza como la principal causa de muerte en todo el mundo.

El riesgo de problemas cardiácos se puede reducir hasta en 28% si se fortalecen lso vasos sanguíneos con una rutina de caminata diaria y una alimentación rica en verduras y frutas.

Los ejercicios que ayudan a mejorar la capacidad cardiovascular son los llamados aeróbicos, porque aumentan la velocidad y profundidad de respiración y hacen al cuerpo quemar calorías de forma continua. Incluyen las caminatas, trote, carreras, ciclismo y natación.

“Para mantener la calidad de vida se debe hacer como mínimo 30 minutos de caminata 3 veces a la semana, restringir el consumo de grasas saturadas, se deben ingerir vegetales, frutas y verduras, y abandonar otros hábitos como el cigarrillo y el alcohol”, indicó el galeno.

Otro aliado: El ácido acetilsalicílico

Según detalló el Pérez, el ácido acetilsalicílico, el doctor “una pequeña dosis diaria (de 75 a 81 miligramos) es generalmente la primera opción para prevenir una enfermedad cardíaca o accidente cerebro cardiovascular”.

Se trata de un inhibidor de la actividad plaquetaria, que evita que estas pequeñas células que circulan en la sangre se adhieran unas a otras en forma exagerada y formen trombos o coágulos en el interior de un vaso sanguíneo, que son una de las principales causas de un infarto al miocardio, lo que minimiza en un 30% adicional esta posibilidad, explicó.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas