Puede que hayas escuchado que “a los 40 todo se comienza a caer” o que “los 40 son el final de la juventud”. Yo también lo escuché y me asusté, pero al desarrollar mi movimiento "Los 40 son los nuevos 20", me di cuenta de que no necesariamente tiene que ser así: a los 40 puedes estar físicamente en forma, quizás hasta mejor que en tus 20.

También es bueno decir que para eso se necesita mucha disciplina, compromiso, trabajo mental, motivación y algo de sacrificio; pero la energía, alegría y ganas de vivir que sientes al estar sana y en forma, definitivamente valen la pena. El ejercicio es uno de los pilares de mi vida, y por eso hoy quise traerte estos consejos simples para aprovechar al máximo tus rutinas de entrenamiento en tus 40.

Te puede interesar

  • Si tienes el hábito de hacer ejercicio desde hace tiempo, tus rutinas de ejercicios a los 40 no serán muy diferentes. Pero si eres principiante, es importante ir paso a paso, especialmente porque a esta edad se incrementa el riesgo de lesiones en músculos, articulaciones y huesos.
  • Las principiantes pueden empezar con algo de cross training (entrenamiento cruzado), o ejercicio cardiovascular vigoroso como caminata, bicicleta, natación, de 20 a 30 minutos, dos o tres veces por semana.
  • A los 30 años comenzamos naturalmente a perder masa muscular, por eso es esencial practicar con regularidad el entrenamiento de fuerza o resistencia (con pesas), al menos tres veces a la semana. En cuanto al peso, si quieres adelgazar y tonificar, utiliza poco peso y haz más repeticiones (de dos a tres series de 10 es suficiente). Esto también te ayudará a prevenir la pérdida de densidad ósea que conduce a la osteopenia y osteoporosis.
  • Siempre hay que calentar bien antes de comenzar. Haz al menos 15 minutos de estiramientos para aumentar la movilidad de las articulaciones y equilibrar la postura antes de ejecutar cualquier rutina. Si tienes poco tiempo, haz al menos siete minutos, pero nunca entrenes sin calentar antes.
  • Recomiendo enfáticamente beber suficiente agua durante el día y especialmente durante el entrenamiento para prevenir la deshidratación. Otra bebida que es maravillosa para antes, durante y después del ejercicio es el agua de coco, ya que ayuda a aumentar de forma natural la energía y la masa muscular, quemar la grasa y reabastecer los electrolitos perdidos.
  • Siempre es bueno contar con la asesoría de un entrenador calificado o de un programa de ejercicio que te guíe paso a paso. Recuerda hacerte una revisión médica general antes de comenzar y de alimentarte sanamente para que veas los frutos de todo tu sudor y esfuerzo.

www.lauraposada.com

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la posibilidad de que los maestros de Florida estén armados en las aulas para prevenir ataques?

Las Más Leídas