lunes 8  de  julio 2024
RESEÑA

"A fuego lento", donde se cuecen sabores y buenos momentos

El restaurante, ubicado en Doral, ofrece una carta que fusiona la barbacoa tradicional venezolana y la cocina cantonesa

Diario las Américas | GRETHEL DELGADO
Por GRETHEL DELGADO

MIAMI.- Como dice el refrán, "lo bueno se cuece a fuego lento". Y el reconocido presentador Carlos Adyan lo tiene muy claro. Los mejores resultados llevan años de sacrificio. Así lo demostró con su nuevo emprendimiento, el restaurante A fuego lento, en Doral, que ostenta el eslógan “Mismo sabor, nueva experiencia”.

Y es que la cocina es un espacio de alquimia donde conviven la paciencia y el amor por la comida. El tiempo es simbólico en la trayectoria de Carlos Adyan, que trabajó como mesero por varios años y, con mucho tesón, llegó a su lugar ideal: los medios de comunicación. El acto de compartir una comida es también un espacio de comunicación, y este nuevo paso llega en el momento perfecto para Adyan.

Un sueño hecho realidad

En mayo de este año el conductor de programas como “En casa con Telemundo” y “Pica y se extiende”, dio inicio a un nuevo proyecto empresarial. Lo hizo junto a amigos y su esposo Carlos Quintanilla. Aunque es todo un desafío, dijo que “ha sido un sueño hecho realidad”.

Dicen los que saben que no puedes cocinar si no te gusta la gente. Y para Carlos Adyan, con su carisma y sencillez, esta es la mejor manera de conocer y dialogar con amigos y clientes. Le acompañan en este camino los expertos culinarios Yran e Yrabel Romay.

Este restaurante fusiona la barbacoa tradicional venezolana y la cocina cantonesa, que incluye carnes a la parrilla y métodos de cocción con leña comúnmente utilizados en la cocina de Venezuela, donde las carnes se marinan con una combinación de diferentes especias y salsas tradicionales.

Además, Carlos Adyan tiene un hermoso proyecto para la tarima, que ofrece música en vivo, y es que pretende aprovechar ese sitio para darle la oportunidad a artistas locales para que compartan sus propuestas musicales o de comedia con los comensales.

Para comer

El local, abierto todos los días de la semana, tiene una decoración sobria y elegante, con énfasis de luz en esas zonas “calientes” del local, como la barra, la tarima para los músicos y la cocina. En distintas zonas, en pantallas estratégicamente ubicadas, no falta el fuego, leitmotiv del restaurante, o como diría el poeta Leigh Hunt, “el más tangible de todos los misterios visibles”.

Nos traen la carta y cuesta decidir entre opciones que van desde distintos cortes de res, pasando por cerdo, pollo, pescado, y con opciones de pastas y hamburguesas especiales. Como es jueves de karaoke tienen una oferta ideal para compartir, una jarra de sangría que promete complacer a grandes grupos.

Cortesía/Restaurante A fuego lento
Guacamole and pork belly crunch.

Guacamole and pork belly crunch.

Abrimos con entrantes y, por qué no, probamos las Arepitas de Chicharrón. Nos dejamos seducir por el Queso Fuego, que viene con un acertado toque de miel. También optamos por el House Pork Belly, que es horneado y toma un día entero en prepararse, de ahí que cuando los comensales se llevan a la boca un bocado de este plato están saboreando la delicia del tiempo.

Aunque los platos se preparan a fuego lento, el servicio se realiza a toda velocidad, y no faltan oportunos consejos de los meseros, ideas para compartir entre amigos, y ese vino perfecto para maridar con las carnes.

Un cantante sube a la tarima con su inseparable copa de vino “para calentar motores” y comienza un diálogo con los asistentes, que piden canciones que les traen buenos recuerdos para que la experiencia sea aún más inolvidable.

Seguimos con los platos principales. El mesero nos recomienda la Parrilla Premium con cortes de carne personalizados. “¿Será suficiente?”, pregunta alguien en nuestra mesa. Cuando llega la tabla de madera personalizada con el logo del restaurante, se hace un silencio, y después estallan las risas: “Vamos a reventar”. La Parrilla Premium es una fiesta de sabores: picanha, filete de falda, fillet mignon, short ribs, chorizo, queso de mano y aguacate. Los acompañantes: pico de gallo, yuca frita y maduros.

También probamos el Cantonese BBQ Pork Loin, para degustar esa fusión venezolano-cantonesa que define al restaurante, y lo acompañamos con arroz frito de la casa. La carne de cerdo, jugosa y en su punto ideal, se eleva con las salsas que nos propone, acertadamente, la mesera: guasacaca (que lleva aguacate y cilantro), salsa picante, salsa de ajo y chimichurri. Tip: vale la pena probar la yuca con cada una de estas salsas.

De beber

El bar es un mundo aparte, con una identidad muy curada, y un mixólogo a cargo de desarrollar creativos cócteles. Además de los clásicos, encontramos el cóctel Ni tan Santa, que hace un guiño al ron Santa Teresa, o La Mula, con vodka de tamarindo.

Probamos el cóctel Un japonés latino, que habla de la esencia mixta del local, con mezcal y sake, endulzado con un sirope simple. Tip para los amantes del cerdo: lleva como decoración una corteza de cerdo que invita a mezclar los sabores.

Cortesía/Restaurante A fuego lento
Uno de los cócteles del restaurante A fuego lento.

Uno de los cócteles del restaurante A fuego lento.

El postre

Esta historia tiene un epílogo dulce. El reto del postre es atinar con la delicadeza y la perfección, pues en este punto el comensal está casi repleto, de ahí la importancia de la tentación en la oferta de postres. Lo diré en pocas palabras: no hubo quejas en la mesa cuando llegaron el Nutella Cheesecake y el Tres Leches.

También degustamos, entre dos personas, un Cheesecake de chocolate que viene presentado encima de una espiral de crema de leche como decoración. Ojo, con cuidado, porque es tan delicioso que la otra persona te dirá “no toques mi cheesecake”. No es broma, lo dijo de verdad. Este postre es ideal combinado con ese café expreso de despedida.

La famosa Guía Michelín, que premia con estrellas a los mejores restaurantes del mundo, califica cada nivel con frases. Aquellos que tienen tres estrellas se llevan este piropo: “Merece el viaje”. A fuego lento merece el viaje.

Dirección: 7780 NW 25th St. Doral, FL 33122. Puede conocer más sobre la oferta gastronómica del restaurante en su página web y en Instagram.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar