jueves 26  de  enero 2023
CINE

Adam Driver sorprende en Cannes como poeta de lo cotidiano en "Paterson"

<p>Una película especial, obra maestra para algunas, simplemente aburrida para otros, con la que Jarmusch realiza un particular homenaje a la poesía a través de la figura del poeta y médico William Carlos Williams</p>

CANNES.-EFE

Tras la explosión de popularidad generada por ser el nuevo malo de la saga Star Wars, Adam Driver cambia completamente de estilo con un personaje tan cotidiano como poético en Paterson, de Jim Jarmusch, con el que sorprendió hoy en la competición oficial de Cannes.

Una película especial, obra maestra para algunas, simplemente aburrida para otros, con la que Jarmusch realiza un particular homenaje a la poesía a través de la figura del poeta y médico William Carlos Williams, originario de Paterson (Nueva Jersey), que tituló como su ciudad natal una de sus principales obras, nombre además del protagonista y título del filme.

Jarmusch encontró en Driver el actor perfecto para el papel porque no es analítico, "es reactivo y muy intuitivo, no analiza mucho las cosas", lo que era perfecto para un personaje que se deja llevar, lo que no le impide disfrutar de lo que pasa a su alrededor.

Frente al trabajo "mucho más externo" que tuvo que hacer en Star Wars, Driver tuvo que mirar más hacia su interior para Paterson, y simplemente seguir un "guion tan bueno y los personajes tan claros que la dificultad estaba en no salirse de él".

"No hay que explicar todo, el público debe descubrir las cosas", explicó Driver sobre una película que muestra siete días en la vida de Paterson, un tranquilo conductor de autobús y poeta de lo cotidiano es capaz de escribir sobre las cerillas, y su novia Laura, una extrafalaria artista obsesionada por el blanco y el negro.

La cámara sigue de forma cadenciosa la vida de la pareja en una narración opuesta a los grandes dramas de Hollywood.

Jarmusch busca que el espectador se deje llevar por las imágenes como si mirara por una ventana, la de la vida de esta pareja y el pequeño mundo que los rodea en las pequeñas calles de su decadente y pequeña ciudad natal, lugar de nacimiento de Williams o Allan Ginsberg.

"Una vida muy estructurada que le permitía evadirse por momentos en la poesía y escuchar todo lo que pasa a su alrededor", explicó Driver, que precisó que su acción principal fue "escuchar a los otros y desplazarme en el medioambiente que vivía".

"Estaba ahí, escuchaba, testimoniaba, así recogía informaciones útiles, pero todo lo demás estaba en el guion". Era, señaló, como ser "en cierta manera miembro de la audiencia de una película, algo muy emocionante".

Junto a él la iraní Golshifteh Farahani (Laura) que en la rueda de prensa seguía sin entender por qué Jarmusch la eligió a ella de entre las miles de actrices que podía haber contratado.

Feliz de la experiencia, Farahani consideró que la película trata sobre gente que vive el presente sin dejarse llevar ni al futuro ni al pasado. "Esta pareja vive cada cosa en el momento en que pasa, Paterson más internamente y Laura más externamente, y tienen una gran empatía y un eterno amor

Una actriz que es, aseguró Jarmusch, como su personaje, "radiante, cálida, inteligente, brillante y preciosa".

Habitual de Cannes, donde ha presentado casi todos sus filmes desde que presentó en 1984 Stranger than paradise, que se llevó la Cámara de Oro a la mejor ópera prima, Jarmusch compite de nuevo este año por la Palma de Oro con Paterson.

Un cineasta que defendió hoy con vehemencia el cine en las salas. "No creo que el cine en salas esté pasado de moda, me gusta ir y disfrutar de la oscuridad, quizás soy un dinosaurio, pero para mí es importante preservar el cine, conservar las viejas películas". 

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar