MIAMI.- “La maternidad es ese terremoto que te lleva al caos de la identidad total”, asegura la escritora mexicana Jazmina Barrera, quien analiza cómo ese proceso en la mujer transforma sus relaciones con su cuerpo, con su pareja, e incluso con su profesión, como fue caso de la actriz y presentadora colomboamericana Adriana Cataño, quien se enteró de que sería madre a solo días de establecerse en Hollywood para cumplir su sueño de posicionar su carrera como actriz en Los Ángeles.

“La noticia me tomó por sorpresa porque no fue planificado, sin embargo, fue una bendición que asumí con muchísima alegría, ya que el instinto maternal lo tenía muy desarrolla desde joven, época en la que incluso quise ser maestra de kindergarten”, recordó Adriana Cataño en entrevista con DIARIO LAS AMÉRICAS, quien asegura que la llegada de Gabriella, su primogénita, fruto de su relación con el actor mexicano Jorge Salinas, transformó radicalmente su vida.

Te puede interesar

“Mis prioridades cambiaron. Antes de la llegada de mi hija prácticamente trabajaba siete días a la semana para impulsar mi carrera, y cuando tuve a Gabriella comencé a vivir y a trabajar mucho menos, y solo estaba enfocada en que cada proyecto fuera impulsado para y por ella, es decir, para darle una vida digna, un buen ejemplo y un mejor porvenir”, dijo la actriz, que en la década de los años 90 se encontraba en el punto más álgido de su carrera como modelo, no obstante, decidió cancelar todos sus contratos laborales en el extranjero para permanecer en Miami asumiendo la tarea de educar a su hija como madre soltera.

“Mi madre ha sido una mujer ejemplar. Siempre ha querido lo mejor para mí. Es muy trabajadora y profesional. Es una mujer muy fuerte que ha enfrentado cosas muy difíciles en su vida y nunca se ha dado por vencida. Es una mujer de Dios y de familia. Me siento muy orgullosa de tenerla como mamá… ella es mi mayor inspiración”, dijo Gabriella Cataño-Salinas, quien conmemora el Día de la Madres junto a Adriana, celebrándola por su doble rol de madre y padre a la vez.

“Tuvo que ser estricta, disciplinada, relajada, divertida. Ser la buena y la mala, y en cada rol fue la mejor”, aseguró la joven, quien a parte de desarrollar una carrera como presentadora y actriz, es graduada de Psicología de la Universidad Internacional de la Florida (FIU, por su sigla en inglés) y cuenta con una maestría en Mercadeo de redes sociales.

Educando entre luces y sombras

Más allá del romanticismo que acompaña la maternidad, cada mujer enfrenta este proceso como uno de los retos más importantes de su vida. Una etapa no exenta de dificultades y más en un contexto de competencia laboral, atenazada por la presión de la farándula y el asedio de la prensa amarillista.

“Fue una tarea difícil educar a mi hija en ese contexto. Recuerdo que en la casa de mis familiares y en la mía, jamás veíamos televisión en español para que Gabriella no se enterara de ninguna demanda o chisme del espectáculo. En ocasiones ella iba a casa de alguna amiguita y veían televisión en español y se enteraba de los chismes. Incluso una vez en un supermercado vio una portada de una revista con un titular muy negativo sobre su padre, y eso la afectó. Sin embargo, hice todo lo posible por protegerla. Siempre le hable bien sobre su padre y eso es lo más importante cuando hay hijos tras una ruptura”, dijo la actriz, quien reconoce que si pudo ejercer la maternidad y seguir desarrollando su carrera profesional fue gracias al apoyo incondicional de su madre y su familia.

Paciencia y fe

A la par de las transformaciones sociales y de género, hoy en día también ha cambiado la forma en la que se percibe y se ejerce la maternidad, representando una tarea mucho más integral en un mundo cada vez más confuso y abrumador.

Así lo concibe Gabriella, razón por la que su conciencia sobre criar, proteger y formar a los hijos requiere de una entrega y dedicación absoluta que por lo pronto no se siente preparada para asumir.

“Algún día, si Dios lo permite, sé que seré una madre increíble como lo ha sido mi madre, pero cuando tenga un hijo quiero dedicarle el mayor tiempo posible como lo hizo mi mamá conmigo, y en estos momentos estoy muy enfocada en mi carrera”, dijo la joven presentadora, quien además ejerce como modelo, maquillista profesional y youtuber trabajando en los mercado hispano y americano siempre siguiendo los consejos y la guía de su madre.

“A través de los años, mi madre me ha dado miles de consejos, pero últimamente el más poderoso que me ha dado es que siempre confíe en Dios y en su tiempo que es perfecto y divino. Cuando me siento estresada o ansiosa por alguna razón, recuerdo esto y me ayuda bastante”, finalizó Gabriella, quien junto a su madre impulsa Catano Beauty, la marca de cuidado facial vegana creada y liderada por Adriana Cataño.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.98%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.76%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.26%
16892 votos

Las Más Leídas