MIAMI.- Tal vez la presencia de grandes sábanas de plástico que protegen cultivos en la zona o esa mala manera que tenemos de magnificar a unos e ignorar a otros ha colocado a Almería fuera de las guías turísticas. Pero lo cierto es que esta tierra andaluza, y muy española, cuenta con un sinfín de lugares que admirar y disfrutar.

Viniendo de las Alpujarras, donde pueblos parecen colgar en las alturas de Sierra Nevada, encontramos el Desierto de Tabernas, que fue meta de la película Vivir es fácil con los ojos cerrados, realizada por el director español David Trueba.

Te puede interesar

Tabernas, con grandes rocas y planicies alucinantes que semejan parajes de otras latitudes, ha sido testigo de grandes producciones de Hollywood.

A solo 30 km de Almería, unas 18 millas, un yip 4x4, de RollingAlmeria, lo lleva por llanos y cortijos abandonados, por 35 euros, para apreciar de cerca los contrastes de la naturaleza y conocer lugares donde largometrajes, desde películas de vaqueros hasta secuencias de Indiana Jones, fueron realizadas.

A primera vista, el paisaje accidentado impresiona. Entre laderas y caminos que colindan con multicolores y caprichosas formaciones rocosas y espacios descampados, la naturaleza, con el cúmulo de millones de años, no para de sorprender.

Cuesta arriba y cuesta abajo, da igual, los ojos no paran de apreciar la singularidad del lugar.

Cuentan los arqueólogos que la zona formó parte del mar y que por ello hoy podemos observar sedimentos y vestigios marinos.

Otra vez cuesta arriba, frente a un inmenso escampado, que tiene características de valle, descansa sobre una inmensa colina el Castillo de Tabernas, de origen árabe, construido en el siglo XI, cuando los musulmanes controlaban esas tierras.

Si sube la colina podrá apreciar el paisaje conmovedor de buena parte del desierto y conocer una parte importante de la liberación del territorio ibérico, tras 700 años de ocupación árabe.

Almería

Cuesta abajo definitiva, rumbo al mar, y tras entrar en la Autovía del Mediterráneo, llegamos finalmente a la ciudad de Almería que, al pasar por un túnel, desemboca en una impresionante vista panorámica de la localidad.

Según cuenta la historia, la ciudad de Almería nació como barrio marítimo de una próspera colonia árabe que fue fundada hace más de 1.000 años.

La alcazaba, construida en forma de castillo, figura entre las mayores fortificaciones construidas por los árabes y es el lugar de mayor atracción en la ciudad, no solo por su importancia histórica sino porque requiere subir una empinada escalera, desde donde se observa toda la localidad hasta el mismísimo Mediterráneo.

Andar por Almería, a lo largo de calles encrucijadas, percibimos la vida de una ciudad apacible, colmada de historias de gente muy trabajadora.

Entre los atractivos de Almería destaca además la Catedral de la Encarnación, con su amplia plaza repleta de terrazas donde comer y beber.

El templo católico, construido en siglo XVI, tiene aspecto de fortaleza, dada la necesidad de la época, cuando piratas y otros asaltantes atacaban el lugar.

No obstante, el interior del santuario denota unas líneas de gótico tardío que llaman la atención, así como su capilla mayor que resalta con un retablo en estilo barroco que acapara la vista.

Conmovedora es la visita a los refugios subterráneos de Almería, que fueron construidos para proteger a la población a raíz de bombardeos durante la Guerra Civil.

Con cuatro kilómetros de longitud, bajo las calles de la ciudad, con quirófano y bodega para alimentos, los refugios fueron albergue y salvación para unos 40.000 habitantes.

Gastronomía

Además de las típicas tapas españolas, con tortilla, chorizos, quesos y jamones, hay verduras y frutas muy bien cultivadas en los alrededores.

Entre los platos típicos destaca el caldo de pimentón, que es una sopa caliente, tradicionalmente preparada con boquerón o sardinas y patatas cocidas, a lo que añaden pimientos.

Mirando al mar, no es de extrañar que uno de los principales recursos de la cocina almeriense sea el pescado y el marisco.

Al igual que en el resto de la costa andaluza y mediterránea, la cocina de Almería denota una amplia gama de platos hechos a la plancha, fritos o en salsa.

Mar

Si de mar se trata, la costa de Almería es tierra de contrastes. Hay playas prácticamente vírgenes, abruptos acantilados y pueblitos que parecen mantener la apariencia árabe.

Entre todo, resalta Cabo de Gata, que es un lugar con pocas construcciones, árido y de origen volcánico, que corre a lo largo de 60 km (37 millas) y alberga acantilados y fondos marinos catalogados entre los de mayor calidad en el litoral mediterráneo español.

Jhernandezdiariolasamericas.com
@JesusHdezHquez

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.84%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.63%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.53%
27260 votos

Las Más Leídas