lunes 13  de  mayo 2024
ENTREVISTA

Anuncian conferencia sobre Julián del Casal en Miami

A propósito del 160 aniversario del nacimiento del poeta cubano Julián del Casal, Emilio de Armas ofrecerá una charla el 7 de octubre en Miami

Por SERGIO ANDRICAIN

MIAMI— En 2023 se cumplen 160 años del natalicio de Julián del Casal y 130 de su muerte. Por esta razón, la Fundación Cuatrogatos y Artefactus Cultural Project han invitado a Emilio de Armas a dar una conferencia sobre su vida y su obra que tendrá lugar el sábado 7 de octubre, a las 8:30 p.m., con entrada libre, en la sala Artefactus (12302 SW 133rd Ct, Miami, FL 33186).

Nacido en Camagüey, Cuba, el poeta, investigador literario y traductor Emilio de Armas se graduó de Letras en la Universidad de La Habana en 1972. Posteriormente cursó un doctorado en Lengua y Literatura Españolas en la Universidad Internacional de la Florida, en Miami, ciudad donde radica. En 1979 publicó su primer libro de poesía, titulado La extraña fiesta, al que seguirían Reclamos y presencias, Sobre la brevedad de la ceniza, Otro golpe de dados, Una sola palabra y La vida que has escrito, entre otros.

Como investigador y crítico literario, De Armas se ha especializado en las obras de Juan Clemente Zenea (cuya novela El primer amor editó y publicó en 2015) y José Martí (cuyos Versos libres editó y publicó en 2019). Otro autor cubano que ha investigado a lo largo de los años es Julián del Casal. En 1978, su estudio “Julián del Casal, crítico de la sociedad colonial habanera”, participó en un coloquio internacional convocado en 1978 por la Universidad de Toulouse-Le Mirail (Francia) y apareció en el volumen Cuba. Les étapes d’une libération, publicado en 1979 por dicha institución. En 1981 dio a conocer el estudio biográfico Casal y, en el 2005, publicó una compilación de cartas del autor de Hojas al viento, Nieve y Rimas y Bustos.

A la espera de la conferencia –y de la nueva edición, revisada y ampliada de su biografía de Casal–, conversamos con De Armas acerca de este importante poeta, precursor del modernismo en la literatura latinoamericana y uno de los más singulares personajes de la cultura cubana del siglo XIX.

¿Cómo y cuándo “descubriste” a Julián del Casal? ¿Qué te atrajo de su poesía?

Estábamos en la década de 1960 y era yo un estudiante de bachillerato en el Instituto de Camagüey.

La ideología comunista se imponía en todas las esferas de la vida pública, y el control de la enseñanza era uno de los principales objetivos de esta ideología. Maestros y profesores de larga y admirada ejecutoria perdían sus cátedras o enfrentaban presiones crecientes. Tuve la fortuna de contarme entre las últimas promociones de estudiantes que asistieron a las clases de literatura cubana e hispanoamericana de la Dra. Onelia Roldán, una dama inclaudicable en sus principios éticos, y una profesora admirable por su cultura y su capacidad de compartirla. Una tarde, Onelia inició su clase hablando de un poeta cubano que había sido capaz de vivir y de escribir como sus ideales estéticos le dictaban, en abierta oposición a la mediocridad social e intelectual de La Habana de finales del siglo XIX, y nos presentó a Julián del Casal, en la famosa caricatura en que aparece ataviado como un japonés de bigotes desafiantes, y nos leyó su poema “Nihilismo“, donde dice: “Ansias de aniquilarme sólo siento / o de vivir en mi eternal pobreza / con mi fiel compañero, el descontento, / y mi pálida novia, la tristeza”.

Lo que me ocurrió después parece haber “estado escrito”. Yo solía visitar una “librería de viejo”, muy cerca de la iglesia de La Soledad, en busca de autores y de títulos que ya no se encontraban en otros sitios. Allí había encontrado una selección de ensayos de Séneca, libros de Thomas Mann, de Stefan Zweig, y nada menos que El Doctor Zhivago, de Pasternak, junto con la Lolita de Nabókov. Volví poco después de aquella clase, y allí estaba esperándome un volumen sobriamente encuadernado en azul, con letras en oro, y hojas de un papel que parecía de otra época. El título: Poesía. El autor: Julián del Casal, en una edición limitada de cincuenta ejemplares. El precio: un peso cubano, con el rostro de Martí en el anverso. Ese libro me ha seguido hasta el día de hoy, como la poesía de Casal.

¿Qué te animó a escribir y publicar la primera biografía de Casal?

Cuando ingresé en la universidad, ya sentía y sabía que era necesario escribir sobre Casal, no tanto para exponer la alta calidad de su poesía —pues esto ya lo habían hecho algunas de las principales figuras de la cultura cubana—, sino para señalar la importancia del poeta como autor y actor inseparable de esta cultura. La idea de escribir su biografía —en caso de que fuera posible— empezó a imponérseme por su propio peso. Pero yo tenía entonces 18 años, y la cabeza llena de otros muchos proyectos —por darles un calificativo menos dramático a los sueños—, de modo que la biografía de Casal iba y venía entre mis lecturas, que también iban y venían entre la poesía hispanoamericana, la española, la inglesa y, más en general, la poesía europea de los siglos XIX y XX, lo que me resultó un eficaz antídoto contra la llamada “poesía comprometida”, que ya se promovía como la única apropiada para los jóvenes cubanos. Creo que este rechazo de las “recetas” aceptables me acercó aún más a Casal, que nunca transigió con la cultura canónica de su época.

El interés por la figura de Casal parece aumentar a medida que pasan los años, ¿a qué lo atribuirías? ¿A su obra, a su atormentada vida, a lo que se desconoce sobre él?

Creo que a los tres factores, tan bien definidos en la pregunta. Su obra está escrita desde y dentro del ideario de la poesía francesa e hispanoamericana de su época, que es la época del llamado “fin de siglo”, un momento “dorado” y al mismo tiempo dramático de la cultura occidental, un momento que iba a romperse durante la primera guerra mundial. Este complejísimo proceso se expresa con fascinante lucidez y belleza en el libro El mundo de ayer, un libro de memorias escrito por Stefan Zweig desde la perspectiva de una pérdida irremediable. Casal era un poeta de la cultura occidental, como después lo serían Juan Ramón Jiménez, Rainer María Rilke, Giorgos Seferis, Ottakar Milosz, cada uno de ellos escribiendo en lenguas distintas, pero desde el ideario de una sola cultura, que nació o al menos se concretó en Grecia, y que tal vez está muriendo hoy en las trincheras de Europa oriental.

La atormentada y enigmática vida de Casal, para resumir los otros dos factores planteados en la pregunta, fue su respuesta a las contradicciones de su personalidad humana y literaria dentro de las contradicciones de su mundo, agravadas por la descomposición del sistema colonial español en Cuba. Lo que desconocemos sobre él fue y es lo que él quiso guardarse de sí mismo y para sí mismo —algo que todo ser humano hace de alguna manera—, y que yo decidí respetar al escribir su biografía. No creo en ningunas de las teorías que han pretendido explicarlo, como ser humano y como poeta, a la imprecisa y cambiante luz de las teorías académicas.

Martí y Casal fueron destacadas figuras del modernismo: ¿hay zonas de su poesía que se tocan? ¿Qué coincidencias y diferencias destacarías entre sus poéticas?

Los “paralelos” entre Martí y Casal, entre Darío y Martí, entre Casal y Darío —o entre los tres— han servido para conformar muchos programas académicos, y para encasillarlos a los tres en una concepción cultural de Hispanoamérica como una especie de imitación de lo francés (que sería el estímulo) y de rechazo al Norte, a los Estados Unidos (que serían la amenaza). De este modo, los tres se integrarían en una especie de poética de la autoafirmación, motivada en ambos casos por factores externos. Pero si nos damos cuenta de que los tres tienen tanto en común con Ralph Waldo Emerson, Edgar Allan Poe y Walt Whitman (del otro lado de la Frontera Sur), entonces es posible entender el modernismo como lo que verdaderamente fue: no un esfuerzo hispanoamericano tardío por ponerse al paso de Europa —es decir, de la Francia de vanguardia o de postvanguardia—, sino el primer gesto protagónico de una cultura simplemente americana, donde dos lenguas y dos tradiciones occidentales concurrían en una formidable y contradictoria manifestación de empuje continental.

¿Cómo definirías la poética de Casal?

Para mí, la poética de Casal responde a un intransigente esteticismo ético, es decir, a una opción por la belleza como expresión de los más altos valores humanos, y en conjunción con tales valores según su cultura y la nuestra, la occidental, que es esencialmente humanista, crítica, inclusiva, constructiva y abierta a todas las ideas y formas arraigadas en la libertad individual dentro de la libertad social.

Conferencia Julián del Casal: 160 aniversario de su natalicio.

Viernes 7 de octubre de 2023.

Hora: 8: 30 p.m.

Lugar: Sala Artefactus, 12302 SW 133rd Ct, Miami, FL 33186.

Entrada gratuita

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar