MIAMI— Por fin llega, en la lengua de Cervantes, el clásico Astrología horaria, que nos adentra en un universo de señales maravillosas. Los apuntes de su autor, William Lilly (1602-1681), publicados originalmente en 1647 con el título Christian Astrology, tienen una increíble permanencia en el tiempo y constituyen una base para quienes se acercan a los entresijos de la astrología.

Ediciones Obelisco, la casa editorial responsable de esta edición, plantea que William Lilly, probablemente el astrólogo inglés más famoso de todos los tiempos y el que predijo el incendio de Londres de 1666, nos ha legado en este libro las bases de la astrología horaria o predictiva. Con más de treinta ejemplos, Lilly nos enseña cómo levantar un tema horario y cómo interpretarlo correcta y rápidamente.

Te puede interesar

The Great Fire of London, de Josepha Jane Battlehooke, de 1675. Uso libre.
The Great Fire of London, de Josepha Jane Battlehooke, de 1675.

The Great Fire of London, de Josepha Jane Battlehooke, de 1675.

La astrología horaria no sólo es ideal para realizar predicciones o tomar decisiones rápidas, sino que es un verdadero oráculo, facilísimo de consultar en todo momento y que nos señalará infaliblemente, si lo interpretamos de acuerdo con los datos que nos proporciona este libro, qué pautas hemos de seguir, qué debemos evitar o cómo debemos de proceder frente a una situación conflictiva.

Como acota la editorial, Astrología horaria “es la primera obra que se publica en castellano del padre de la astrología europea moderna”. Para sus seguidores, era un "Merlín inglés"; para sus detractores era un "mago malabarista e impostor".

Hay que señalar como uno de los aciertos de la editorial la inclusión del prólogo a una reedición de 1852, a 205 años de la primera salida del libro. En este texto, escrito por Zadkiel (seudónimo del astrólogo inglés Richard James Morrison), quien hace una apología del trabajo de Lilly, además de lanzar no pocas críticas a quienes, en su momento -hablamos del siglo XIX- tenían prejuicios en torno a la práctica de la astrología. De ahí que se definiera como “insensible a los mezquinos intentos de los críticos que deseen derramar sobre mí las aguas de la vituperación o el ridículo”. Estas breves líneas nos dan una idea del florido pero elegante lenguaje del prologuista.

William Lilly nació el 1 de mayo de 1602 en Diseworth, Leicestershire, Inglaterra. Era un apasionado del misterio de los astros, estudiaba durante “doce, quince o dieciocho horas”, revisaba textos antiguos, buscaba respuestas en el cielo, y en ocasiones quemaba sus libros presa de la frustración. Quería ver más allá de su entorno en el siglo XVII. Y dibujó jeroglíficos que apuntaban al futuro. Era tan iluminado que en 1666, cuando se cumplió su predicción de 1651 relacionada con el incendio en Londres fue llamado a dar explicaciones ante un severo Parlamento y permaneció 13 días “bajo la custodia del oficial del Orden”.

Poco antes de morir sufrió una fluxión (acumulación patológica de líquidos en el organismo) y quedó totalmente ciego. Falleció el 9 de junio de 1681.

william lilly- Ediciones Obelisco.
El autor William Lilly.

El autor William Lilly.

Astrología horaria es un viaje a “la ciencia de predecir el futuro” que incluye tablas para calcular los natalicios, una Gramática de la Astrología, explicaciones en detalle del significado de los planetas y su conexión con los signos, además de la naturaleza, los lugares, los rasgos esenciales y las enfermedades de los signos.

Por ejemplo, al hablar del Sol menciona que solo tiene casa en el signo de Leo, “durante el día gobierna a la triplicidad de Fuego; es decir, Aries, Leo y Sagitario”. Agrega que “siempre está directo y jamás debe ser considerado como retrógrado. Es un planeta masculino y diurno, sinónimo de fortuna siempre que esté bien dignificado”. Sobre las profesiones, escribe que personifica a los reyes, magistrados, gobernadores, jefes de policía y otros. Y entre las enfermedades más comunes cita las del cerebro y el corazón.

Cuando se enfoca en los signos, es muy detallado al describirlos, y a veces se nota un enorme derroche de imaginación, aunque no resta belleza al texto. Dibuja a Aries como un signo “masculino, diurno, móvil, cardinal y equinoccial”. Las “jaquecas, los dolores de muelas y de cabeza y la calvicie” son los puntos débiles. Los lugares designados por Aries son aquellos “donde pastan las ovejas y el ganado, así como refugios y tierras recién cosechadas”. La complexión física es de “huesos fuertes” y entre los países regidos por Aries destaca a Dinamarca, Inglaterra y Polonia.

Lilly explica cómo dar respuesta a las numerosas preguntas que puede hacer un consultante, como “¿volveré a ver a mi hijo?”, “¿dónde está mi objeto perdido?” o “¿volverá sano después de la guerra?” Para eso prepara al lector desde el inicio, con su “Epístola al estudiante de astrología”, en la que brinda consejos que rebasan el marco de los estudios astrológicos, como: “aprende todos los ornamentos de la virtud”; sé humanitario, cortés, familiar con todos, fácil de acceder”; “no aflijas al desgraciado con el terror de un dictamen cruel”; “sé parco al emitir juicios contra la riqueza común en la que vives”; “sé fiel, tenaz, no traiciones los secretos de nadie”; y “no te desalientes si hablan mal de ti”.

Como último detalle en esta especie de degustación literaria, cabe resaltar una lista que relaciona las partes del cuerpo regidas por los doce signos.

  • Aries: La cabeza y la cara.
  • Tauro: El cuello y la garganta.
  • Géminis: Los brazos y los hombros.
  • Cáncer: El pecho y el estómago.
  • Leo: El corazón y la espalda.
  • Virgo: Los intestinos y el vientre.
  • Libra: Los riñones y el lomo.
  • Escorpio: Los órganos sexuales.
  • Sagitario: Las caderas y muslos.
  • Capricornio: Las rodillas y corvas.
  • Acuario: Las piernas y tobillos.
  • Piscis: Los pies y los dedos de los pies.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.86%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.73%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.41%
23229 votos

Las Más Leídas