GEYSELL CISNEROS
gcisneros@diariolasamericas.com
@geycisne

El intérprete Carlos de la Mota, que ha sobresalido en producciones televisivas como Mañana es para siempre y Lo que la vida me robó, llega cada noche a las 9 p.m., a la pantalla chica de Univision para conquistar a la audiencia en la piel de Valentín, personaje que encarna en la telenovela Tres veces Ana. 

“Este ha sido un gran reto para mí. Es el personaje más complicado que he tenido que interpretar en mi carrera porque aparenta ser una persona tierna, que ha salido adelante a pesar de su condición que lo ata a una silla de ruedas, pero en realidad se esconde detrás de esa máscara para conseguir lo que se propone”, expresó De la Mota a DIARIO LAS AMÉRICAS.

El rol que desempeña requirió gran entrega y dedicación, por lo que tuvo que prepararse con mucha disciplina.

“Como actor considero que es complicado encarnar a una persona con parálisis, no solo por la carga emocional que representa, sino por el entrenamiento físico que se necesita para lucir lo más real posible. No fue nada fácil poder controlar mi cuerpo”, resaltó.

Aunque Valentín resulta angelical a primera vista, de la Mota confesó que sorprenderá a todos por el cambio tan radical que sufrirá su carácter.

“Creo que el público no está preparado para descubrir la verdadera identidad de Valentín. La audiencia apenas se está empapando de mi personaje, que es una caja de sorpresas. Es maravilloso que exista esa complicidad, en la que no todo está dicho y con la que todos tenemos la capacidad de imaginar, y predecir lo que sucederá a lo largo de la trama”, agregó.

La experiencia, que ha adquirido durante su carrera actoral, ha posibilitado que De la Mota sea más cuidadoso al momento de elegir un personaje para interpretar. No solo porque pretende llenar sus expectativas, sino por la satisfacción de poder identificarse con cada uno de ellos.

“Después de ciertos años en la industria, comienzas a identificarte más con un tipo de papel. Creo que llega un momento en el que no solo aceptas el personaje por sus características propias, sino por la intensidad de la historia en la que participa y por el nombre de sus productores. Cuando todo es to confluye en un mismo lugar, no hay manera de rechazar la oferta”, comentó.

Un ejemplo de sus acertadas elecciones fue cuando interpretó a Refugio en Lo que la vida me robó, un joven soñador con grandes valores, que le regaló el cariño de la audiencia mexicana y de otras partes del mundo.

“Fue una telenovela en la que tuve la oportunidad de compartir el set con Angelique Boyer, Sebastián Rulli y otros grandes artistas. Mi personaje fue de esos que cualquier actor quisiera interpretar. Era una mezcla de locura con pasión y valentía que dejó en mí huellas muy profundas. El personaje de Refugio definitivamente me marcó”, afirmó.

Aunque su profesión es la arquitectura, no tardó en percatarse de que lo que realmente le hacía feliz era el medio actoral, en el que ha sabido pulir su nombre.

“Desde pequeño me sentí identificado con el medio artístico y participaba en obras del colegio, pero no seguí mi instinto hasta después de graduado, cuando me llamaron para participar en una producción, en donde descubrí que podía actuar y también cantar. Cada vez más me fui vinculando con el arte y dejando atrás mi profesión, hasta que la vida me premió con la oportunidad de dedicarme completamente a lo que me apasiona”, acotó.

Aunque De la Mota ha participado en teatro musical, telenovelas y películas, y tiene la capacidad para definir cuál lo complementa mejor, le resulta complicado elegir un solo género artístico.

“Es difícil escoger un ámbito cuando tu vida es el arte. Para un actor, el teatro siempre va a ser la base de todo y el lugar que lo prepara para después poder afrontar otros proyectos. La televisión es un medio maravilloso lleno de sutilezas con el que puedes proyectar tu imagen. Todo se relaciona y cada rama complementa a la otra”, resaltó.

Por las telenovelas, ámbito en el que su nombre brilla con luz propia, el intérprete expresó su eterna gratitud.

“Amo el género de las novelas y creo que siempre tendrán lugar en los hogares, porque el amor es el hilo conductor y a todos nos gusta tener esa sensación. Me parece bien que se experimenten con otro tipo de contenido como las series, porque eso significa que la industria tiene la capacidad de crecer y adaptarse a los nuevos tiempos”, puntualizó.

Como parte de sus proyectos más recientes, De la Mota participó en la película Loki 7, junto a sus colegas David Chocarro, Manny Pérez e Isaac Saviñón, entre otros, y bajo la dirección del realizador Ernesto Alemany.

“Todos nos involucramos en la producción de la cinta. Es una comedia de humor negro que narra la historia de siete amigos, que se relacionan con personas peligrosas que tienen conexiones con la mafia y se enfrentan a situaciones extremas en Punta Cana”, destacó. 

LEA TAMBIÉN:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas