domingo 18  de  febrero 2024
ESCENA

"Don Carlos" de Verdi llega a la Met en francés original

La Met Ópera de Nueva York presenta la versión original en francés por primera vez luego de 217 representaciones de la versión más conocida como "Don Carlo"

David Rosen entró en la Bibliothèque-Musée de l’Opéra National de Francia en el verano de 1968 y solicitó el material original del estreno de “Don Carlos” de Giuseppe Verdi en la Ópera de París en 1867.

Cuando recibió la copia manuscrita de la partitura de la ópera, el musicólogo encontró varios cortes, incluido un pasaje desconocido en un dúo clave entre el rey Felipe II y Rodrigo, el marqués de Posa, que faltaba en la partitura de Verdi. El pasaje fue borrado por Verdi antes de la noche de estreno para permitir que el público tomara el último tren de la noche a los suburbios, a las 12:35 a.m.

“Estaba escondido a simple vista”, dijo el profesor jubilado de Cornell, de 83 años, a The Associated Press.

La Ópera Metropolitana presenta la versión original en francés por primera vez luego de 217 representaciones de la versión italiana ampliamente revisada y traducida, más conocida como “Don Carlo”. La octava y última función, el 26 de marzo, se transmitirá a cines de todo el mundo.

“El color del idioma está más arraigado en lo que hacemos en francés”, dijo Yannick Nézet-Séguin, director musical francocanadiense de la Met. “Las consonantes son muy expresivas en francés. Puedes alargarlas más. También puedes acortarlas. Puedes hacer que exploten. Y siento que esto cambiará sutil pero consistentemente la impresión que tendrá el oyente al escuchar una gran melodía de Verdi. En italiano, por supuesto, las consonantes son importantes, pero están mucho más arraigadas en las vocales”.

“Don Carlos”, el segundo encargo que París hizo a Verdi después de “Les vêpres siciliennes" ("Las vísperas sicilianas)” en 1855, se adhirió a la gran ópera que exigían los parisinos: cinco actos, incluido un ballet. La adaptación de la Met utiliza el libreto original de Joseph Méry y Camille du Locle, que incluye elementos de “Don Carlos” de Friedrich Schiller, más un primer acto en el bosque de Fontainebleau y un tercero quemando herejes basado en la obra de Eugène Cormon “Philippe II, Roi d’Espagne" (Felipe II, rey de España).

La Met también restauró muchos elementos de la original.

Seis cantantes superiores son imprescindibles: una soprano (Sonya Yoncheva), una mezzosoprano (Jamie Barton), un tenor (Matthew Polenzani), un barítono (Etienne Dupuis) y dos bajos (Eric Owens y John Relyea).

El drama familiar es digno de una serie de Netflix. Carlos, el Príncipe de Asturias, está comprometido con la francesa Élisabeth de Valois, pero la Paz de Cateau-Cambrésis exigía que Élisabeth se casara con el padre de Carlos, Felipe de España. La princesa Eboli, miembro de la corte, tiene una aventura con Felipe; Carlos confronta a su padre con una espada cuando defiende a los flamencos, y Rodrigo se pone del lado del rey y hace que su amigo entregue el arma. El rey está atrapado entre su propio poder y el de la Iglesia Católica, ejercido por un gran inquisidor ciego de 90 años.

“Don Carlos” es la ópera más larga de Verdi, con más de cinco horas sin cortes, con intermedios. El ensayo del 24 de febrero de 1867 incluyó 3 horas y 47 minutos de música que se extendieron hasta las 12:23 a.m., y para el ensayo del 9 de marzo, la música se redujo en 19 minutos, según la investigación de Andrew Porter, citando a La Gazzetta Musicale di Milano y L’Art Musical.

Tras los descubrimientos de Rosen y Porter, Ricordi publicó una edición completa para piano y voz de Ursula Günther en 1974 que incluía versiones ensayadas en 1866 y 1867, el estreno del 11 de marzo de 1867 y la segunda función dos días después junto con revisiones de 1884 y 1886.

El “Don Carlos” de la edición crítica de Verdi de 31 volúmenes de The University of Chicago Press será editado por Gabriel Dotto y probablemente contendrá una partitura de París y ediciones italianas de cuatro (Milán 1883) y cinco (Módena 1886) actos. Dotto dijo que su tarea es decidir qué recortes se hicieron a instancias de Verdi y cuáles “se impusieron por razones completamente pragmáticas”.

El Met tomó materiales de ensayo de 1866 y 1867 y la noche de apertura como fuentes, y los entrelazó con partes marcadas que gran parte de la orquesta había usado en la reposición de 2015, en pasajes idénticos a la puesta italiana de cuatro actos.

“Muchas óperas son rompecabezas que los bibliotecarios tenemos que armar, que es una de las cosas que más me gustan de nuestro trabajo”, dijo en un correo electrónico Wendy Skoczen, la bibliotecaria jefe de la Met. “Sin duda, esta es una de las obras más complicadas del repertorio estándar y particularmente de Verdi”.

FUENTE: AP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar