CIUDAD DE MÉXICO.- Gustavo Dudamel cuenta los minutos para llegar por primera vez con la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles a México, país de donde provienen algunos de los primeros ritmos que aprendió a tocar durante su infancia y donde el director de orquesta venezolano recientemente empezó a bailar danzón.

Dudamel ofrecerá la próxima semana una serie de conciertos en el Palacio de Bellas Artes y el Auditorio Nacional como parte de las celebraciones por el centenario de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles (LA Phil), de la que es director artístico desde 2009. Se trata de la primera visita de la orquesta a México en dos décadas, y coincide con el 50mo aniversario de la hermandad entre la Ciudad de México y Los Ángeles.

Te puede interesar

“México siempre ha significado muchísimo para mí”, dijo el martes Dudamel, quien recordó que su primera visita a la capital fue en 1996 con la orquesta infantil de Venezuela, y en esa misma ocasión se presentó en Bellas Artes. “Es un sitio que significa mucho para mí en el crecimiento personal y por supuesto en el desarrollo artístico”.

A través de una videoconferencia de prensa desde la sede de LA Phil, el director recordó que en sus primeros años estudiando música aprendió a tocar huapangos mexicanos.

“Disfruto también muchísimo bailar, la última vez que estuve en México aprendí un poco a bailar danzón”, dijo sobre una visita que hizo el año pasado con la Filarmónica de Viena, en la que aprovechó para ir al Salón Los Ángeles, una reconocida sala de baile en la ciudad. “Espero volver (al salón) ahora”.

A pesar de ser una de las figuras contemporáneas más reconocidas de la música clásica, el Premio Príncipe Asturias de las Artes y galardonado con el Grammy atribuyó su capacidad como director a estos primeros años en contacto con la música latina.

“Yo nací en una familia musical y mi padre tocaba en un grupo de salsa, o sea que mi amor a la música viene de la música latina”, dijo. “Fue el génesis de lo que yo soy como músico”.

Su primer concierto, dijo, fue precisamente una tocada de salsa con su padre: “Estaban tocando un merengue y yo agarré la güira, tendría 4 años, y empecé a tocar. Creo que fue eso, fue la combinación de los instrumentos latinos lo que me ha hecho ser un director de orquesta de música clásica”, señaló.

Los conciertos en el Palacio de Bellas Artes se realizarán el 12 y 13 de noviembre con un programa que incluye la “Sinfonía núm. 4” de Anton Bruckner y “La consagración de la primavera” de Ígor Stravinski, así como los estrenos regionales de “Téenek – Invenciones de territorio”, de la mexicana Gabriela Ortiz, “Sustain” de Andrew Norman y “Must the Devil Have all the Good Tunes?” de John Adams, obras comisionadas por LA Phil. La pianista china Yuja Wang intervendrá como solista invitada.

El programa en el Auditorio Nacional, para el 14 de noviembre, incluye algunas de las partituras más famosas del estadounidense John Williams para el cine, el famoso “Huapango” del mexicano Pablo Moncayo y obras comisionadas por La Phil a los venezolanos Aldemaro Romero (“Fuga con pajarillo”) y Paul Desenne (“Guasamacabra”).

“Para mí es sumamente importante llevar el repertorio, nuestro repertorio latinoamericano”, dijo Dudamel sobre los compositores latinoamericanos vivos incluidos en sus tres conciertos. “Es una forma de abrir espacio y no solamente darle una oportunidad, sino el merecido espacio que tienen los talentosos compositores que tenemos hoy en día”.

De Williams, quien desde hace cerca de 40 años colabora constantemente con la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles, se podrá escuchar “Olympic Fanfare and Theme”, creada para los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984, “Hedwig's Theme” y “Fawkes the Phoenix” de la saga Harry Potter, “Theme from Jurassic Park” de la cinta homónima, “Adventures on Earth” de E.T. y “Throne Room and Finale” de Star Wars.

“La música de John Williams yo la describo como el ‘soundtrack’ de nuestras vidas”, dijo Dudamel. “Siempre tenemos una conexión inmediata, siempre significa un momento de nuestras vidas, siempre nos inspira... John además de ser un gran maestro es un maravilloso ser humano y un gran amigo, una de las primeras personas en Los Ángeles que me abrazó cuando me convertí en director de la filarmónica”.

Para Dudamel las populares creaciones de Williams distan de ser “música sencilla”.

Además de los conciertos, 95 integrantes de la Orquesta Juvenil de Los Ángeles (YOLA) tendrán un encuentro con alumnos de las escuelas de música del Instituto Nacional de Bellas Artes de México y del Sistema Nacional de Fomento Musical de la Secretaría de Cultura.

“Creo que más que un elemento de entretenimiento (el arte, la música) es una filosofía de vida”, dijo. “Y el hecho de verlo así cambia completamente la dimensión de lo que es el arte, porque no se limita únicamente a un grupo que tenga acceso o que lo entienda, sino que es un derecho, es una forma de acceder a la creatividad, a la belleza y al disfrute”.

“La música tiene un poder transformador, crea sensaciones, crea pensamiento”, agregó.

La Orquesta Filarmónica de Los Ángeles festejará su 100mo aniversario con presentaciones en Boston y Nueva York, también programadas para este mes, como parte de una gira a nivel mundial.

FUENTE: AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario