MIAMI.- La melódica voz de Carlos Rivera se escucha por estos días en la radio y sus temas románticos han escaldo las fibras más profundas de quienes han seguido su recorrido por la música desde que conquistó el primer lugar en el show cazatalentos La Academia.

Y es que desde ese entonces, 14 años atrás, el joven se ha robado el cariño de los amantes de la buena música. Su nuevo disco, Guerra, refleja precisamente su esencia y retrata momentos importantes de su vida.

DIARIO LAS AMÉRICAS conversó con el intérprete de Me muero sobre su quinta producción, que se ha posicionado en los primeros puestos de las listas de popularidad en México y España, y con la que honra el apellido de su madre.

Rivera también habló sobre lo que ha significado haber grabado en el mismo estudio donde los legendarios Beatles lo hicieran, un logro que hoy celebra como el primer cantante mexicano que alcanzara tal hazaña.

¿Cómo describes este álbum y por qué lo titulas así?

Es un disco al que quise darle un contenido. Y que cuando escucharan las canciones, las personas le dieran un significado a su propia vida, que se identificaran con lo que sea que estén viviendo.

Por tanto quise hacer un disco con 11 canciones que dijeran algo, en vez de un disco con canciones de relleno y que ni una sola llamara la atención. No es el típico disco para estar sonando en la radio.

Se llama Guerra porque es mi segundo apellido, el que me da mi madre. Creo que en la vida nos convertimos todos en guerreros. Queramos o no, tenemos que luchar las batallas que se nos ponen en el camino.

No siempre las guerras son malas, o son contra alguien, sino contra las adversidades. Creo que esas son las que hay que luchar y es ahí donde vale la pena volverse un guerrero por defender lo que uno piensa y sus convicciones, y salir adelante por sus sueños.

Dices que has dejado el alma en este disco, ¿por qué?

Con cada canción siento algo en el corazón y en el alma. Y pensé que si yo podía emocionarme, también podría emocionar a las personas. Entonces no hay una sola canción en este disco que no me produzca algo, ya sea bailar o llorar. Muchas de esas canciones fueron grabadas con una lágrima derramada y eso confirma que mi alma está ahí, en la grabación, en cada letra, en cada verso, en cada armonía y melodía. Siempre he dicho que si quieren saber cómo soy, me pueden encontrar en mis canciones. Por eso mi alma entera esta ahí.

¿Qué momento decisivo de tu vida narra este disco?

Hay muchos momentos importantes hechos canción. Sin dudas, Grito de Guerra es uno de esos temas que dice mucho sobre lo que vivimos todos, como personas o como artistas.

Cuando pasas por etapas donde nadie cree en ti, cuando te cierran las puertas, cuando hay gente en oficinas decidiendo el destino de tu carrera y de repente deciden que tú no va, sino que va otro, entonces es ahí donde yo hago este canto y este grito desde el corazón, un grito de frustración.

¿Dirías que este disco es la realización de un sueño? ¿Cuáles otros te faltan?

Es la realización de muchos sueños. Todas las canciones terminan siendo un sueño enorme, porque cuando el público escucha las canciones, dejan de ser mías y pasan a pertenecer a esas personas que le ponen su propia historia dándoles nombre y apellido a cada una de estas letras.

Tengo muchos sueños, pero mi gran anhelo es seguir cantando toda mi vida y tener un público que me escuche.

¿Por qué incluiste el tema Recuérdame, de la banda sonora de Coco cómo bonus track?

Aunque no escribí la canción, solo la interpreto en la película, creo que Recuérdame es un tema que pude haber compuesto por la forma en la que está escrito. Quise integrarla porque sentía que iba muy de acuerdo con lo que quería decir en este disco.

¿Qué significa haber nacido en un pueblo de Tlaxcala y llegar a grabar en Abbey Road, en Londres, dónde grabaron los Beatles?

Ellos se conmovieron muchísimo con el hecho de que yo viniera de un pequeño pueblo de México y que tuviera sueños tan grandes. Y eso fue la llave que nos ayudó a abrir la puerta de Abbey Road. Además, creo que el hecho de haber llegado a AR fue cómo cuando uno pierde la fe y va a la iglesia a reencontrarse con Dios. Creo que eso es lo mismo que pasa hoy en día con la música, que ha perdido mucho de origen, mucho de su verdad. Haber ido a AR fue reencontrarme otra vez con la música, con lo verdadero y lo esencial, que a veces es lo más simple.

¿Cómo has evolucionado desde ese día que triunfaste en La Academia?

Pues creo que sigo siendo el mismo niño soñador con muchas ganas de hacer lo que más ama, que es subirse al escenario y cantar. Sigo viviendo de la misma manera, me sigo emocionando cuando le canto al público. La evolución está implícita en todo lo que hago. He crecido como persona, he tenido muchas vivencias que me han ayudado a escribir, tal vez, con más contenido y de manera mucho más interesante.

¿Cómo pasas tu tiempo libre?

Me gusta mucho compartirlo con la gente que más quiero, mi familia y mis amigos. Voy al cine o veo series, incluso, prefiero quedarme en casa.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas