Embed

MADRID.- Hollywood se ha rendido a ese mundo de fantasía y criaturas extraordinarias que le brinda Guillermo del Toro, quien se convirtió hoy en el tercer mexicano en conquistar el preciado Oscar como mejor director y además se llevó la estatuilla a mejor película por "La forma del agua".

El mexicano ya había sido premiado como mejor director en los Globos de Oro y los BAFTA, así como por la asociación de productores, entre otros, y todo ello con una película que no ha dejado de reportarle galardones desde el mismo momento que se estrenó en el Festival de Venecia.

Allí levantó emocionado el León de Oro con esta producción en la que da una vuelta al cuento clásico, mezcla el género de la fantasía, el thriller, la acción y la comedia romántica y trata temas de actualidad como la marginación social, destacó DPA.

Nacido en Guadalajara (México) en 1964, el mundo de Del Toro siempre ha estado poblado de seres fantásticos. Él mismo ha relatado en varias ocasiones que de niño hizo un pacto con los monstruos que veía cuando apagaban la luz en su habitación para que dejaran de darle miedo. Con el tiempo decidió convertirlos en los protagonistas de sus historias.

Dicen que uno de los primeros cuentos que escuchó Guillermo del Toro fue sobre Drácula. Y el mito del vampiro lo abordó precisamente en su primera película, "Cronos". Ésta, que supuso la primera colaboración con dos de sus actores fetiches, el fallecido Federico Luppi y Ron Pelrman, ganó la Semana de la Crítica del Festival de Cannes, un triunfo que cambió su vida.

El director que de joven devoraba todo tipo de cine e intentaba inculcar su afición a sus compañeros en el colegio de jesuitas en el que estudió en Guadalajara, pasó del anonimato a dirigir en Estados Unidos.

Su segundo trabajo fue "Mimic", en el que mezcla el terror con la fantasía, una estrategia que refinó sobre todo enmarcando esas historias en la Guerra Civil española con "El espinazo del diablo" (2001) y "El laberinto del fauno" (2006). Esta última cinta fue la primera con la que se paseó por la alfombra roja de los Oscar y con la que consiguió tres de las seis estatuillas a las que optaba.

Del Toro, que también es conocido por sus adaptaciones de cómics como es el caso de "Hellboy" o "Blade II", vivió lo implacable que puede ser Hollywood con "Mimic", en la que no pudo hacer todo lo él quiso.

Ahora no se embarca en aventuras de las que no se puede apropiar y por ello rechazó dirigir "Las crónicas de Narnia" o el episodio VII de la mítica saga "Star Wars" y se retiró de "El Hobbit".

Lo que nunca le ha faltado ha sido el apoyo de sus amigos Alfonso Cuarón ("Gravity") y Alejandro González Iñárritu ("Birdman"). Juntos han abierto las puertas de Hollywood a los cineastas y artistas del otro lado de Río Grande, pero sobre todo se han apoyado mutuamente, al punto de coproducirse entre ellos. Ellos dos fueron los primeros directores mexicanos en conquistar el premio que desde hoy Del Toro también luce.

Un aspecto que muchos suelen destacar de Del Toro es su generosidad, un atributo que esconde tras una modestia que le hace ruborizarse cuando se lo recuerdan. Así ocurrió cuando Cuarón contó el año pasado en Cannes que fue Del Toro quien le dio el final de su exitosa "Y tu mamá también", pues él se había atascado y no conseguía dar con la clave.

Gran conocedor del cine y de su historia, el realizador, que continuamente está bromeando sobre su obesidad, asegura que vive la vida con mucha voracidad. "Ya sean tacos sudados o ideas para la película. Creo que es la manera en la que aprendí a vivir", contó recientemente en una clase magistral en México.

"La voracidad del cine te devora la vida y es un sustituto muy pobre si no aprendes. Yo he hecho diez películas y no todas me gustan, pero de todas he aprendido un poquito, lo bueno y lo malo", aseguró ese niño grande que ha cumplido un sueño y ha rodado una de sus mejores películas con la oda al cine y al amor que firma en "La forma del agua".

Del Toro consigue así hacer suya una de las máximas de su venerado JRR Tolkien, quien dijo: "Hay que hacer el mundo lo suficientemente reconocible como anclarnos en una realidad y lo suficientemente mágico como para transportarnos fuera de ella".

FUENTE: dpa
 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas