MIAMI.- Con una amplia sonrisa el venezolano Alberto Sardiñas recibió a DIARIO LAS AMÉRICAS en la sede de Univision en Miami, donde radica la emisora radial 107.5 Amor. Honesto y cercano como los mejores amigos, contó a este medio algunos de los recuerdos que atesora de su niñez en Caracas y cómo ha llegado a una de las cadenas hispanas más importantes de EEUU.

Una familia diversa

“Nací en una familia con mucha mezcla, de padre cubano, católico, y madre colombiana, judía, en Caracas, Venezuela. Mi padre salió de pequeño de Cuba para Venezuela en 1961. Así que me crié en una mezcla de culturas, de comidas, de palabras. Pero me considero venezolano”, afirmó Sardiñas.

Te puede interesar

De aquella combinación cultural le quedan recuerdos del amor que sentía su abuelo paterno por el mar y de las delicias que preparaban sus abuelas.

“Mi abuela materna era rusa, y mi abuelo, rumano. Ella hablaba español con acento ruso y usaba palabras colombianas. Mi abuela hacía una sopa rusa que se llama Borscht. Preparaba toneladas y cuando mirabas el congelador veías aquella sopa que duraba el año entero. Y mi abuela paterna cocinaba a lo cubano, hacía el mejor arroz con pollo de la vida. También hacía plátanos madurados a puñetazos. Nunca en mi vida he probado unos maduros como los de mi abuela”, apuntó.

La pasión por la radio

De niño, relató, “sentía mucha curiosidad por unas grabaciones en cinta que mi papá tenía. Cuando era joven condujo en Caracas un programa de radio. Un día escuché unos pedazos y hubo algo ahí que me picó”.

Esa curiosidad se convirtió en certeza y realizó estudios de Comunicación en la Universidad Católica Andrés Bello.

“Desde el primer semestre ya estaba en la radio, con 17 años. En Venezuela, en esa época, si eras menor de edad, solo podías manejar hasta las 8 de la noche. Y el horario que me habían dado era a las 10 de la noche. Entonces mi papá me llevaba y se quedaba en el carro oyéndome en el programa de radio”, reveló Sardiñas.

“También escribía una columna para un periódico, y estaba como pasante en un canal de televisión que tenía José Luis Rodríguez ‘El Puma’. Fue uno de mis primeros jefes”, agregó.

Poco después su familia comenzó a mudarse a Miami, y Sardiñas optó por estudiar una maestría en Administración de Empresas en la Universidad de Miami, en el año 2000.

“Cuando hablaba con la gente con la que yo estudiaba, todos buscaban un trabajo en un banco o una agencia financiera, y yo decía: ‘yo quiero trabajar en la radio’. Me decían que estaba loco”, recordó el locutor.

Sin embargo, una noche asistió a una cena que le cambió la vida.

“Conocí a un señor en una cena que organizó la familia de la casa donde yo vivía, en un pequeño efficiency, pues me querían presentar a la sobrina. Ahí encuentro a este señor que trabajaba en una compañía de radio. Le mandé mi currículo y no supe de él en un montón de meses. Hasta que un día me llama una persona y me dice: ‘Mi nombre es Enrique Santos. Estoy buscando un pasante y me llegó tu currículo. Ven para que hablemos’. Él fue el primero que me dio la oportunidad de trabajar en la radio en Miami”, contó.

En ese medio de difusión Sardiñas logró ganarse la confianza del equipo en el estudio de la SBS (Spanish Broadcasting System).

“Sacaba fotocopias, pedía el café, el desayuno. Un día llega Enrique y me dice: ‘toma este papelito, es el teléfono de OJ Simpson. Te pongo el reto de que me consigas una entrevista con él’. Empiezo con el teléfono, y OJ me decía: ‘llámame en dos semanas’ y yo lo llamaba. Hasta que se familiarizó conmigo y me dijo: ‘me has llamado muchas veces, ¿a dónde tengo que ir?’ A partir de ahí tuve más retos de producción”, indicó el locutor.

Luego le dieron un espacio para salir al aire, en lo que sería, también, otra prueba profesional.

“La primera vez que me dieron la oportunidad en una radio comercial un programador me preguntó si yo quería estar al aire. Le dije que sí. Entonces me puso el turno de la noche del 31 de diciembre. Mientras todo el mundo estaba abrazándose para despedir el año, yo estaba entrando al estudio. Ahí rompí el hielo en la radio comercial”, aseveró.

Pero no todo ha sido color de rosa para Alberto Sardiñas. Detrás del éxito que ha ganado a fuerza de trabajo y tesón se esconden unos cuantos golpes.

“Estuve varios años en SBS hasta que vine a Univision Radio, donde estaban buscando a un copresentador y productor. Pero el programa es cancelado a los tres meses de haber empezado. En ese entonces también se acaba la relación con la novia que tenía y lo más duro de todo es que mi mamá muere de cáncer”, recordó el presentador.

En medio de aquella tormenta, un nuevo proyecto le brindó la oportunidad de recuperarse.

“Un día un jefe me propone un show. Me dice: ‘entre canciones, la persona que lo conduce escucha historias de la gente’. Yo le digo ‘¿yo, el tipo más deprimido de este edificio?’ Quién diría que empiezo a hacer ese programa y me hizo recuperarme de la depresión. Empiezan a llamarme de la televisión para hacer segmentos de motivación, para trabajar como conferencista y firmo un acuerdo para publicar un libro. El mejor momento de mi carrera profesional empieza a raíz del peor momento de mi vida”, contó, refiriéndose al programa Íntimo, que se mantiene desde 2006 y le ha hecho ganarse el corazón de los hispanos.

Durante cada programa, los oyentes le cuentan sus historias y Sardiñas les ofrece el apoyo y los consejos de un buen amigo.

De ahí salió su libro El poder de tu historia, donde el venezolano aprovechó los testimonios de los radioyentes y también sus propias vivencias para ejemplificar asuntos en los que podrían verse reflejadas muchas personas.

Su capacidad para inspirar a otros sale de manera natural. Sea en una conferencia motivacional, en uno de sus textos sobre empoderamiento femenino o en una amena charla como la que sostuvo con este medio, deja en las personas un aliento de superación y buena energía.

News Café: un cafecito entre amigos

Hace más de un año Sardiñas trabaja en el programa de televisión El News Café, que se transmite por UniMás y Univision 23.

“Es un show de información útil, ya sea sobre ferias de trabajo, ideas para comenzar un negocio nuevo o trucos caseros y recetas, puras cosas útiles. Es ayudar de otra manera. Creo que hago lo que hago buscando siempre la posibilidad de ayudar a la gente. Me gusta mejorar la vida de la gente. Es mi misión”, afirmó el presentador.

Su secreto para mantener siempre la misma energía es trabajar cada día como si fuese el primero.

“Volteo a ver todo lo que he hecho y para mí no cuenta. No creo que mis años de carrera me hagan merecedor de nada. A mí lo que me hace merecedor de algo es lo que yo pueda demostrar que puedo hacer hoy. Esta es una carrera en la que en el momento en que te confías comienzas a caer, y lo más triste es que no te das cuenta”, finalizó.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la catedral de Notre Dame podrá ser recuperada en cinco años, tal como dijo el presidente de Francia?

Las Más Leídas