MIAMI.- Sorprende en las ocho jóvenes actrices que interpretan algunos personajes femeninos que vibran en la obra del escritor colombiano y Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez, el grado de madurez escénica que poseen. Esa habilidad crece, cuando se lee en el programa de mano, que la mayoría de ellas realizaron las adaptaciones de los textos que interpretaron. Todo parece ser el exitoso resultado del ArtTalk Theatre Lab, que brinda Conecta Miami Arts. Para el espectador lo importante es el espectáculo. El público queda satisfecho.

Los personajes femeninos de los cuentos y novelas de García Márquez están llenos de matices y crean atmósferas mágicas. El espectáculo Ellas, las de Gabo, dirigido por Neher Jacqueline Briseño, abre con Eréndira, la muchacha condenada por su abuela a prostituirse de por vida para pagarle los daños que causó un incendio en una noche de alucinaciones. La actriz Camila Rodríguez logra apropiarse muy bien del sórdido mundo de la joven y su angustioso destino. Luego le sigue Isabel viendo llover en Macondo, uno de los sobrecogedores monólogos de la noche. Desarrollado por Luisa Buitrago, sentada en un sillón, aterrorizada y poseída.

Te puede interesar

Las coreografías creadas para acompañar cada monólogo resultan efectivas, aun cuando hay cierta monotonía en la secuencia rítmica. A veces se puede anticipar qué ocurrirá, los movimientos que acompañarán la escena y las exclamaciones que se repetirán a coro. Sin embargo la fuerza mágica de los textos prevalece, al igual que la energía de las actrices. Se resiente, eso sí, que asuman mujeres los pocos roles masculinos que intervienen. Nada justifica la ausencia de actores.

Los relatos adaptados y actuados por Grettel Pérez y María Carla Valdés, manejan los momentos de confusiones y sueños con empuje. Uno de los monólogos más destacados fue La mujer que llegaba a las seis, donde Camila Arteche hace una sólida interpretación como una prostituta. Este es un buen ejemplo donde se requería un varón para el personaje de José.

Por su parte, Vanessa Tamayo conduce bien su historia, sobre el robo en el billar de un tranquilo pueblo. Esta misma actriz adapta los cuentos, Flores artificiales, defendido por Nelly Flores y La prodigiosa tarde de Baltazar, llevado a buen puerto por Camila Siso.

Cierra el programa la directora general, Neher Jacqueline Briseño, como la viuda de Montiel: “Cuando Don Chepe Montiel murió nadie en el pueblo lo podía creer, tuvieron que atornillar el ataúd y emparedarlo, en realidad murió de muerte natural, aun cuando todos esperaban que lo acribillaran en una emboscada”. Uno de los grandes cuentos de García Márquez, conducido con la maestría de una estupenda actriz.

En pocas palabras, el vestuario uniforme fue un acierto, como un acertado desafío tener entre el público y el escenario al musicalizador Michael Gil Arango.

Ellas, las de Gabo, se presentó del 13 al 15 de agosto, en el Black Box del Miami Dade County Auditorium.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.97%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.31%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.72%
61882 votos

Las Más Leídas