MIAMI.-Con la satisfacción de haber iniciado una labor a favor de la infancia y la juventud, Ismael Cala celebrará los primeros 50 meses de su fundación el sábado 14 de septiembre en Jungle Island, en una ocasión que también servirá para que el comunicador festeje medio siglo de vida.

En la gala benéfica se recaudarán fondos para fortalecer los programas que la organización ofrece y, de esa manera, contribuir con la educación y el bienestar social de niños, adolescentes y jóvenes.

Te puede interesar

Oscar D’ León pondrá el sabor musical con su contagiosa energía. Y la compositora panameña Erika Ender será premiada por su labor filantrópica durante la ceremonia que conducirá el venezolano Daniel Sarcos.

DIARIO LAS AMÉRICAS conversó con el comunicador y filántropo sobre la misión de esta fundación y cómo ha desempeñado su rol benéfico en la sociedad.

¿En qué consiste el trabajo de la Fundación Ismael Cala?

La Fundación Ismael Cala apuesta al desarrollo del liderazgo emocional y educativo de niños, adolescentes y jóvenes en situación de vulnerabilidad de nuestra región y población hispana de EEUU.

Para lograr nuestra misión, hemos creado varios programas, entre ellos el de canalización de becas. En alianza con instituciones educativas, empresas y otras organizaciones de desarrollo social, promovemos la educación y formación de jóvenes, a través de la canalización de becas para cursos y/o carreras de mejoramiento personal y profesional, para de esta manera incrementar su bienestar y progreso social.

¿Cómo han sido estos 50 meses de labor a beneficio de niños y adolescentes?

Ha sido un período maravilloso en el que hemos podido colocar nuestro granito de arena para ayudar a miles de personas. La Fundación Ismael Cala es parte de mi ADN. No porque me tocó por casualidad, sino porque quise construir algo así. Obviamente, este es un trabajo en equipo. Solo he sido el gestor de una visión.

¿Cómo dirías que esa labor ha tocado las vidas de los beneficiados?

Por ejemplo, hemos iniciado en Guatemala el proyecto "El Vuelo de la Cometa", para ayudar a instituciones de educación pública a crear un ambiente escolar propicio para el desarrollo de liderazgos positivos y estudiantes comprometidos con su entorno.

"El Vuelo del Cometa" es una serie de capacitaciones que permiten a alumnos y docentes incrementar su autoconocimiento, destrezas y potencial de liderazgo e inteligencia emocional. De igual manera, busca que los jóvenes incrementen su capacidad basada en la empatía y la consideración del otro, a través de iniciativas de emprendimiento, y disminuir el concepto de violencia como mecanismo de control.

Como parte de la alianza entre Fundación Tigo y la Fundación Ismael Cala, se construyó un "Aula del liderazgo", con áreas de emprendimiento para que los alumnos puedan interactuar, investigar, desarrollar, crear y así expandir sus horizontes. Este es solo un ejemplo, que pretendemos llevar a otros países de la región.

¿Cómo nace la idea de crear una fundación? ¿Y por qué dedicada al beneficio de la niñez y la adolescencia?

Siempre quise devolver a la sociedad lo que he aprendido a largo de la vida. Desde hace muchísimos años he sentido la responsabilidad de compartir, de manera desinteresada, los conocimientos y las herramientas que me han permitido crecer. Mi labor filantrópica organizada comenzó con invitaciones para dictar charlas inspiradoras a jóvenes. Las primeras fueron en Perú y Ecuador, en 2011.

Aquellas conferencias sembraron una semilla, y las interpreté como una poderosa herramienta de transformación. A partir de entonces, después de la popularidad y el impacto del programa CALA en América Latina, muchas fundaciones se me acercaron.

¿Consideras que es una labor de todos cuidar por el bienestar de la infancia y los jóvenes? ¿Por qué?

Muchos de los problemas que enfrentamos actualmente podían haberse corregido en la infancia con la introducción de la inteligencia emocional en los sistemas educativos. El mundo ha dado pasos en este sentido, pero aún son insuficientes. Además de formar profesionales, es prioritario formar personas emocionalmente equilibradas.

Has logrado establecer tu propio sello como comunicador, ¿cómo ha sido ese camino hacia convertirte en empresario?

Siempre soñé desde Cuba con crear empresas para llevar adelante mis ideas. Allí era imposible, así que tuve que esperar un poco. Hoy desarrollo varias actividades en el terreno del bienestar, la comunicación, la educación y el turismo inspirador. La única manera de gestionarlas es a través de una empresa. Hoy cuento con un equipo de trabajo fabuloso.

Regresaste a la televisión a través de la pantalla de Mega TV. ¿Cómo ha sido ese regreso?

Ha sido muy ilusionante porque me gusta entrevistar y conectar en profundidad con mis invitados. Yo creé ese programa para YouTube, pero comenzaron a llegarme propuestas de canales de televisión para transmitirlo. Para la pantalla de EEUU y Puerto Rico, elegimos a Mega TV, pero en el resto de América Latina lo tenemos en el canal internacional Ve Plus. Este es un show en constante desarrollo. Antes de que finalice el año tendremos nuevas sorpresas en el formato.

¿Te hacía falta la televisión? ¿Qué extrañabas de ella?

Me gusta la televisión, como parte de una estructura de medios en la que también hago el podcast D'mente positivo y escribo una columna semanal para más de 50 medios de la región. Me siento muy complementado con todas estas tribunas de expresión.

¿Qué consejo ofreces a los jóvenes que quisieran desempeñarse y triunfar en los medios de comunicaciones?

Estudiar, prepararse. No poner el énfasis en lo exterior, porque el tiempo inexorablemente pasa. Y lo interior siempre prevalecerá. En este sentido, he creado mi academia de oratoria Cala Speaking Academy, por donde ya han pasado decenas de personas.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que EEUU debe aceptar la migración de Bahamas que busca refugio luego del desastre ocasionado por el huracán Dorian?

Las Más Leídas