Embed

MIAMI.-Que el romance dialoga a través del bolero no es un secreto para nadie, pues este género caracteriza la cultura e idiosincrasia latina como ningún otro y hace soñar, llorar, reír y cantar. Por eso, el reconocido periodista y escritor venezolano César Miguel Rondón lo escogió para presentar en Miami un espectáculo único denominado bolero ópera y que lleva por nombre En la vida hay amores.

Se trata de una puesta en escena única en la que la pianista cubana Lena Burke y el cuatrista venezolano Rafael “Pollo” Brito derrochan talento y unen sus voces para celebrar y padecer el lenguaje del amor, que se expresa por medio del bolero y de sus implacables letras, unas veces lamentos y otras cantos de alegría.

Te puede interesar

Ambos artistas y el narrador de la pieza, César Miguel Rondón, conversaron en el programa Café con Camila de DIARIO LAS AMÉRICAS sobre este espectáculo musical, que se podrá disfrutar hasta el 14 de julio en el Colony Theatre.

_DSC6860.jpg
El periodista y escritor venezolano César Miguel Rondón.
El periodista y escritor venezolano César Miguel Rondón.

César, ¿por qué escogió el bolero? ¿Qué lo cautivo de este género?

El bolero, a diferencia de otros cantos de amor, es muy directo. En una balada las cosas son como genéricas, vaporosas, en el bolero no, va directo a la circunstancia específica: “Bájate de esa nube, y ven aquí a la realidad”.

Pollo, ¿cuál es el bolero con el que más te identifica?

¡Ay no digas! Dependiendo de lo que me haya pasado ¡todos! Es muy difícil, porque, aunque no me haya pasado una situación, yo hago que me pase en ese momento. Esa es la única manera de cantar bien un bolero. Es una actuación, porque eso de corazón loco que está enamorado de dos mujeres a mí nunca me ha pasado, pero lo actúo (risas).

Lena, tienes la tradición bolerística desde la cuna, ¿qué podrá disfrutar el público en este espectáculo?

Hay que dejar claro que no es un concierto ni un show, es una obra de teatro que el maestro César Miguel Rondón ha escrito enlazándolo con las letras de los boleros. Es decir, los parlamentos nuestros son las letras de los boleros.

César: Es un bolero ópera, porque ellos no hablan, cantan. Pero no le cantan al público, se cantan entre ellos porque están viviendo un drama.

Pollo, ¿cómo te ha recibido el público cubano en Miami?

Lo máximo, súper chévere. No solamente artistas, sino de otros mundos. Y no me quiero atrever a decir que quizás tenemos cosas en común. Tenemos algunas, otras no, pero realmente con las primeras personas que nos identificamos aquí es con ellos. Y musicalmente uno se para firme. He tenido muchos músicos cubanos en mi orquesta y son increíbles. Así que estoy bien.

Lena, ¿qué es lo mejor de trabajar con el Pollo Brito?

César: Lo está buscando… (risas).

Lena: Ya me están preguntando hasta por su vida privada. En un avión de Panamá a Miami vine sentada con una maracucha (de Maracaibo), que me venía preguntando por qué El Pollo se había separado de su esposa (Ana María Simón), que es una maracucha buenísima. Y yo le respondía que no sabía nada.

César: Y la señora del avión pensó que Lena era la responsable.

Lena: Yo siempre he trabajado con gente que admiro, y en el caso del Pollo me pasa así. Que él y el maestro César me hayan adoptado en su familia venezolana es un honor. Todo el mundo sabe que yo me siento venezolana porque viví en ese país. El Pollo es un cantante excepcional, con unos recursos vocales maravilloso, toca el cuatro como los dioses, compone, hablamos el mismo lenguaje. Me identifico con él.

César, Lena y el Pollo han tenido una química fabulosa, ¿por qué cree que se ha dado esto?

Son dos seres humanos excepcionales. Además, muy buenos músicos y grandes cantantes.

César, háblenos sobre esta puesta en escena tan original

Juan Souki hizo un montaje en el que resuelve todo con una caja que se convierte en cama, en bar, en vagón del metro. Es una caja que va cambiando, y mientras eso sucede ellos interactúan. Son nueve cuadros y escenas que nos van contando toda la relación, el drama y los momentos de felicidad.

Los boleros nos transportan al pasado, pero esta pieza va destinada a cualquier generación, ¿cierto?

Pollo: No tiene nada que ver la edad, porque yo a los 21 ya tenía una hija (risas).

César: Si bien el bolero puede ser una apelación peculiar, es para todas las generaciones.

Pollo, Considerando que ya no se escucha tanto en la radio, ¿cómo avizoras el futuro del bolero?

Pollo: Esto es una sed. La gente tiene sed de ver algo que valga la pena. Además, todos los que estamos en el proyecto creemos en las cosas buenas y tratamos de hacerlo lo mejor posible.

César: No es cuestión de modas, la gente se va a identificar independiente de la edad.

En la vida hay amores comenzó a montarse entre 2012 y 2013 en Venezuela con un éxito avasallador, y ahora llega al Teatro Colony, en Miami Beach, hasta el 14 de julio. Para más información o reservar entradas, llame al 305 674 1040 o visite www.colony.org.

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la visita de Estado de los reyes de España a Cuba?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas