viernes 19  de  julio 2024
DECLARACIÓN

Lorenzo Vigas asegura que es difícil no escuchar la voz de Venezuela

Lorenzo Vigas, hijo de Oswaldo Vigas, habló sobre la situación actual que se vive en el país caribeño. "Estamos en un momento muy delicado de mucha tensión, donde hay intereses de conservar el poder con todo lo que eso representa".

VENECIA.- El director venezolano Lorenzo Vigas quería hacer una película a su padre, el artista plástico Oswaldo Vigas (1926-2014), pero no quería que fuese un tributo y el resultado es "El vendedor de orquídeas", un documental que propone un emocionante acercamiento al artista que este miércoles se estrena en el Festival de Venecia.

"Quería hacer una exploración humana de dónde salía esa necesidad de crear", dijo en entrevista el realizador, que el año pasado levantó el primer León de Oro a una película latinoamericana con "Desde allá".

"Mi padre trabajó desde los 12 o 13 años y no paró de pintar hasta los 90. Fue obsesivamente prolijo y trabajador y me interesaba adentrarme en ese primer impulso, en la razón por la que de niño y adolescente empezó a tener ese impulso incontrolable de creación", explicó.

Y para llegar ahí no podía hacer un tributo complaciente, porque la creación está ligada al dolor y la oscuridad, no solamente a la luz, añadió. "El vendedor de orquídeas" remite al título de un cuadro que el pintor ya no tiene y que pintó de joven. Ese cuadro tiene un significado especial para él por estar ligado a la trágica historia de uno de los miembros de la familia.

"No es el típico documental informativo sobre un artista clásico, sino un viaje emocional con esta persona", dijoVigas, a quien de niño le encantaba compartir las películas de terror que veía su padre. Y fue él quien a los 15 años le regaló una cámara con la que ya comenzó a hacer sus primeras películas de adolescente.

Vigas muestra al espectador la faceta más humana de su padre, un médico que no llegó a ejercer la profesión. Se le ve en su casa, en su taller, conversando y riendo con su esposa y emocionándose al contar detalles de su pasado: como que era hijo de un médico en una familia pudiente pero pasó mucha hambre de niño porque su padre daba todo lo que tenían.

"Fue increíblemente gratificante y doloroso para mí y para él también", contó el director, que tuvo la oportunidad de mostrar un primer corte del metraje a su padre antes de morir.

La Venezuela que aparece en las imágenes del documental no transmite la tensión ni el ambiente sofocante que el realizador muestra en "Desde allá".

Vigas explicó que rodó hace ocho años y las cosas han cambiado mucho desde entonces. "Estamos en un momento muy delicado de mucha tensión, donde hay intereses de conservar el poder con todo lo que eso representa, pero la voz del país es cada vez más difícil de no escucharla".

"Se acaba de producir la marcha más grande de la historia y esa presión terminará que acaben pasando cosas buenas", agregó el cineasta, que este año ha regresado a Venecia como miembro del jurado internacional que otorgará el León de Oro.

El realizador teme que se desate un conflicto armado entre venezolanos, aunque a su vez también confía en que no se llegue a ese punto. "A pesar de que están las condiciones dadas, la esencia del venezolano va en contra. El venezolano es de esencia muy comunicativo, amoroso. Tenemos muchos defectos pero tenemos una parte humana muy afectiva, muy calurosa, muy generosa, que va en contra de lo que podría representar un conflicto armado. Antes de que ocurra, se va a imponer esa parte", manifestó.

Tras su paso por Venecia, el director volverá a enfrascarse en el guión de "La caja", la película que rodará con la producción de Michel Franco, con quien viene colaborando desde hace diez años, a partir de marzo del año próximo en México. Antes, producirá el nuevo trabajo de Franco, "Las hijas de abril".

FUENTE: dpa

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar