MIAMI.-“Mi mamá es lo más grande de este mundo”, dijo Lucrecia con una sonrisa que se asomaba entre su dulce y pausado tono de voz desde el otro lado del teléfono.

La cantautora cubana, que hace años radica en España, es muy apegada a su madre, a quien extraña inmensamente por estos días de confinamiento. Y ha aprovechado la inspiración y su reencuentro con el piano para componerle una canción que le dedica en este Día de las Madres.

Te puede interesar

“Ella es mi amiga, mi madre, mi hermana, como dice ella. Además, es mi cómplice: lo hablamos todo, ya sea lo más lindo como lo más doloroso. Y siempre me da mucha calma”, expresó Lucrecia a DIARIO LAS AMÉRICA, en una entrevista que concedió desde Sitges, donde vive junto a su esposo, Albert, y su hijo Jan, de 18 años.

“Incluso le he compuesto una canción que se llama Hoy es el día de las madres, madre amor, madre vida, madre adorable. Es muy bonita la canción, se la mandé cuando estaba componiéndola, pero ya esta compuesta, y la quiero estrenar el Día de las Madres”, agregó.

La cantautora, que por estos días también lanzó el tema Familia a beneficio de Unicef, no ha visto a sus padres, con quienes mantiene una estrecha relación, desde que comenzó la cuarentena en España, a inicios de marzo. Tampoco pudo celebrar su cumpleaños con sus padres, Caridad y Alfonso, cuyas edades superan los 80 años.

“Tengo muchas ganas de verlos y darles muchos besos y abrazos, pero hay que resguardar a los abuelos. El 15 de marzo fue mi cumple y les dije que prefería que se quedaran en su casa, en Barcelona, porque yo había estado en contacto con tantas personas por tantos viajes, público, fotos, besos, abrazos que no quise exponerlos, porque finalmente el amor está y celebramos todos los días hablando por teléfono. Mantenemos contacto absoluto, desde que abro los ojos, hasta que ellos se van a dormir. A las 9 de la noche hacemos la ultima videollamada, nos burlamos un poco entre nosotros, porque la guasa es vital para que siempre haya fiesta y sonrisas en la familia”, contó.

“De verdad que los extraño mucho. Mi papá dice que mami y yo todo lo convertimos en fiesta, porque El Día de las Madres siempre lo celebramos doble, el de aquí en España y el nuestro, el que se celebra en Cuba, que coincide con el de EEUU", agregó.

Su roble incondicional

Asimismo, recordó las sabias palabras de sus padres cuando supo que sería madre y cuán importante ha sido contar con el apoyo de ambos en la crianza de su único hijo, ahora un adolescente que estudia administración de empresas.

“Han estado presente siempre. Desde que quedé embarazada, hablaba con mis padres sobre cómo abordar el embarazo y el nacimiento de mi hijo, y me decían: no te preocupes que tu hijo te enseña”, dijo. “Y así hemos crecido todos. Mis padres siempre han estado vinculados con mi nené, lo llevaban a la escuela, lo recogían, le llevaban meriendas. Somos una familia muy unida”, añadió.

Sobre el rol de abuela de su madre, resaltó que ha sido fundamental, sobre todo, en tiempos de aislamiento, por la tranquilidad que le transmite.

“Mi mamá lo malcría mucho, pero también habla mucho con él y tiene esa sabiduría de abuela que me llena y lo plasmo en la canción. Y es que mientras más hablo con mi mamá, más armas me da a nivel de paciencia, de amor y de tolerancia con los hijos, de comprensión. Madre, solo hay una. Nuestras madres son bellas, son de reclinatorio, como dice esta gran actriz y diva de la canción en España, Concha Velasco”, expuso.

“Y aun, en este momento de confinamiento, lo llama y le da consejos con aquella voz cubana, suave y apacible que calma mucho. Mi hijo me dijo el otro día que me parezco mucho a mi mamá. Y sí, es posible que vaya cogiendo más aire de mami, pero también tengo mucho de mi papá. Tengo una mezcla explosiva: mi papá que es todo fuerza, me dice: ‘arriba, no te puedes cansar, pa’ adelante’. Y mi mamá, por otra parte, toda cadenciosa, melosa, cariñosa. Cuando le mandé la canción por estos días me dice: ‘Ay Luchy, pero es que te has adelantado’. Y ahí la perfeccioné para mandársela”, añadió.

Embed

Tiempos de reinvención

La cantante, que también ha participado en conciertos virtuales, contó cómo comparten el espacio y la conexión a internet durante la cuarentena. La sala de la casa se ha convertido en su escenario.

“Estamos compartiendo la sala. Mi marido está aquí con la conexión wifi mas cercana, porque tiene que hacer muchas cosas por su trabajo en recursos humanos. Yo, con mi piano, estudiando. Y si tengo que grabar algún video, lo grabo en la sala porque es la zona más artística. Aquí tengo las fotos, el cuadro de Celia, este es mi escenario”, dijo.

“De pronto escucho a mi hijo cantando Familia en el cuarto o a mi marido cantando el comienzo del piano. Y me pregunta si lo hizo bien y cuando le digo que sí, me dice que ya lo ha escuchado tanto. Los tengo mareados, pero este es nuestro espacio en familia”, agregó, entre risas.

Este tiempo también le ha servido para fortalecer la relación madre e hijo y recordar algunas tradiciones de su isla natal.

“Ha sido maravilloso; la estamos pasando muy bien, compartiendo mucha música, hablando de muchos temas, temas personales. Él se está abriendo y hablamos con tranquilidad, vemos películas. También les obligo a los dos a jugar dominós (risas). Me dicen: pero que ganas tienes de jugar dominós. Y les digo: bueno porque en Cuba se juega dominós y ya está”, contó.

“Y mi hijo está componiendo. Él se pone a estudiar, pero como me escucha tanto tocar el piano, al rato se pone a componer. Así que ojalá que salga algo bueno a nivel musical”. Añoranzas Estos días también le han traído nostalgia y reencuentros mientras preparaba su repertorio para el concierto virtual Desde el sofá.

“He interpretado canciones que hacía tiempo no las tocaba como la primera canción que compuse, que se llama Declaración de amor; otra que la letra es de mi mamá, que se titula Perdón por la nostalgia, que me la escribió cuando yo vine para acá a vivir. Yo le puse música y la incluí en la banda sonora de Balseros, que es un poco triste, pero es una canción nuestra, y luego hice un medley (popurrí) con Mi gente y Familia”, detalló.

“Me he reencontrado con el piano, con el yoga, con mis canciones y mis libros infantiles. Y conmigo misma, dándome mucha paz, armonizando la familia, porque el correcorre que teníamos era grande. Ahora es un momento de re-armonizar y saber nuestros defectos y virtudes y querernos tal como somos”.

Lucrecia se presentaría, junto a Lena Burkey y Albita Rodríguez, el sábado 9 de mayo en el Miami-Dade County Auditorium en el concierto Mujeres a contratiempo para celebrar el Día de las Madres. Pero la pandemia se interpuso en el encuentro.

“Teníamos hasta un repertorio escogido. Creo que cuando nos volvamos a reunir, el repertorio va a variar y las experiencias que vamos a contar serán más cercanas para todos. Así que será una catarsis en el escenario, junto con Albita y Lena, dos grandes”.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Varias municipalidades de Miami-Dade comienzan a reabrir locales comerciales no esenciales como restaurantes, cafeterías, barberías, salones de belleza y tiendas minoristas, bajo estrictas medidas de sanidad. Usted, ¿qué piensa?

Es una decisión precipitada. Vamos a sufrir un rebrote de COVID-19.
Hay que abrir ya la economía y aprender a convivir con este virus.
La responsabilidad individual será lo que diga si reabrir está bien o no.
Hay que mejorar nuestro sistema inmunológico, esa es una defensa natural.
ver resultados

Las Más Leídas