MIAMI.-Nitza Villapol, la "maestra de la cocina cubana" con un espacio televisivo en la isla por más de 40 años, no logró cambiar los hábitos alimentarios de sus compatriotas pero les ayudó a "resolver" en épocas de vacas flacas, según recuerda Sisi Colomina, la compiladora de la reedición de su libro más popular.

Una receta de un flan que se hace con un solo huevo, por ejemplo, forma parte del libro "Cocina al minuto" que acaba de publicar la editorial Grijalbo con las referencias de la época y una reseña escrita por Colomina sobre quien fue considerada la Julia Child de la isla caribeña, que además fue su suegra.

Te puede interesar

En una entrevista con Efe, Colomina, que hace dos años enviudó del hijo adoptivo de Villapol, Marcos López González, y es heredera testamentaria de los derechos de las obras de la cocinera, destaca que la cubana apareció en la televisión antes que la estadounidense.

"Nitza fue una institución, no solo en televisión", asevera.

Colomina firma en la nueva edición de "Cocina al minuto" una semblanza de la popular presentadora y escritora de libros de cocina a quien no duda en definir como un "referente de la cultura cubana".

En su programa "Cocina al minuto" de la televisión nacional de Cuba convirtió el set "en una aula grande" desde la primera emisión en 1948.

Como Colomina lo indica en su semblanza, antes que cocinera, Nitza Villapol era una maestra, que se doctoró en pedagogía por la Universidad de La Habana y que cuando pisó por primera vez un estudio de televisión "no sabía nada de cocina" y su idea era hacer un programa sobre el hogar.

"Ejerció su magisterio a través de sus recetas", ahonda Colomina, quien presentó la publicación este viernes en la librería Books & Books, en Coral Gables (sur de Florida).

Colomina recuerda que Villapol buscó "cambiar el hábito alimentario al cubano", pero se murió en 1998 sin haberlo logrado.

Nacida en Nueva York el 20 de noviembre de 1923 de un matrimonio de emigrantes cubanos y desde los diez años de edad residente en La Habana, Nitza Villapol tenía "una cultura amplísima", dominaba varios idiomas y con su "magisterio a millones de personas", como señala Colomina, "respondía a las necesidades del pueblo".

La presentadora estudió durante la década de los años 50 dietética y nutrición en la Universidad de La Habana y también en la Universidad de Londres, como reseña Colominas.

En esos centros universitarios adquirió conocimientos que le fueron de utilidad durante la grave crisis económica de Cuba a principios de los años 90, el llamado "periodo especial".

"Siempre dio la solución para obtener una receta nutritiva y que se acercara a resultado esperado, tiene por ejemplo receta para un flan con un solo huevo", explicó la compiladora.

El programa "Cocina al minuto" estuvo en el aire 44 años y durante décadas se emitió en vivo.

Colomina relata que la presentadora era la "directora de orquesta" y aparecía en el set sin guión alguno y acompañada por su fiel auxiliar Margot Bacallao, responsable no pocas veces de los platos del día.

"Los hábitos alimentarios no siempre están relacionados a las raíces ancestrales, sino a situaciones económicas y al contexto político, que no necesariamente tienen que ver con las tradiciones", señala Colomina, quien es Licenciada en Historia del Arte y desde 2002 investiga la obra y legado de la presentadora.

Preguntada sobre la posición de Nitza Villapol respecto al gobierno que encabezó a partir de 1959 Fidel Castro, la compiladora señala que la presentadora "sabía lo que estaba asumiendo", pero que por encima de todo "defendía la cocina y su programa".

"Su compromiso era con el publico, con los millones de cubanos que la oían y que estaban en momentos de 'periodo especial'", agregó, para resaltar que Villapol "sabía cual era su papel y no le permitía a nadie que interviniera", lo que a veces le valió el calificativo de "intransigente".

Tras más de una década en horario de lunes a viernes, el programa fue trasladado a los días domingo durante la década de los año 60 y en 1993, precisamente durante el llamado "periodo especial", fue retirado de la parrilla.

"¿Cuánto tiempo más podía continuar Villapol inventando recetas de papas?", se pregunta Colomina en la semblanza introductoria de la publicación. "Era una profesora de cocina por televisión en un país que no tenía que comer", agrega.

Hubo un intento de devolverla a la pequeña pantalla, pero la llamada "maestra de la cocina cubana" falleció en 1998. Aun así, dice la compiladora, "su obra no pierde vigencia".

"Ese es el éxito de Nitza", señala Colomina.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario