MIAMI.- En el año en que se celebran los 400 años del nacimiento del dramaturgo Jean Baptiste Poquelin, Molière (1622-1673), llega a Miami la obra El médico a palos, una de las piezas más conocidas del célebre padre de la Comédie Française, de la mano del grupo nicaragüense DramAzul, que hace su primera gira internacional.

Bajo la dirección del reconocido profesor y actor Aníbal Almanza Sirias, se logra un espectáculo muy bien estructurado y divertido, que contó con un elenco mixto de actores que viajaron desde Nicaragua y otros locales de distintas nacionalidades (algo muy usual en las tablas miamenses).

Te puede interesar

Esta farsa de Molière, en adaptación de Leandro Fernández de Moratín (1760-1828), gira sobre un hombre bebedor y holgazán que, por presión de su mujer, se hace pasar por médico. Luego, las situaciones que se crean con el impostor. Todo resulta muy entretenido y manejado con buen gusto para esta propuesta que subió a escena en el escenario de Artefactus Cultural Proyect los últimos días de julio.

En la puesta destaca la simplicidad de recursos para la escena inicial, apenas unos leños dispersos por el escenario, donde Martina, interpretado por Zaida Urbina casada con Bartolo, papel que lleva son sobrado dominio Elton Jirón, acusa a su pareja de vago. Luego aparecen dos hombres, sirvientes de una familia de nobles que van en búsqueda de un médico para sanar a una joven enferma. Es ahí cuando Martina recomienda a su marido como médico.

El segundo cuadro de la obra es más elaborado escenográficamente, con algunos muebles y elementos decorativos. Transcurre en la casa de la adinerada familia. Allí

acude el falso doctor a atender a la joven y tienen lugar otras situaciones, hasta llegar al desenlace donde todo se descubre.

Varios hechos hacen memorable El médico a palo: la visita de un grupo teatral nicaragüense, en una ciudad donde existe una numerosa comunidad de ese origen; el trabajo de Christian Ocón, talentoso actor nica establecido en Miami por décadas, trabajando con sus paisanos de paso por la ciudad, en el papel de Ginés; así como la participación de Daniel Klas (argentino) y Paula Arias (colombiana). En conjunto todo el elenco armoniza, con un nivel actoral muy bien balanceado. Destacan Néstor Membreño, que hace un Leandro muy acertado y Viryiny Castrillo, como la sirvienta Andrea, ambos vinieron de Centroamérica, y el trabajo de Luisa Ordónez, nicaragüense residente en Miami, como Doña Jerónima y además, productora de la obra.

Es de destacar la labor de Aníbal Almanza Sirias como director, quien supo armonizar a actores de su compañía con otros con los que trabajaban por primera vez, sin que se notara las diferencias de estilo, formas y escuelas dramáticas. Sin duda un gran desafío de dirección muy bien logrado.

La presentación de DramAzul en Miami, marca también un hito en la relación de Artefactus Cultural Proyect y su director Eddy Díaz Souza, con grupos internacionales que viajan a Miami no como invitados a un festival, sino para hacer temporada.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.9%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.71%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.39%
23172 votos

Las Más Leídas