miércoles 8  de  febrero 2023
LETRAS

Sor Juana Inés de la Cruz: una voz necesaria de la literatura en español

La obra literaria de Sor Juana Inés de la Cruz está compuesta por poemas, villancicos, prosas, comedias teatrales y demás obras religiosas

Por CUBANET

MIAMI. — El 12 de noviembre de 1648 nació en San Miguel Nepantla (México) Juana Inés de Asbaje Ramírez de Santillana, más conocida como Sor Juana Inés de la Cruz, religiosa y destacada escritora, poeta y pensadora novohispana.

Reconocida como una de las figuras literarias femeninas más importantes del siglo XVII, la obra literaria de Sor Juana Inés de la Cruz está compuesta por poemas, villancicos, prosas, comedias teatrales y demás obras religiosas.

Sus poemas, en especial, presentan una importante influencia de la literatura barroca española, la cual supo acompañar y enriquecer con todos los saberes que acumuló a lo largo de su vida, de allí que se caracterice por el uso de figuras literarias, referencias mitológicas, entre otros.

Las obras de Sor Juana Inés de la Cruz fueron publicadas y leídas en España, donde generó gran asombro entre sus lectores gracias a su creatividad, curiosidad, conocimientos y su interpretación filosófica.

Muchos de los datos que se tienen acerca de la vida y obra de Sor Juana Inés de la Cruz fueron recopilados por Diego Calleja, quien fuese el primer biógrafo de la religiosa y poeta, aunque investigaciones siguientes cuestionan la veracidad de los datos que el biógrafo aportó al respecto.

Sor Juana destacó a lo largo de su infancia por ser una niña con grandes capacidades intelectuales, entre las que se resalta haber aprendido a leer y escribir con tres años de edad, y a los ocho años haber escrito su primera loa compuesta al Santísimo Sacramento con versos tanto en español como en náhuatl, lengua que aprendió junto a los esclavos de la hacienda de su abuelo.

Entre 1663 y 1665 fue admirada por sus habilidades literarias, inteligencia y amplios conocimientos, lo que le permitió ingresar en la corte del virrey Antonio Sebastián de Toledo, Marqués de Mancera, y de su esposa la virreina Leonor de Carreto.

Durante esa época, Sor Juana tuvo como mecenas a la virreina, lo que le permitió desarrollar mucho más sus capacidades literarias escribiendo sonetos, poemas, entre otros escritos que en muchas ocasiones le eran encargados.

Sor Juana Inés de la Cruz prefirió llevar una vida religiosa que formar un matrimonio, al parecer, dentro de un convento ella podía seguir gozando de la posibilidad de aprender y ampliar sus conocimientos sin mayores limitaciones.

En el año 1667 Sor Juana decidió ingresar en el convento de las Carmelitas, el cual abandonó muy pronto por presentar problemas de salud. Tiempo más tarde ingresó en la Orden de San Jerónimo de manera definitiva, donde vivió en una celda individual y cómodo espacio.

En esta orden Sor Juana tuvo la posibilidad de continuar sus estudios, investigaciones científicas, escribir diversos textos, componer canciones, escribir obras teatro, recibir visitas de amigos y realizar tertulias con otros intelectuales y poetas, y realizar diversas actividades. En su celda, incluso, pudo constituir una importante biblioteca.

Embed

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar