domingo 26  de  mayo 2024
SUBASTA

Venden retrato pintado por Gustav Klimt en Austria por 30 millones de euros

Estimado entre 30 y 50 millones de euros, el retrato se vendió en el extremo inferior de la horquilla de estimaciones de la casa de subastas im Kinsky

VIENA.- El Retrato de la señorita Lieser de Gustav Klimt, un cuadro perdido que reapareció recientemente, se vendió el miércoles en Viena por 30 millones de euros (unos 32 millones de dólares), un récord para Austria a pesar de las zonas grises que rodean su procedencia.

Estimado entre 30 y 50 millones de euros, se vendió en el extremo inferior de la horquilla de estimaciones realizadas por la casa de subastas im Kinsky, lejos de los 90 millones de euros logrados en junio de 2023 en Londres por otro cuadro del artista.

El acontecimiento es histórico ya que nunca se había ofrecido una obra comparable en el país natal de Klimt, según Claudia Mörth Gasser, jefa de la sección de arte moderno.

"Nadie esperaba que un cuadro de esta importancia, desaparecido durante cien años, resurgiera", dijo, mientras que el anterior récord austríaco era de 7 millones de euros por una pintura flamenca vendida en 2010.

Historia de la obra

Este retrato sin firma está causando sensación, en especial porque está muy bien conservado y nunca salió de Austria.

Desde su presentación en enero la gente acudió en masa a admirarlo en exposiciones previas a la venta en Suiza, Alemania, Reino Unido y Hong Kong.

El cuadro, comenzado en 1917 e inconcluso, representa a una joven morena de rasgos precisos, con una gran capa ricamente decorada con flores sobre un fondo rojo vivo. El pintor murió al año siguiente, y un misterio, muy debatido en la prensa especializada, sigue rodeando la identidad de la modelo.

¿Quién es esta joven vienesa de la alta burguesía acomodada, que visitó nueve veces el taller del venerado genio de su época?

Se sabe que formaba parte de la familia Lieser, gran dinastía industrial judía y mecenas de las vanguardias artísticas.

¿Es una de las dos hijas, llamadas Helene y Annie, de Henriette (Lilly) Lieser, rica divorciada y pionera de la emancipación femenina? ¿O la hija de su cuñado Adolf, Margarethe, como se afirma en el primer catálogo completo de las obras de Klimt, realizado en los años sesenta?

Reapareció en poder de un comerciante nazi

La única fotografía conocida del cuadro, probablemente tomada en 1925 en el marco de una exposición, sugiere que ese año perteneció a Lilly Lieser.

Según el diario Der Standard, basándose en correspondencia archivada en un museo austríaco, pudo haberla confiado a un miembro de su personal antes de ser deportada a finales de 1943. El cuadro reapareció entonces en poder de un comerciante nazi, antes de ser heredado por su hija y más tarde por parientes lejanos.

Para el bufete Kinsky, especializado en procedimientos de restitución, se trata de: "una hipótesis entre otras".

Después de la guerra, el cuadro nunca fue reclamado, a diferencia de otros bienes, por uno de los tres descendientes de Lieser que sobrevivieron.

Claudia Mörth Gasser declaró a AFP que los propietarios, que desean permanecer en el anonimato, se pusieron en contacto con su empresa hace dos años para solicitar asesoramiento jurídico.

Im Kinsky informó que los actuales beneficiarios de las dos ramas de Lieser viven en Estados Unidos. Algunos viajaron para ver el cuadro, antes de firmar un contrato con los propietarios, eliminando así un obstáculo para su venta.

Nada se ha dicho sobre los términos de este acuerdo extrajudicial, y los expertos critican el procedimiento, considerado demasiado rápido, a pesar de las incertidumbres que rodean el destino de una obra de inmenso valor.

El cuadro no fue expuesto en Estados Unidos por temor a que pudiera ser confiscado por la justicia en caso de litigio, como es norma para las obras sospechosas de ser fruto de expolio.

FUENTE: AFP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar