martes 23  de  julio 2024
Béisbol

Ángel Hernández, un adiós cubano entre críticas y polémicas

El reconocido umpire de las Grandes Ligas, Ángel Hernández, anunció su retiro el lunes, poniendo fin a una carrera llena de oscuridad

Por Andrés Espinoza Anchieta

La despedida de un personaje que ha sido parte importante de alguna disciplina deportiva por décadas suele estar acompañada de tristeza, homenajes e incluso lágrimas. Nada podría estar más lejos de la realidad con el caso de Ángel Hernández, cuyo anuncio de retiro fue motivo de euforia y comentarios irónicos por parte de los aficionados al béisbol.

El cubano, que fungió como umpire en las Grandes Ligas durante más de tres décadas, anunció este pasado lunes su retiro, alegando que deseaba compartir más tiempo con su familia.

"Comenzando con mi primer juego en las mayores en 1991, he tenido la grata experiencia de vivir mi sueño de niño como umpire en la gran carpa", expresó Hernández en un comunicado. "No hay nada mejor que trabajar en una profesión que disfrutas. Atesoro la camaradería de mis colegas y las amistades que he hecho a lo largo del camino, incluyendo con el personal de los camerinos en todas las ciudades", agregó.

A pesar de la amplia trayectoria del nativo de La Habana, que sirvió por primera vez como umpire de MLB en 1991, antes de incorporarse de forma oficial al cuerpo de jueces del terreno dos años después, su carrera será recordada principalmente por la polémica y críticas.

Hernández demandó en dos ocasiones, sin éxito, a las Grandes Ligas por discriminación racial. El ahora retirado introdujo su primera acusación en 2017, alegando que no lo habían asignado a juegos de la Serie Mundial desde 2005 y tampoco lo incluyeron como jefe de cuadrilla, pues se desempeñó como jefe de equipo interino entre 2011 y 2016.

Embed

Y el verano pasado, el antillano perdió por segunda vez en su demanda por discriminación, cuando un tribunal federal de apelaciones se negó a restablecer su caso. El Tribunal de Apelaciones del Segundo Circuito de Estados Unidos confirmó una decisión del Tribunal de Distrito de 2021 que otorgó a la MLB un juicio sumario.

Asimismo, Hernández también será recordado por innumerables sentencias en el terreno de juego que generaron una gran polémica, no solo entre los fanáticos, sino también entre los jugadores, mánagers y miembros del cuerpo técnico de los equipos, que en varias oportunidades criticaron y discutieron arduamente con el cubano.

Hernández trabajó en tres Juegos de Estrellas (1999, 2009 y 2017), en 12 Series Divisionales, ocho Series de Campeonato y dos Series Mundiales (2002 y 2005).

Manchas en el historial:

Uno de los encuentros más polémicos para Hernández fue el tercer duelo de la Serie Divisional de la Liga Americana entre los Yanquis de New York y los Medias Rojas de Boston, en el que se le anularon tres sentencias en la primera almohadilla mediante las revisiones de la repetición por video.

Antes de llegar al máximo escenario, el latino sirvió de umpire en la Florida State League, Carolina League, Southern League, en la American Association y en una Inter-Aliance en Venezuela.

"He decidido que quiero compartir más tiempo con mi familia", indicó Hernández en el boletín. "No es necesario decir que ha habido muchos cambios positivos en el béisbol desde que ingresé por primera vez en la profesión. Esto incluye la expansión y promoción de minorías. Estoy orgulloso de haber sido un participante activo en esa meta, al mismo tiempo en que servía como umpire en las Grandes Ligas".

Hernández, quien reside actualmente en el estado de la Florida, fue uno de dos umpires de las mayores con asignación de trabajar en el juego de exhibición entre los Tampa Bay Rays y el equipo nacional de Cuba que tuvo lugar en La Habana en 2016. Él, junto a Laz Díaz, trabajaron en conjunto con cuatro umpires cubanos para poner autoridad en el icónico choque.

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar