jueves 11  de  julio 2024
Boxeo

El campeón Teófimo López se enfoca y se hace más fuerte para defender su título

Su hombre de confianza, el padre de Teofino Lopez estará en su esquina cuando defienda la corona mundial de boxeo el 29 de junio en Miami

Por Luis F. Sánchez

Los Teófimo López celebraron el Día del Padre como siempre, todos los días, a cada instante. Ese amor, esa admiración y esa confianza que se profesan los fortalece. Y lo más extraño es que esa sensibilidad brota en dos hombres que se ganan la vida a puñetazos.

El próximo sábado 29 de junio, en el James L. Knight Center en Miami, Teófimo López IV (20-1, 13 KOs) defenderá contra el canadiense Steve Claggett (38-7-2, 26 KOs) su título de campeón welter de la Organización Mundial de Boxeo.

En la misma velada, el cubano Robeisy Ramírez chocará contra el mexicano Brandon León Benítez.

Padre e hijo

En una reunión en el restaurante El Nuevo Orgullo Catracho, en la Calle Ocho en Miami, Teófimo López habló de la relación con su padre y de su búsqueda de algo muy grande en su carrera.

“Quiero sumar a mi legado”, dijo Teófimo IV. “Solo tengo 26 años y estoy creciendo. Muchos en cambio quedaron en el camino”.

Teófimo López.jpg
Teófimo López asesta un golpe sobre Jamaine Ortiz, en una pelea por el cetro de los superligeros de la OMB, el jueves 8 de febrero de 2024 en Las Vegas.

Teófimo López asesta un golpe sobre Jamaine Ortiz, en una pelea por el cetro de los superligeros de la OMB, el jueves 8 de febrero de 2024 en Las Vegas.

Teófimo IV ya logró cosas muy importantes: es el más grande boxeador de origen hondureño, ha sido campeón mundial en tres organizaciones y en su palmarés cuenta una sensacional victoria sobre el legendario campeón ucraniano Vasyl Lomachenko.

Mucho de ello se lo debe a su padre, su forjador y actual entrenador.

“Ahora que tengo un hijo, entiendo mejor a mi padre”, confesó Teófimo IV. “Ahora escucho más a mi padre y quiero ser lo mismo para mi hijo como mi padre es conmigo. Me conformo con un por ciento de eso”.

Su niño tiene dos años, se llama Teófimo V. El origen del nombre viene del tatarabuelo Teófimo, luego el abuelo Teófimo II y el padre del boxeador Teófimo III.

“Teófimo IV nació por accidente”, dijo Teófimo III. “Mi esposa me había dado dos hijas, Andrea y Jazmín, y ya no quería tener más porque decía que le iba a salir otra hembrita, pero quedó embarazada. Recién cuando dio a la luz supimos que era hombre”.

Un poseido

Cuando tenía cinco años de edad, Teófimo III emigró con su madre a Estados Unidos. Lugo de vivir indistintamente en Nueva York y en Honduras, se estableció en Brooklyn.

Tras el nacimiento de Teófimo IV en Brooklyn hace 26 años, la familia se estableció en Davie, en el sur de la Florida.

A los seis años de edad Teófimo IV empezó a practicar el boxeo luego de haber acompañado a su padre a los gimnasio.

“Era un chico dócil, obediente, disciplinado y de muy buen carácter”, recuerda su padre. “Siempre andábamos juntos”.

Al padre le llamaba la atención ese buen comportamiento de su hijo y luego la transformación dentro de los cuadriláteros.

“No se entiende ese cambio, es como si estuviese poseido”, comentó el padre. “Es como si le saliera otro poder, se le nota en los ojos”.

Posee ese instinto que se necesita en el boxeo para definir las peleas, y es por eso que este deporte despierta tanta controversia porque para triunfar no hay que anotar un gol, una canasta, un hit, o tocar al aversario, como en el esgrima por ejemplo, sino hay que hacerle daño al rival y si es posible noquearlo. Eso es lo que llaman de manera brutal “el instinto asesino”.

Teófimo IV lo tiene, por eso se encuentra en la cumbre.

Corazón valiente

No solo en ataque Teófimo IV es decidido y determinante sino también en defensa y posee un corazón enorme.

Su padre recuerda que cuando perdió su única pelea, contra el australiano George Kambosos Jr., el 27 de noviembre del 2021 en el Madison Square Garden de Nueva York, estuvo a punto de perder la vida.

Esa pelea había sido postergada porque Teófimo IV cayó enfermo de Covid 19 y le quedó una secuela que recién se supo después de la derrota cuando fue llevado de emergencia al hospital.

“Mi hijo peleó contra Kambosos con un hoyo en el pecho y otro en la garganta”, recordó su padre. “Tenía apenas 94 de oxígeno. Se quejó antes de la pelea, y yo estaba seguro que la Comisión Médica del estado de NY no lo iba a aprobar, pero para mi sorpresa le dieron el pase”.

Teófimo III recuerda que su hijo empezó a pelear de una manera horrible, desordenada y no obedecía sus indicaciones.

“Después me explicó que cuando se defendía se ahogaba, y por eso se lanzaba al ataque como podía porque ahí se sentía más aliviado. Varias veces le dije para detener la pelea, pero no quiso y luchó hasta el final”.

Angustia, felicidad, amor, confianza, lazos estrechos, una vida inseparable. Eso son los Teófimo López, una experiencia familiar emocionante, una clara muestra que la unión hace la fuerte. En la intimidad son profundamente cercanos y quizás nunca se hubiese conocido esta historia si Teófimo IV no hubiese llegado tanto lejos. Lo ha logrado y quiere más, pues su objetivo ahora es enriquecer su legado.

Programa del 29 de junio en Miami

Teófimo López vs. Steve Claggett, welter jr., 12 rounds

Robeisy Ramírez vs. Brandon León Benítez, pluma, 10 rounds

Yan Santana vs. Brandon Valdes, pluma, 10 rounds

Rohan Polanco, Luis Hernández Ramos, welter, 8 rounds

Euri Cedeño vs. Dormedes Potes, mediano, 8 rounds

Emiliano Vargas vs. José Zaragoza, welter Jr., 8 rounds

Lorenzo Medina vs. Colby Madison, pesado, 10 rounds

Nico Ali Walsh vs. Sona Akale, mediano, 6 rounds

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar