Luis Ortiz probó ser el rival más difícil para Deontay Wilder, pero no fue suficiente.

El pugilista cubano fue noqueado en el décimo asalto y así se quedó corto en su deseo de lograr su sueño de conquistar el título de los pesos pesados del Consejo Mundial de Boxeo en la pelea estelar del Barclays Center de Brooklyn.

Fue una pelea de altas y bajas, con momentos de abucheos y de tremenda emoción, especialmente tras los mísiles de poder de ambos pugilistas.

Ortiz, quien buscaba convertirse en el primer boxeador de su país en lograr el título de los pesos pesados, fue tumbado en tres ocasiones, dos de ellas en el décimo asalto para cosechar la primera derrota de su trayectoria como profesional.

El antillano salió un poco más activo en los primeros rounds, mientras Wilder lucía bastante timorato, sin posibilidad de encontrar a Ortiz. No obstante, fue el campeón defensor el primero que dio el primer gran golpe de la noche, un derechazo al rostro de su rival cuando sonaba prácticamente la campana y que envió a la lona a Ortiz.

Pero el King Kong acusó el golpe y regresó con más fortaleza ganando el sexto e incluso en el séptimo puso en malas condiciones a Wilder, a tal punto que pareció en un momento que iba a enviar a la lona al Bombardero de Bronce.

A partir de ahí hubo fuertes intercambios, muchos agarrones y bastante cansancio, hasta que llegó el décimo round cuando Wilder tumbó dos veces a su oponente, la última vez a los 55 segundos para ponerle punto final a la noche.

Embed

Al momento de terminar la refriega, los tres jueces tenían a Wilder arriba por un round. El especialista de Showtime, la cadena que transmitió la pelea, tenía a Ortiz adelante por dos.

“Un verdadero campeón siempre encuentra la manera de regresar y eso es lo que hice”, dijo Wilder. “Ortiz puso una gran pelea y fue un gran oponente, pero nunca pensé que iba a perder mi invicto”.

Wilder mejoró su foja a 40-0 con 39 nocáuts. Ortiz quedó con 28-1 y 2 nocáuts, pero sobre todo con sensación de haber podido apoderarse del triunfo y del título.

“Lo que sucedió fue un golpe que no se esperó, un descuido. En el ring puede pasar cualquier cosa”, se lamentó el antillano.

Fue la cuarta ocasión en la que un pugilista cubano intentó alzarse sin éxito con la corona de la pesos pesados. El habanero Jorge Luis González cayó ante Riddick Bowe por nocáut en el sexto round en Las Vegas. Juan Carlos Gómez tampoco tuvo suerte y en marzo de 2009 y cedió en nueve rounds por nocáut técnico ante el ucraniano Vitali Klitschko, quien dos años después superó a Odlanier Solís, quien terminó lastimado en una rodilla en el mismo primer round.

En una de las peleas previas a la principal, el venezolano José Uzcátegui se impuso al veterano Andre Dirrell en la revancha de la primera pelea entre ambos en mayo pasado, después de que el estadounidense decidiera no salir para el noveno round. El triunfo le permitió apoderarse del título interino de las 168 libras de la Federación Internacional de Boxeo.

“Le fallé a mucha gente porque dije que iba a hacer en el tercer round, pero lo importante es que gané”, dijo Uzcátegui.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Qué decisión debe tomar el Gobierno de EEUU con las familias de inmigrantes indocumentados en la frontera?

Mantener a las familias unidas bajo detención
Mantener a las familias unidas bajo supervisión
Detener a los padres y mantener a los menores bajo supervisión
ver resultados

Las Más Leídas