COOPERSTOWN.- Derek Jeter visitó Cooperstown hace cuatro décadas cuando era apenas un niño y asegura que no recuerda mucho del viaje. Regresa esta semana y seguramente no se olvidará de ningún momento.

Después de un retraso de más de un año, el excampocorto y capitán de los Yanquis de Nueva York será exaltado el miércoles al Salón de la Fama del Béisbol, acompañado por otros tres que fueron incluidos en la clase de 2020 — Ted Simmons, Larry Walker, y el fallecido Marvin Miller, cuyas gestiones en el frente laboral transformaron el deporte.

Te puede interesar

La ceremonia del año pasado fue cancelada por la pandemia de coronavirus. Nadie fue seleccionado este año tras la votación de los cronistas y los comités del Salón de la Fama pospusieron sus elecciones hasta el próximo receso de invierno debido a la pandemia.

“Por más extraño que esto suene o podría sonar, trato de no pensar al respecto", dijo Jeter, quien a sus 47 años funge como dueño y director ejecutivo de los Marlins de Miami. “Nada más quiero ir y experimentarlo. Procuro no estar pensando en ello, porque no quiero ir con una noción preconcebida de lo que podría pasar. Quiero experimentarlo y disfrutarlo. Mucho tiempo esperando”.

En 2007, las exaltaciones de Cal Ripken Jr. y Tony Gwynn generaron una concurrencia récord, estimada en 82.000 personas, en el vasto césped del Clark Sports Center a las fueras de esta pequeña localidad en el norte del estado de Nueva York.

Cuando Jeter fue elegido en enero de 2020, se creyó que ese récord estaría en peligro por su popularidad y la cercanía con Nueva York, y los fanáticos se apuraron a hacer reservaciones.

Con una ceremonia a mitad de semana, en vez de la tradicional tarde de domingo, la reanudación de las clases y riesgo de mal tiempo, el Salón de la Fama no se atreve a dar un pronóstico.

Derek Jeter.jpeg
Derek Jeter: “tenemos el compromiso de apoyar al pueblo cubano”

Derek Jeter: “tenemos el compromiso de apoyar al pueblo cubano”

Tras los decesos de ocho miembros del Salón de la Fama en el último año y medio, entre ellos Hank Aaron y Whitey Ford, y una pandemia que no cesa, la cifra de miembros que acudirá a la ceremonia no pasaría de 31. Recién dos años atrás, un total de 58 hicieron acto de presencia.

Simmons, de 72 años y brillante receptor y primera base en los 70 y 80 con los Cardenales de San Luis y los Cerveceros de Milwaukee, le encontró un beneficio a la larga demora.

“La espera ha sido buena y mala — mala en el sentido que tuviste que esperar un año extra para que esto fuera realidad, pero buena porque lo extendió por un año", dijo Simmons, quien creció en las afueras de Detroit. “Ha sido un período difícil estos últimos dos años en todo el país y para la sociedad en general con esta pandemia. El que esto se pueda cristalizar nos acerca a tener cierta normalidad, que es lo que deseamos”.

El siempre ameno Walker, de 54 años, dijo que la demora sirvió para acentuar de cierta forma lo irreal de su elección.

“Me han pillado tantas veces firmando algo, se los regreso y me lo devuelven por que se olvidó escribir HOF2020", dijo Walker, quien se unirá a Ferguson Jenkins como los únicos peloteros canadiense en el Salón de la Fama. “La verdad es que aún no asimilo la realidad. Es que no me considero un Salón de la Fama en nada”.

Jeter fue el jugador número 57 que es elegido en el primer intento de la votación de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Nortamérica. Le faltó un voto para ser el segundo en ser elegido por unanimidad, al ser incluido en 396 de las 397 papeletas. El panameño Mariano Rivera, su excompañero de los Yanquis y excelso cerrador, sigue siendo el único que entró unánime.

Pieza fundamente de cinco equipos que ganaron la Serie Mundial, Jeter militó con los Yanquis durante toda su carrera, entre 1995-2014 — dos décadas en la Gran Manzana, el referente de una histórica franquicia.

“La cosa más importante durante mi carrera, lo que yo quería, era que se me recordara como un yanqui. Solo eso", dijo. “Era el único equipo por el cual quería jugar desde que tengo memoria. Y cuando te abocas a tu carrera, pues uno empieza a pensar en el legado. Va más allá de lo hecho en el terreno. Es el legado que dejas fuera del mismo".

Donald Fehr, director ejecutivo de la Asociación de Peloteros de las Grandes Ligas entre 1983-2009 y ahora con la misma función en la liga de hockey, aceptará la placa de Miller y hablará en su nombre. Miller contrató a Fehr como abogado del gremio en 1977.

“Al final de cuentas se valora cómo se construyó nuestra casa", dijo Tony Clark, el actual director ejecutivo del sindicato. “En otras palabras, cómo él construyó nuestra casa, nuestra asociación, nuestro sindicato. Para que la casa resista el paso del tiempo, se tenía que construir con cimientos fuertes”.

FUENTE: AP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 42%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.38%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.62%
52979 votos

Las Más Leídas