El hombre más rico del béisbol por fin es también el más caliente.

Giancarlo Stanton, quien posee el contrato más alto en la historia del deporte, es en este momento una fuerza indetenible, una suerte de Superman que nunca conoció la kriptonita. Esta es la versión de Stanton que los Marlins de Miami siempre tuvieron, y que los aficionados de esta ciudad soñaron.

Nadie ha sido más impactante desde el Juego de las Estrellas que el jardinero de los peces. Desde el evento, que precisamente se hizo en Miami, el toletero derecho tiene 24 jonrones, nueve por encima de su más cercano rival en ese lapso, J.D. Martínez. El gigante de Miami está enviando la pelota a las tribunas una vez cada 6.2 viajes al plato, un número que incluso supera lo que hizo Barry Bonds en 2001 cuando sacudió un cuadrangular en cada 6.5 turnos, sin incluir las veces que recibió boleto.

“Es increíble lo que está haciendo”, dijo su compañero Christian Yelich. “Es divertido ver lo que está haciendo. Pareciera que todo lo que batea es jonrón. Si eleva la pelota, entonces se va”.

Quizás las palabras de Yelich sean una exageración, pero lo cierto del caso es que Stanton se convirtió en apenas el sexto jugador en la historia en llegar a 50 bambinazos antes de concluir el mes de agosto, uniéndose a Barry Bonds, Luis González, Mark McGwire, Sammy Sosa y Roger Maris. De todos ellos, el único que no alcanzó la cifra de 60 por cierto fue González. De manera, que desde el momento que lo hizo se ha especulado con la posibilidad de unirse al muy selecto grupo de los toleteros con 60.

Gran proyección

Hasta ahora, y sin incluir el partido del martes, Stanton llevaba un ritmo que lo colocaba en alrededor de 64 estacazos al concluir la contienda. Con semejante actuación no es de extrañar que los aficionados del Marlins Park corearan el nombre de Stanton junto con las palabras “MVP”, es decir, Jugador Más Valioso. Las dos posturas filosóficas de los electores del premio concurren en el toletero de los Marlins, ya que posee números inmensos y también ha sido factor clave para el impulso de los peces, que para finales de mayo, cuando Stanton empezó su furiosa reacción, estaban a 13 juegos por debajo de .500, mientras que en este momento se encuentran en plena lucha por uno de los puestos de comodín del viejo circuito.

Está claro, sin embargo, que aún falta un mes de temporada.

“Fue maravilloso lo que hicieron los aficionados”, señaló Stanton. “Pero es un poco temprano para hablar de eso. Pero estoy muy agradecido”.

Stanton es líder no sólo en jonrones, en donde supera por 13 a su más cercano rival en todas las mayores, Aaron Judge, sino que también lidera fácilmente las categorías de OPS y slugging. De igual forma se encuentra en el tope de los impulsores. También está al frente de todos los jugadores de posición en la Nacional en el rubro del WAR (victorias sobre un pelotero de reemplazo).

Ajustes y salud

De Stanton siempre se supo que tenía la capacidad para castigar la pelota con la fuerza y frecuencia con lo que está haciéndolo recientemente. Pero las lesiones siempre lo azotaron y le impidieron completar una campaña. Pero ya había dado muestras de lo que podía hacer. Por ejemplo, en 2012 perdió casi 40 juegos y aun así soltó 37 jonrones, la segunda cifra más elevada en la Nacional. Dos años después, fue líder en cuadrangulares y en bases alcanzadas, pese a que jugó hasta el 11 de septiembre tras recibir un pelotazo en la cara. En 2015 se fracturó una mano cuando acumulaba 27 jonrones en 74 partidos.

Hasta ahora no ha sufrido ninguna lesión de consideración en este campeonato, en el que por cierto ha experimentado un cambio en su mecánica de batear al cerrar un poco más las piernas, lo que le ha permitido además conectar la pelota con más frecuencia.

“Es un bateador más disciplinado. Conecta más las pelotas dentro de las zonas de strike y deja pasar más las que están fuera”, consideró el mánager de los peces Don Mattingly.

Los números respaldan al estratega. El californiano exhibe el menor porcentaje de su carrera de ponches, con 23.5, seis puntos porcentuales menos que el año pasado.

Bateador más completo, y más temible, Stanton vive su mejor momento en la gran carpa. A menos de que suceda algo extraordinario logrará la segunda corona de jonrones de su carrera. Y quizás también conquiste otro hito, su primer título al Más Valioso.

El club de los 60 jonrones

Giancarlo Stanton tiene grandes posibilidades de alcanzar las 60 conexiones de vuelta completa, para así sumarse a un grupo bastante selecto:

*Barry Bonds: Posee el récord con 73 en 2001, en una época considerada manchada por los esteroides.

*Mark McGwire: Dio 70 en 1998. Es otro de los llamados “posters boys” de la época de los esteroides. En 1999 soltó 65.

*Sammy Sosa: Conectó 66 en 1998, 64 en 2001 y 63 en 1999, aunque su nombre siempre estuvo relacionado con el uso de sustancias prohibidas.

*Roger Maris: Disparó 61 en 1961, y de acuerdo con Stanton es el verdadero hombre récord del béisbol.

*Babe Ruth: Dio 60 en 1927, record que se mantuvo vigente por más de 30 años.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario