Especial

@luisfsanchez6

Los Dolphins lo han intentado todo para formar un equipo ganador, pero solo han conseguido ser aplastados por una lápida de frustraciones. Ahora hicieron una apuesta arriesgada: contrataron su sexto entrenador novato consecutivo y confían obtener un resultado distinto. La gran diferencia estriba en que Brian Flores tiene antecedentes impresionantes.

Nacido y criado en Brooklyn, Nueva York, hace 37 años, el segundo de cinco hijos de una familia de inmigrantes hondureños, Flores puede considerarse como un auténtico ejemplo del sueño americano, que se hace realidad con trabajo duro, metas claras y mucha disciplina.

Te puede interesar

Flores es quizás el entrenador más laureado que asume las riendas del club de Miami cuya historia empieza en 1966.

El nuevo estratega fue presentado oficialmente la tarde del lunes pasado, luego de que el día anterior brindara una clase maestra con los Patriots de Nueva Inglaterra, que vencieron 13-3 a los Rams de Los Angeles para conquistar su sexto título de Super Bowl. De ellos, Flores ganó cuatro en diferentes posiciones como coach bajo las órdenes del genial entrenador Bill Belichick.

Su labor

En la temporada pasada, Flores asumió como coordinador defensivo de los Patriots y coronó su trabajo limitando a solo tres puntos a los Rams para igualar un récord en el juego máximo de la NFL, desde que los Dolphins cayeran 24-3 contra los Cowboys de Dallas en 1972.

El legendario Don Shula, quien ganó para el club de Miami sus dos únicos títulos del Super Bowl (1973, 1974), venía de ser subcampeón con los entonces Colts de Baltimore (1968); y Jimmy Johnson, quien en su presentación como nuevo entrenador de los Dolphins mostró sus dos anillos ganados con los Cowboys (1993, 1994), dijo entonces que iba a llenar su mano con los anillos que ganaría con su nuevo club. No logró ninguno más.

Flores, en cambio, pisó tierra en una actitud más humilde. Se presentó con su esposa Jenny y sus tres hijos Miles, Maxwell y Liliana. Reveló que sus padres residen en North Attleborough, Massachusetts, y recordó que su madre sostiene una batalla de vida o muerte con un cáncer de mama.

También asistió a su presentación Dino Mangiero, su entrenador en la escuela secundaria, quizás el hombre que más influyó en la formación de su carácter.

Reveló Flores que no estaba desesperado por ser el jefe de un equipo luego de tantos éxitos con los Patriots.

"Le dije a mi esposa que tenía que llegar en el momento y lugar correctos y la sensación justa", explicó Flores. "Luego de entrevistarme con Chris Grier [gerente general], Steve Ross [dueño], Tom Garfinkel [ejecutivo principal], Matt Higgins [ejecutivo] y Brandon Shore [vicepresidente] le dije a Jenny que este es el lugar donde quiero estar".

Luego, Flores explicaría que tras su entrevista "nuestra visión, creencias y filosofías para construir un equipo se encuentran alineadas. Vamos a hacer todo lo posible para ganar partidos y construir una cultura ganadora aquí. Queremos llenar de orgullo a nuestra comunidad con los Dolphins".

El reto

Esa es la parte más difícil en el enorme desafío de Flores.

En los últimos 11 años, los Dolphins apenas han llegado dos veces a los Playoffs, no han ganado un partido en postemporada en 18 años, han pasado 34 años sin llegar al Super Bowl y cerca de cinco décadas sin conquistarlo.

Para colmo, los ocho anteriores asistentes bajo las órdenes de Belichick no dieron resultados cuando pasaron a otros equipos como entrenadores en jefe.

El discurso de los ejecutivos de la franquicia de Miami ha variado en el sentido que están dispuestos a darle tiempo al nuevo entrenador para que haga su trabajo y no lo presionarán para obtener resultados de inmediato.

Flores tiene su fórmula:

"El equipo primero, sin egoísmos y querer trabajar con todos juntos lo mejor posible para beneficio del grupo. Habrá dolor en el camino, obstáculos, altibajos, pero el liderazgo consiste en saber lidiar con la adversidad.

"Soy un hombre que mira adelante. Tengo mucha experiencia y un probado impacto de mi filosofía en los jugadores para que sean la mejor versión de sí mismos, dentro y fuera de la cancha.

"Uno tiene que ser múltiple y tener un plan diferente cada semana. Todos los equipos son distintos y cada vez cambian su manera de jugar, tratan de sacar ventaja y buscan el punto débil.

"Hay cosas fundamentales que queremos hacer como equipo. Nuestro juego va a ser físico, no vamos a entregar la bola al adversario, hay que poner 11 jugadores, entrenadores y todo el club en la misma página. Si hay fractura en alguna parte esa puede ser la diferencia en el intento por lograr el objetivo.

"Me siento honrado de ser el primer entrenador hondureño en la NFL", confesó Flores. "Mis padres emigraron a Estados Unidos en los años 70 y lo hicieron para construir una vida mejor para mí, mis hermanos y toda mi familia. Lo hicieron. Trabajaron duro, extremadamente duro. Crecimos sin muchas cosas, pero con lo que sí crecí, y siento que esto falta en un montón de historias, es que tuve una gran niñez. Mis padres, mis tíos, mis tías, pasamos mucho tiempo en los que quizás no teníamos suficiente dinero, pero éramos ricos en amor, de seguro. Tuve una gran educación y soy feliz por hacer sentir orgullosos a mis padres, a la gente de Honduras, a la gente de Brooklyn, Nueva York, a la gente de Nueva Inglaterra, y a la gente que ha estado a mi alrededor toda mi vida. A mis mentores, a la gente que me apoyó. Siempre haré lo mejor y trabajaré lo más duro posible para hacerlos sentir orgullosos a todos ellos".

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas