Erislandy Lara tiene un mensaje para Jarrett Hurd y para todo aquel pugilista que llegue al cuadrilátero con intención de mandarlo a la lona.

“Todos los boxeadores que suben conmigo me quieren noquear. Todo el mundo dice que me quiere noquear. Si Jarrett viene pensando lo mismo, entonces voy a ponerle punto final a su carrera como lo hice con Alfredo Angulo”, señaló el pugilista cubano en una reciente conferencia de prensa telefónica con motivo a su enfrentamiento del 7 de abril ante Hurd en el Hard Rock Hotel & Casino de Las Vegas.

Antes de combatir contra Lara en junio del 2013, el “Perro” Angulo acumulaba sólo dos derrotas en su carrera, pero tras caer por nocáut técnico contra el cubano hilvanó una cadena de reveses y nunca más fue el mismo.

Hurd, de 27 años, llega invicto y es visto como una de las principales figuras de las 154 libras. Es poseedor de la faja de la Federación Internacional, mientras que Lara defenderá las de la Asociación Mundial y la Organización Mundial. El ganador, entonces, se quedará con tres títulos y de una vez logrará concertar un cita con Jermall Charlo, la otra gran figura de la división.

“Sin dudas será un enfrentamiento de mucha intriga”, consideró Stephen Espinoza, presidente de deportes de Showtime, la cadena que transmitirá la refriega. “Es una combinación ideal de estilos y la intención es que el que gane se enfrente a Charlo”.

Ataque y contraataque

A lo que se refiere Espinoza como un enfrentamiento ideal es la manera en que ambos pelean, mientras Hurd es un pugilista agresivo, que siempre va hacia adelante en busca del rival, Lara es un estilista defensivo que prefiere los contraataques.

“Es un boxeador al estilo mexicano, básico pero que viene siempre hacia adelante”, explicó el cubano. “Es alto, joven, con mucha hambre y deseos de coronase campeón”.

Hurd ha preferido usar la diplomacia en lugar de la típica fanfarronería tan inherente al boxeo de cara al duelo, aunque sin dejar de lado lo que considera son sus mejores argumentos.

“Siento que es un elogio decir que peleo como mexicano, aunque obviamente no es mi único estilo”, ripostó. “Todos sabemos que tiene gran experiencia, que ha visto todos los estilos. Todavía está en gran forma, aunque en honor a la verdad soy más preciso y tengo más fuerza por ejemplo que Angulo”.

Pronóstico de fuerza

Leonardo Ellebe, presidente de Mayweather Promotions, una de las copromotoras del combate, aseguró que la principal pelea de la velada del 7 de abril no terminará con el último campanazo del duodécimo asalto.

“Creo que Lara va a sacar lo mejor de Hurd y Hurd va a sacar lo mejor de Lara. Esta pelea va terminar en un nocáut”, aseveró el ejecutivo.

Así al menos lo tiene planificado Hurd, quien confesó que más allá del respeto por la trayectoria de Lara, su intención será destronarlo y hacerlo además con estilo.

“Voy a ser el agresor a lo largo de toda la pelea. Mi intención no es llegar a las tarjetas, quiero convertirme en el primer hombre en noquearlo, cosa que espero hacer en la segunda parte de la pelea”, señaló.

Para Espinoza, Hurd tampoco debería descuidarse con los puños de Lara, que según él, son capaces también de aporrear con fuerza.

“Se habla siempre de Lara de sus habilidades, pero no se puede desestimar su poder tampoco porque pega fuerte. Yo estuve en primera fila tras la pelea con el Canelo Álvarez y vi lo que sus puños son capaces de hacer”, consideró.

Lara tiene a su lado la experiencia y un estilo difícil de descifrar. Hurd, la potencia. El ganador se quedará con tres fajas y la posibilidad de seguir escalando.

“Voy a limpiar las 154 libras”, pronosticó Lara.

“Tengo el poder para ganarle a cualquiera en esta división”, acotó Hurd.

El 7 de abril, se sabrá quién tuvo la razón.

El último reducto cubano

Las últimas peleas no han sido muy provechosas para los principales pugilistas cubanos que han perdido en sus presentaciones más recientes:

Rances Barthelemy: Falló en su intento de convertirse en el primer pugilista cubano con tres títulos en divisiones diferentes al caer ante Kiryl Relikh, el 10 de marzo pasado. El “Kid Blast” fue superado sin atenuantes por un rival mucho más agresivo y activo.

Luis Ortiz: Estuvo cerca de dar la gran sorpresa contra Deontay Wilder en un combate por el peso pesado el 3 de marzo pasado. El “King Kong” puso mal al invicto estadounidense, antes de ser noqueado en el décimo. Pese a la derrota, el cubano dejó grata impresión.

Sullivan Barrera: El mismo día del combate de Ortiz, pero en otro lugar de Nueva York, Barrera fue dominado por Dmitry Bivol, quien apabulló a Barrera, hasta que finalmente lo noqueó en el último round.

Yunier Dorticós: El Doctor del Nocáut sufrió una dosis de su propia medicina en la semifinal de la Super Serie del Mundial de Boxeo en una brava pelea contra Murat Gassiev, quien terminó enviando a la lona a Dorticós en el último round del 3 de febrero pasado.

Guillermo Rigondeaux: Cayó en diciembre del año pasado en la esperada pelea contra Vasyl Lomachenko. El “Chacal” no salió para el séptimo round alegando una lesión en una mano y fue dominando ampliamente por el ucraniano.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas